¿Qué nos enseña la Biblia? | Curso bíblico gratuito

CAPÍTULO 1

¿Quién es Dios?

1, 2. ¿Qué preguntas puede que nos hagamos?

LOS niños hacen muchas preguntas. Cuando les explicamos algo, muchas veces nos preguntan: “¿Por qué?”. Cuando intentamos responderles, ellos siguen preguntando: “Y ¿por qué?”.

2 Seamos jóvenes o mayores, todos nos hacemos preguntas. Puede que nos preguntemos qué comeremos, qué ropa nos pondremos o qué cosas compraremos. O quizás nos hagamos preguntas importantes sobre la vida y nuestro futuro. Pero, si no encontramos buenas respuestas, es posible que dejemos de buscarlas.

3. ¿Por qué muchas personas no buscan las respuestas a sus preguntas?

3 Muchas personas tienen preguntas muy importantes. Pero no buscan las respuestas. ¿Por qué? Algunas personas creen que la Biblia sí tiene esas respuestas, pero piensan que es un libro muy difícil de entender. Quizás crean que solo los maestros de escuela y los sacerdotes o pastores saben las respuestas. Y otros ni siquiera intentan buscarlas, porque les da vergüenza reconocer que no las saben. ¿Qué opina usted?

4, 5. a) ¿Qué preguntas importantes tiene usted? b) ¿Por qué debería seguir buscando las respuestas?

4 Puede que usted se haga preguntas como: “¿Por qué estamos aquí? ¿Qué nos sucede al morir? ¿Cómo es Dios?”. Jesucristo fue un gran maestro. Él dijo: “Sigan pidiendo, y se les dará; sigan buscando, y hallarán; sigan tocando, y se les abrirá” (Mateo 7:7). Por eso, no se dé por vencido. Siga buscando hasta que encuentre respuestas en las que pueda confiar.

5 Si sigue buscando las respuestas, las encontrará en la Biblia (Proverbios 2:1-5). Verá que esas respuestas no son difíciles de entender. Además, lo que aprenda lo ayudará a tener una vida más feliz ahora. También le dará una esperanza maravillosa para el futuro. Veamos una pregunta que preocupa a muchas personas.

¿LE IMPORTAMOS A DIOS, O ES UN DIOS CRUEL?

6. ¿Por qué creen muchas personas que no le importamos a Dios?

6 Muchas personas creen que Dios no se interesa en nosotros. Piensan: “Si le importáramos a Dios, el mundo sería muy distinto”. Hoy día hay guerras, odio y pobreza por todas partes. Las personas se enferman, sufren y mueren. Por eso, algunos se preguntan: “Si es cierto que le importamos a Dios, ¿por qué no acaba con todo este sufrimiento?”.

7. a) ¿Por qué cree mucha gente que Dios es cruel? b) ¿Por qué podemos estar seguros de que Dios nunca hace que pasen cosas malas?

7 Cuando ocurre una desgracia, los líderes religiosos a veces dicen que esa es la voluntad de Dios. Dicen que él quería que eso pasara. Al decir esto, en realidad le están echando la culpa a Dios. Eso hace que muchas personas crean que Dios es cruel. Pero Dios nunca hace que pasen cosas malas. ¿Por qué podemos estar seguros de esto? Porque la Biblia enseña que Dios no prueba a nadie con cosas malas. Santiago 1:13 dice: “Al estar bajo prueba, que nadie diga: ‘Dios me somete a prueba’. Porque con cosas malas Dios no puede ser sometido a prueba, ni somete a prueba él mismo a nadie”. Es verdad que Dios no impide que pasen cosas malas, es decir, que las permite. Pero él nunca hace que sucedan (lea Job 34:10-12). Veamos un ejemplo que nos ayudará a entender esto.

8, 9. ¿Qué ejemplo demuestra que es injusto culpar a Dios de nuestros problemas?

8 Piense en un padre que quiere mucho a su hijo y le enseña a tomar buenas decisiones. Cuando el hijo se hace adulto, se rebela contra su padre y decide irse de su casa. El joven empieza a hacer cosas malas y se mete en problemas. ¿Diría usted que el padre tiene la culpa de los problemas del hijo porque no impidió que se fuera? Claro que no (Lucas 15:11-13). De la misma manera, es injusto culpar a Dios de nuestros problemas. Como ese padre, Dios no impidió que los seres humanos se rebelaran contra él y que hicieran cosas malas. Por eso, cuando algo malo pasa, debemos recordar que Dios no lo causó.

