¿Qué nos enseña la Biblia? | Curso bíblico gratuito

NOTAS

1. JEHOVÁ

El nombre de Dios es Jehová, y se entiende que este nombre significa “Él Hace que Llegue a Ser”. Jehová es el Dios todopoderoso y creó todas las cosas. Tiene el poder para hacer todo lo que se propone.

En hebreo, el nombre de Dios se escribe con cuatro letras. En español, estas letras equivalen a las consonantes YHWH o JHVH (también pueden ser YHVH). En el texto hebreo original de la Biblia, el nombre de Dios aparece casi 7.000 veces. Personas de todo el mundo usan diferentes formas del nombre Jehová y lo pronuncian del modo más común en su idioma.

▸ Cap. 1, párr. 15, nota a pie de página


2. LA BIBLIA ES “INSPIRADA DE DIOS”

Dios es el autor de la Biblia, pero usó a hombres para escribirla. Es como cuando un jefe le dice a su secretario que escriba una carta. El secretario escribe la carta, pero las ideas son del jefe. De forma parecida, Dios guió con su espíritu santo a los escritores bíblicos para que escribieran los pensamientos de él. El espíritu de Dios los guió de diferentes maneras. Por ejemplo, a veces tenían visiones o sueños, que después ponían por escrito.

▸ Cap. 2, párr. 5


3. PRINCIPIOS

Los principios bíblicos son verdades básicas que nos enseñan cosas importantes. Por ejemplo, el principio “las malas compañías echan a perder los hábitos útiles” nos enseña que las personas con quienes nos relacionamos influyen en nosotros para bien o para mal (1 Corintios 15:33). Y el principio “cualquier cosa que el hombre esté sembrando, esto también segará” nos enseña que no podemos escapar de las consecuencias de nuestras acciones (Gálatas 6:7).

▸ Cap. 2, párr. 12


4. PROFECÍAS

Son mensajes de Dios. Pueden ser explicaciones de la voluntad de Dios, normas de conducta, mandatos o sentencias judiciales. También pueden ser mensajes sobre algo que pasará en el futuro. Muchas profecías de la Biblia ya se han cumplido.

▸ Cap. 2, párr. 13


5. PROFECÍAS SOBRE EL MESÍAS

Todas las profecías bíblicas que hablaban del Mesías se cumplieron en Jesús. Vea la tabla “Profecías sobre el Mesías”.

▸ Cap. 2, párr. 17, nota a pie de página

PROFECÍAS SOBRE EL MESÍAS

HECHO

PROFECÍA

CUMPLIMIENTO

Es de la tribu de Judá

Génesis 49:10

Lucas 3:23-33

Nace de una mujer virgen

Isaías 7:14

Mateo 1:18-25

Es descendiente del rey David

Isaías 9:7

Mateo 1:1, 6-17

Jehová dice que Jesús es su Hijo

Salmo 2:7

Mateo 3:17

Muchos no creen que Jesús es el Mesías

Isaías 53:1

Juan 12:37, 38

Entra en Jerusalén montado en un asno

Zacarías 9:9

Mateo 21:1-9

Lo traiciona un buen amigo

Salmo 41:9

Juan 13:18, 21-30

Lo traicionan por 30 monedas de plata

Zacarías 11:12

Mateo 26:14-16

No dice nada cuando lo acusan

Isaías 53:7

Mateo 27:11-14

Sortean su ropa

Salmo 22:18

Mateo 27:35

Se burlan de él mientras está en el madero

Salmo 22:7, 8

Mateo 27:39-43

No le rompen ningún hueso

Salmo 34:20

Juan 19:33, 36

Lo entierran con los ricos

Isaías 53:9

Mateo 27:57-60

Resucita

Salmo 16:10

Hechos 2:24, 27

Vuelve al cielo y se sienta a la diestra de Dios

Salmo 110:1

Hechos 7:55, 56


6. EL PROPÓSITO DE DIOS PARA LA TIERRA

Jehová quería que la Tierra fuera un paraíso en el que vivieran personas que lo amaran. Y su propósito no ha cambiado. Dios pronto acabará con la maldad y dará vida eterna a los que lo obedecen.

