El Pueblo de Dios morando en un paraíso espiritual. – Parte III.

Para que exista un verdadero paraíso espiritual, como se ha demostrado en los artículos anteriores, tiene que existir primero un profundo deseo de adorar a Dios y que esa adoración sea pura. Y en segundo lugar no puede faltar la paz, ni la justica y tiene que haber prosperidad espiritual entre ellos. Continúe leyendo

El Pueblo de Dios morando en un paraíso espiritual. – Parte II.

“Y en la parte final de los días tiene que suceder que la montaña de la casa de Jehová llegará a estar firmemente establecida por encima de la cumbre de las montañas, y ciertamente será alzada por encima de las colinas; y a ella tendrán que afluir todas las naciones. Y muchos pueblos ciertamente irán y dirán: “Vengan, y subamos a la montaña de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y él nos instruirá acerca de sus caminos, y ciertamente andaremos en sus sendas”” Continúe leyendo

El Pueblo de Dios morando en un paraíso espiritual. – Parte I.

De las tantas acepciones para paraíso, un diccionario de la lengua española dice que es el “lugar donde se goza de la presencia de Dios”. Este significado es muy apropiado para señalar al paraíso espiritual donde mora el Pueblo de Jehová. Continúe leyendo