9 Es cierto que Dios no impide que pasen cosas malas, pero tiene una buena razón para ello. En el capítulo 11 aprenderá lo que la Biblia dice de este tema. Pero puede estar seguro de que Dios nos ama y de que no tiene la culpa de nuestros problemas. De hecho, él es el único que puede solucionarlos (Isaías 33:2).

10. ¿Por qué podemos estar seguros de que Dios reparará todo el daño que la gente mala ha causado?

10 Dios es santo (Isaías 6:3). Todo lo que él hace es limpio y bueno. Así que podemos confiar en él. Pero no podemos decir lo mismo de los seres humanos. En ocasiones, todos hacemos cosas malas. Incluso si algún gobernante quisiera de verdad hacer lo que es justo, no tiene el poder para reparar todo el daño que causa la gente mala. Dios es el único que tiene el poder para hacerlo. Por todo esto, podemos estar seguros de que él puede y desea reparar todo el daño que la gente mala ha causado. Dios acabará con la maldad para siempre (lea Salmo 37:9-11).

¿CÓMO SE SIENTE DIOS AL VERNOS SUFRIR?

11. ¿Cómo se siente Dios al vernos sufrir?

11 ¿Cómo se siente Dios al ver todo lo que pasa en el mundo y los problemas que tenemos? La Biblia enseña que Dios ama la justicia (Salmo 37:28). Él está muy atento a todo lo bueno y todo lo malo que pasa. A él le duele muchísimo vernos sufrir. La Biblia dice que Dios “se sintió herido en el corazón” cuando el mundo se llenó de maldad en el pasado (Génesis 6:5, 6). Y Dios no ha cambiado (Malaquías 3:6). La Biblia dice que Dios de verdad se interesa por nosotros (lea 1 Pedro 5:7).

12, 13. a) ¿Por qué amamos a las personas? b) ¿Cómo nos sentimos al ver el sufrimiento que hay en el mundo? c) ¿Por qué podemos estar seguros de que Dios acabará con el sufrimiento y la injusticia?

12 La Biblia también dice que Dios nos creó a su imagen (Génesis 1:26). Esto significa que Dios nos hizo con las mismas cualidades que él tiene. Por ejemplo, la Biblia nos enseña que “Dios es amor” (1 Juan 4:8). Dios hace todas las cosas por amor. Así que nosotros amamos porque Dios ama. Por eso, si nos sentimos mal al ver sufrir a personas inocentes, Dios se siente mucho peor.

13 Ahora piense en lo siguiente: si usted tuviera el poder para acabar con el sufrimiento y la injusticia que hay en el mundo, ¿lo haría? Seguro que sí, porque usted ama a las personas. ¿Y Dios? Él acabará con todo el sufrimiento y toda la injusticia porque nos ama y tiene el poder para hacerlo. Usted puede estar seguro de que todas las promesas que se mencionan en las primeras páginas de este libro se cumplirán. Pero, para confiar en las promesas de Dios, hay que conocerlo mejor.

DIOS QUIERE QUE USTED LO CONOZCA

14. ¿Cuál es el nombre de Dios, y por qué sabemos que él quiere que lo usemos?

14 Cuando usted quiere ser amigo de alguien, ¿qué es lo primero que le dice? Lo normal es que le diga su nombre. Pero ¿y Dios? ¿Tiene nombre? Muchas religiones dicen que él se llama Dios o Señor, pero esos no son nombres. Son títulos, comorey o presidente. Dios nos dice que su nombre es Jehová. La Biblia dice: “Tú, cuyo nombre es Jehová, tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra” (Salmo 83:18 [82:19 en algunas versiones]). Dios quiere que conozcamos su nombre y lo usemos. ¿Por qué lo sabemos? Porque los escritores de la Biblia lo usaron miles de veces (Éxodo 3:15; 6:3). Dios nos dice su nombre para que podamos ser sus amigos.

15. ¿Qué significa el nombre Jehová?