▸ Cap. 3, párr. 1


7. SATANÁS, EL DIABLO

Es el ángel que empezó la rebelión contra Dios. Satanás significa “opositor”. Se le llama así porque está en contra de Jehová. Y Diablo significa “calumniador”. Se le llama así porque dice mentiras sobre Dios y engaña a las personas.

▸ Cap. 3, párr. 4


8. LOS ÁNGELES

Jehová creó a los ángeles mucho antes de crear la Tierra. Los creó para vivir en el cielo. Hay más de 100 millones de ángeles (Daniel 7:10). Cada uno tiene su nombre y su propia personalidad. Como los ángeles fieles son humildes, no quieren que los seres humanos los adoren. Los ángeles tienen diferentes rangos y tareas. Algunas de estas son: servir delante del trono de Jehová, anunciar los mensajes divinos, proteger y guiar a los siervos de Dios de la Tierra, ejecutar las sentencias divinas y apoyar la predicación del Reino (Salmo 34:7; Revelación [Apocalipsis] 14:6; 22:8, 9). En el futuro, los ángeles lucharán junto a Jesús en la guerra de Armagedón (Revelación 16:14, 16; 19:14, 15).

▸ Cap. 3, párr. 5; cap. 10, párr. 1


9. PECADO

Pecar es sentir, pensar o hacer algo que está en contra de Jehová o de su voluntad. El pecado nos aleja de Dios. Por eso, él nos ha dado leyes y principios que nos ayudan a no pecar a propósito. En el principio, Jehová lo creó todo perfecto. Pero Adán y Eva decidieron desobedecer a Dios. Al hacerlo, pecaron y dejaron de ser perfectos. Envejecieron y murieron. Como nosotros hemos heredado de Adán el pecado, también envejecemos y morimos.

▸ Cap. 3, párr. 7; cap. 5, párr. 3


10. ARMAGEDÓN

Es la guerra en la que Dios acabará con el mundo de Satanás y con toda la maldad.

▸ Cap. 3, párr. 13; cap. 8, párr. 18


11. EL REINO DE DIOS

Es un gobierno que Jehová ha establecido en el cielo. El Rey de este Reino es Jesucristo. En el futuro, Jehová usará su Reino para eliminar toda la maldad. El Reino de Dios gobernará toda la Tierra.

▸ Cap. 3, párr. 14


12. JESUCRISTO

Jesús es lo primero que Dios creó. Jehová envió a Jesús a la Tierra para que muriera por toda la humanidad. Después de su muerte, Jehová lo resucitó. Ahora, Jesús está gobernando en el cielo como Rey del Reino de Dios.

▸ Cap. 4, párr. 2


13. LA PROFECÍA DE LAS 70 SEMANAS

La Biblia predijo cuándo aparecería el Mesías. Sería después de un período de 69 semanas, que empezó en el año 455 antes de Cristo (a. de C.) y terminó en el año 29 después de Cristo (d. de C.).

¿Cómo sabemos que este período de tiempo acabó en el año 29 d. de C.? Las 69 semanas empezaron en el año 455 a. de C., cuando Nehemías llegó a Jerusalén y empezó a reconstruir la ciudad (Daniel 9:25; Nehemías 2:1, 5-8). Tal como la palabra docena nos hace pensar en el número 12, la palabra semana nos hace pensar en el número 7. Las semanas de esta profecía no son semanas de 7 días, sino semanas de 7 años. Esto está de acuerdo con una regla que se aplica a las profecías. Esta regla dice: “Un día por un año” (Números 14:34; Ezequiel 4:6). Eso significa que cada semana dura 7 años y que las 69 semanas duran 483 años (69 multiplicado por 7). Si contamos 483 años desde el año 455 a. de C., llegamos al año 29 d. de C. (ya que no hay año cero). En el año 29, Jesús se bautizó, y se convirtió en el Mesías (Lucas 3:1, 2, 21, 22).

Esta misma profecía menciona otra semana más, es decir, otros 7 años. Durante ese período, el Mesías sería ejecutado. Esto ocurrió en el año 33 d. de C. Y en el año 36 se empezaron a predicar las buenas noticias del Reino de Dios a todas las naciones y no solo a los judíos (Daniel 9:24-27).

▸ Cap. 4, párr. 7, nota a pie de página


 

Comentarios cerrados.