15 El nombre Jehová tiene un significado especial. Significa que Dios puede cumplir todas sus promesas y hacer todo lo que se propone. Nada se lo puede impedir. Solo Jehová merece este nombre.*

Imagen propiedad: Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania.

Si usted quiere ser amigo de alguien, le dice su nombre. Dios nos dice su nombre en la Biblia.

16, 17. a) ¿Por qué es Jehová el Todopoderoso? b) ¿Por qué es Jehová el Rey de la eternidad? c) ¿Por qué es Jehová el Creador?

16 Como vimos antes, Salmo 83:18 dice sobre Jehová: “Tú solo eres el Altísimo”. La Biblia usa otros títulos para describir a Jehová. Por ejemplo, Revelación (Apocalipsis) 15:3 dice: “Grandes y maravillosas son tus obras, Jehová Dios, el Todopoderoso”. ¿Qué significa el título “el Todopoderoso”? Significa que Jehová es la persona más poderosa que existe. Y 1 Timoteo 1:17 dice que Jehová es el “Rey de la eternidad”. Este título significa que Jehová siempre ha existido. Además, Salmo 90:2 explica que Dios existirá para siempre. ¿Verdad que es impresionante saber esto?

17 La Biblia también enseña que Jehová es el único Creador.Revelación 4:11 dice: “Digno eres tú, Jehová, nuestro Dios mismo, de recibir la gloria y la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y a causa de tu voluntad existieron y fueron creadas”. Así es, Jehová creó todo lo que existe: desde los ángeles y las estrellas del cielo hasta los peces del mar y los frutos de los árboles.

¿PUEDE USTED SER AMIGO DE JEHOVÁ?

18. a) ¿Por qué piensan algunas personas que es imposible ser amigos de Dios? b) Pero ¿qué dice la Biblia?

18 Algunas personas sienten cierto miedo al descubrir las impresionantes cualidades de Jehová. Piensan que él es tan poderoso, tan grande y que está tan lejos de nosotros que no le importamos. Pero Dios no quiere que nos sintamos así. Él quiere ser nuestro amigo. La Biblia dice que Dios “no está muy lejos

de cada uno de nosotros” (Hechos 17:27). Dios quiere que usted lo conozca. Si usted lo hace, Dios le promete que “se acercará” a usted y será su amigo (Santiago 4:8).

19. a) ¿Qué puede hacer para ser amigo de Dios? b) ¿Qué cualidad de Jehová le gusta más?

19 ¿Qué puede hacer usted para ser amigo de Dios? Jesús dio la respuesta cuando dijo: “Esto significa vida eterna, el que estén adquiriendo conocimiento de ti, el único Dios verdadero, y de aquel a quien tú enviaste, Jesucristo” (Juan 17:3). Si sigue aprendiendo acerca de Jehová y de Jesús, llegará a conocerlos mejor y será su amigo. Además, podrá tener vida eterna. Hasta aquí, usted ya ha aprendido que “Dios es amor” (1 Juan 4:16). Pero él tiene muchas otras cualidades. La Biblia enseña que Jehová es “misericordioso y benévolo, tardo para la cólera y abundante en bondad amorosa y verdad” (Éxodo 34:6). También enseña que Jehová es bueno y está “listo para perdonar” (Salmo 86:5). Además, Dios es paciente y leal (2 Pedro 3:9; Revelación 15:4). Usted aprenderá mucho más sobre sus maravillosas cualidades al estudiar la Biblia.

20, 21. ¿Cómo puede usted ser amigo de Dios si no lo puede ver?

20 ¿Cómo puede usted ser amigo de Dios si no lo puede ver? (Juan 1:18; 4:24; 1 Timoteo 1:17). Al leer la Biblia, verá que Jehová es una persona real (Salmo 27:4; Romanos 1:20). Mientras más aprenda de Jehová, más lo amará y más cerca se sentirá de él. El amor de nuestro Padre celestial es mucho mayor que el amor de un buen padre por su hijo.

Imagen propiedad: Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania.

El amor de nuestro Padre celestial es mucho mayor que el amor de un buen padre por su hijo.

21 Aprenderá que Jehová es nuestro Padre amoroso (Mateo 6:9). Él nos dio la vida y desea lo mejor para nosotros. Eso es lo que un padre que ama a sus hijos quiere para ellos (Salmo 36:9). La Biblia enseña que usted puede ser amigo de Jehová (Santiago 2:23). ¿Se lo imagina? El Creador del universo quiere que usted sea su amigo.

22. ¿Qué debería hacer si alguien intenta que usted deje de estudiar la Biblia?

22 Es posible que algunas personas quieran que usted deje de estudiar la Biblia. Quizás les preocupe que cambie de religión. Pero ¿qué debería hacer si otras personas intentan impedirle que sea amigo de Jehová? No lo permita. Dios es el mejor amigo que puede tener.

23, 24. a) ¿Por qué debe seguir haciendo preguntas? b) ¿Qué aprenderemos en el próximo capítulo?

23 Al estudiar la Biblia, encontrará algunas cosas que no entenderá. Siempre que lo necesite, haga preguntas y pida ayuda. Jesús dijo que debemos ser humildes como los niños. Como vimos al principio, los niños hacen muchas preguntas (Mateo 18:2-4). Y Dios quiere que usted también encuentre las respuestas a sus preguntas. Por eso, estudie la Biblia con mucha atención y asegúrese de que lo que aprende es la verdad (lea Hechos 17:11).

24 La mejor manera de conocer a Jehová es estudiando la Biblia. En el próximo capítulo aprenderemos por qué la Biblia es un libro único.

^ párr. 15 Si desea saber más sobre el significado y la pronunciación del nombre de Dios, vea la nota 1.

RESUMEN

VERDAD 1: PODEMOS CONOCER A DIOS

“Tú creaste todas las cosas” (Revelación 4:11).

¿Qué dice la Biblia sobre Dios?

  • Revelación 15:3

Es el Todopoderoso. Es el ser más poderoso que existe.

  • Salmo 90:2

Siempre ha existido y siempre existirá.

  • Mateo 6:9

Dios es nuestro Padre.

Quiere lo mejor para nosotros.

  • Hechos 17:27

Dios quiere ser nuestro amigo.

VERDAD 2: DIOS TIENE NOMBRE

“Jehová […] es mi nombre” (Éxodo 3:15).

¿Por qué es importante el nombre de Dios?

  • Salmo 83:18

Dios nos dice que su nombre es Jehová. Las palabras Dios y Señor no son nombres. Son títulos, como rey y presidente. Jehová quiere que usted use su nombre.

  • Éxodo 3:14

Su nombre significa “Él Hace que Llegue a Ser”. Jehová creó todas las cosas. Por eso, él puede cumplir todas sus promesas y su propósito.

VERDAD 3: JEHOVÁ NOS AMA

“Dios es amor” (1 Juan 4:8).

¿Cómo demuestra Dios que nos ama?

  • Éxodo 34:6; Salmo 37:28

Es misericordioso y bondadoso. Ama la verdad y la justicia.

  • Salmo 86:5

Está dispuesto a perdonarnos.

  • 2 Pedro 3:9

Es paciente con nosotros.

  • Revelación 15:4

Es leal.

VERDAD 4: DIOS SE INTERESA POR USTED

“A la vez que echan sobre él toda su inquietud, porque él se interesa por ustedes” (1 Pedro 5:7).

¿Por qué está seguro de que Dios se interesa por usted?

  • Salmo 37:9-11

Él promete acabar con el sufrimiento y reparar todo el daño que las personas malas han causado.

  • Santiago 4:8

Jehová quiere que usted sea su amigo.

  • Juan 17:3

Mientras más aprenda de Dios, más lo amará.

[Textos bíblicos citados]

^ párr. 4 (Mat. 7:7) ”Sigan pidiendo, y se les dará; sigan buscando, y hallarán; sigan tocando, y se les abrirá.

^ párr. 5 (Prov. 2:1-5) Hijo mío, si recibes mis dichos y atesoras contigo mis propios mandamientos, 2 de modo que con tu oído prestes atención a la sabiduría, para que inclines tu corazón al discernimiento; 3 si, además, clamas por el entendimiento mismo y das tu voz por el discernimiento mismo, 4 si sigues buscando esto como a la plata, y como a tesoros escondidos sigues en busca de ello, 5 en tal caso entenderás el temor de Jehová, y hallarás el mismísimo conocimiento de Dios.*

“Dios.” Heb.: ’Elo·hím.

^ párr. 7 (Sant. 1:13) Al estar bajo prueba, que nadie diga: “Dios me somete a prueba”. Porque con cosas malas Dios no puede ser sometido a prueba, ni somete a prueba él mismo a nadie.

^ párr. 7 (Job 34:10-12) Por eso, hombres de corazón, escúchenme. ¡Lejos sea del Dios [verdadero]* el obrar inicuamente, y del Todopoderoso el obrar injustamente! 11 Porque [según] la manera [como] el hombre terrestre* obre él le recompensará, y según la senda del hombre* él hará que venga sobre él. 12 Sí, de hecho, Dios* mismo no obra inicuamente, y el Todopoderoso mismo no pervierte el juicio.

“Del Dios [verdadero].” Heb.: la·’Él; LXX: “Jehová”. Véase Ap. 1G.

“Hombre terrestre.” Heb.: ’a·dhám.

“Hombre.” Heb.: ’isch.

“Dios.” Heb.: ’El; LXX: “Jehová”.

^ párr. 8 (Luc. 15:11-13) Entonces dijo: “Cierto hombre tenía dos hijos. 12 Y el más joven de ellos dijo a su padre: ‘Padre, dame la parte que me corresponde de la hacienda’. Entonces él les dividió su medio de vivir. 13 Más tarde, no muchos días después, el hijo más joven recogió todas las cosas y viajó al extranjero a un país distante, y allí malgastó su hacienda viviendo una vida disoluta.

^ párr. 9 (Is. 33:2) Oh Jehová, muéstranos favor. En ti hemos esperado. Llega a ser nuestro* brazo cada mañana, sí, nuestra salvación en el tiempo de angustia.

“Nuestro”, TSyVgc y algunos mss heb.; 1QIsaM y algunos mss heb.: “su (de ellos)”.

^ párr. 10 (Is. 6:3) Y este clamó a aquel y dijo: “Santo, santo, santo es Jehová de los ejércitos. La plenitud de toda la tierra es su gloria”.

^ párr. 10 (Sl 37:9-11) Porque los malhechores mismos serán cortados, pero los que esperan en Jehová son los que poseerán la tierra. 10 Y solo un poco más de tiempo, y el inicuo ya no será; y ciertamente darás atención a su lugar, y él no será. 11 Pero los mansos mismos poseerán la tierra, y verdaderamente hallarán su deleite exquisito en la abundancia de paz.

^ párr. 11 (Sl 37:28) Porque Jehová es amador de la justicia, y no dejará a los que le son leales. Hasta* tiempo indefinido ciertamente serán guardados; pero en cuanto a la prole de los inicuos, esta en verdad será cortada.

Si se elimina la preposición “hasta” (ל), este renglón empieza con la letra heb. ‘Á·yin en acróstico.

^ párr. 11 (Gén. 6:5, 6) Por consiguiente, Jehová vio que la maldad del hombre abundaba en la tierra, y que toda inclinación de los pensamientos del corazón de este era solamente mala todo el tiempo.* 6 Y Jehová sintió pesar por haber hecho a hombres en la tierra, y se sintió herido en el corazón.

Lit.: “día”.

^ párr. 11 (Mal. 3:6) “Porque yo soy Jehová; no he cambiado. Y ustedes son hijos de Jacob; ustedes no se han acabado.

^ párr. 11 (1 Ped. 5:7) a la vez que echan sobre él toda su inquietud, porque él se interesa por ustedes.

^ párr. 12 (Gén. 1:26) Y Dios* pasó a decir: “Hagamos* [al] hombre* a nuestra imagen,* según nuestra semejanza, y tengan ellos en sujeción los peces del mar y las criaturas voladoras de los cielos y los animales domésticos y toda la tierra y todo animal moviente que se mueve sobre la tierra”.

“Dios.” Heb.: ’Elo·hím. Véase v. 1, n: “Dios”.
“Hagamos.” Heb.: na·‛aséh. Véase v. 16, n.

O léase: “hombre terrestre”. Heb.: ’a·dhám, sin el artículo definido.

“A nuestra imagen (sombra; parecido).” Heb.: betsal·mé·nu.

^ párr. 12 (1 Juan 4:8) El que no ama no ha llegado a conocer a Dios, porque Dios es amor.

^ párr. 14 (Sl 83:18) para que la gente sepa que tú, cuyo nombre es Jehová, tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra.

^ párr. 14 (Éx. 3:15) Entonces Dios dijo otra vez a Moisés: “Esto es lo que habrás de decir a los hijos de Israel: ‘Jehová el Dios de sus antepasados, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado a ustedes’. Este es mi nombre hasta tiempo indefinido,* y este es la memoria de mí* a generación tras generación.

“Mi nombre hasta tiempo indefinido.” Heb.: schemí le‛o·lám.

“La memoria de mí.” Heb.: zikj·rí; lat.: me·mo·ri·á·le mé·um.

^ párr. 14 (Éx. 6:3) Y yo solía aparecerme a Abrahán, Isaac y Jacob como Dios Todopoderoso,* pero en cuanto a mi nombre Jehová* no me di a conocer a ellos.*

“Como Dios Todopoderoso.” Heb.: be’Él Schad·dái; lat.: in Dé·o o·mni·po·tén·te (omnipotente).

“Pero en cuanto a mi nombre Jehová [יהוה, YHWH].” Heb.: u·sche·mí Yehwáh; lat.: et nó·men mé·um A·do·ná·i.

O: “también en cuanto a mi nombre Jehová, ¿no me di a conocer a ellos?”. James Washington Watts (1977): “por mi nombre Yahweh no me había hecho completamente entendible a ellos”.

^ párr. 16 (Sl 83:18) para que la gente sepa que tú, cuyo nombre es Jehová, tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra.

^ párr. 16 (Rev. 15:3) Y están cantando la canción de Moisés el esclavo de Dios y la canción del Cordero, y dicen: “Grandes y maravillosas son tus obras, Jehová* Dios, el Todopoderoso. Justos y verdaderos son tus caminos, Rey de la eternidad.*

Véase Ap. 1D.

“Eternidad”, P47א*CVgSyh; A y el ms minúsculo 046: “las naciones”.

^ párr. 16 (1 Tim. 1:17) Ahora bien, al Rey de la eternidad,* incorruptible, invisible, [el] único Dios, sea honra y gloria para siempre jamás. Amén.

O: “al Rey eterno”.

^ párr. 16 (Sl 90:2) Antes que nacieran las montañas mismas, o tú procedieras a producir como con dolores de parto la tierra y el terreno productivo,* aun de tiempo indefinido a tiempo indefinido tú eres Dios.*

O léase: “o la tierra y el terreno productivo fueran producidos con dolores de parto”, por un cambio de puntos vocálicos.

O: “el Divino”. Heb.: ’El; sir.: ’A·la·ha’; lat.: Dé·us.

^ párr. 17 (Rev. 4:11) “Digno eres tú, Jehová,* nuestro Dios mismo, de recibir la gloria y la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y a causa de tu voluntad existieron y fueron creadas”.

Véase Ap. 1D.

^ párr. 18 (Hech. 17:27) para que busquen a Dios, por si buscaban a tientas y verdaderamente lo hallaban, aunque, de hecho, no está muy lejos de cada uno de nosotros.

^ párr. 18 (Sant. 4:8) Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. Límpiense las manos, pecadores, y purifiquen su corazón, indecisos.*
Lit.: “de alma doble”.

^ párr. 19 (Juan 17:3) Esto significa vida eterna, el que estén adquiriendo conocimiento de ti,* el único Dios verdadero, y de aquel a quien tú enviaste, Jesucristo.

O: “te conozcan”. Gr.: hí·na gui·nó·sko·si se.

^ párr. 19 (1 Juan 4:16) Y nosotros mismos hemos llegado a conocer y hemos creído el amor que Dios tiene en nuestro caso. Dios es amor, y el que permanece en el amor permanece en unión con Dios, y Dios permanece en unión con él.

^ párr. 19 (Éx. 34:6) Y Jehová fue pasando delante del rostro de él y declarando:* “Jehová, Jehová, un Dios* misericordioso y benévolo, tardo para la cólera y abundante en bondad amorosa* y verdad,*

Lit.: “y llamando”.

“Un Dios.” Heb.: ’El; gr.: The·ós.

O: “amor leal”.

O: “fidelidad”.

^ párr. 19 (Sl 86:5) Porque tú, oh Jehová,* eres bueno y estás listo para perdonar; y la bondad amorosa para con todos los que te invocan es abundante.

Véase v. 3, n.

^ párr. 19 (2 Ped. 3:9) Jehová* no es lento respecto a su promesa, como algunas personas consideran la lentitud, pero es paciente para con ustedes porque no desea que ninguno sea destruido; más bien, desea que todos alcancen el arrepentimiento.*

Véase Ap. 1D.

Lit.: “cambio de mente”. Gr.: me·tá·noi·an.

^ párr. 19 (Rev. 15:4) ¿Quién no te temerá verdaderamente, Jehová,* y glorificará tu nombre, porque solo tú eres leal? Porque todas las naciones vendrán y adorarán delante de ti, porque tus justos decretos han sido manifestados”.

Véase Ap. 1D.

^ párr. 20 (Juan 1:18) A Dios ningún hombre lo ha visto jamás; el dios unigénito* que está en [la posición del] seno para con el Padre es el que lo ha explicado.

“El dios unigénito”, P75אc; P66א*BC*: “dios unigénito”; ACcItVgSyc,h: “el Hijo unigénito”.

^ párr. 20 (Juan 4:24) Dios es un Espíritu,* y los que lo adoran tienen que adorarlo con espíritu y con verdad”.

Lit.: “Un Espíritu [es] el Dios”. Gr.: Pnéu·ma ho The·ós.

^ párr. 20 (1 Tim. 1:17) Ahora bien, al Rey de la eternidad,* incorruptible, invisible, [el] único Dios, sea honra y gloria para siempre jamás. Amén.

O: “al Rey eterno”.

^ párr. 20 (Sl 27:4) Una cosa he pedido a Jehová… es lo que buscaré, que pueda morar en la casa de Jehová todos los días de mi vida, para contemplar la agradabilidad de Jehová y para mirar con aprecio a su templo.*

“A su templo.” Heb.: beheh·kja·lóh; gr.: na·ón; lat.: tém·plum. Compárese con 2Re 20:18, n. Véase Mt 23:16, n.

^ párr. 20 (Rom. 1:20) Porque las [cualidades] invisibles de él se ven claramente desde la creación del mundo* en adelante, porque se perciben por las cosas hechas, hasta su poder
sempiterno y Divinidad,* de modo que ellos son inexcusables;

“Del mundo.” Gr.: kó·smou; lat.: mún·di; J17,22(heb.): ha·‛oh·lám, “el mundo”.

“Divinidad.” Gr.: Thei·ó·tes, relacionado con The·ós, “Dios”; lat.: Di·ví·ni·tas. Compárese con Hch 17:29, n.

^ párr. 21 (Mat. 6:9) ”Ustedes, pues, tienen que orar de esta manera: ”‘Padre nuestro [que estás] en los cielos, santificado sea* tu nombre.

O: “sea tenido por sagrado; sea tratado como santo”. Gr.: ha·gui·a·sthé·to; lat.: sanc·ti·fi·cé·tur; J17,18(heb.): yith·qad·dásch, “que sea santificado”. Véase Éx 29:43, n: “Santificado”.

^ párr. 21 (Sl 36:9) Porque contigo está la fuente* de la vida; por luz de ti podemos ver luz.

O: “el pozo”. Heb.: meqóhr.

^ párr. 21 (Sant. 2:23) y se cumplió la escritura que dice: “Abrahán puso fe en Jehová,* y le fue contado por justicia”, y vino a ser llamado “amigo de Jehová”.*

Véase Ap. 1D.

Véase Ap. 1D.

^ párr. 23 (Mat. 18:2-4) De modo que, llamando a sí a un niñito, lo puso en medio de ellos 3 y dijo: “Verdaderamente les digo: A menos que ustedes se vuelvan y lleguen a ser como niñitos, de ninguna manera entrarán en el reino de los cielos. 4 Por eso, cualquiera que se humille como este niñito, es el mayor en el reino de los cielos;

^ párr. 23 (Hech. 17:11) Ahora bien, estos eran de disposición más noble que los de Tesalónica, porque recibieron la palabra con suma prontitud de ánimo, y examinaban con cuidado las Escrituras diariamente en cuanto a si estas cosas eran así.

^ (Rev. 4:11) “Digno eres tú, Jehová,* nuestro Dios mismo, de recibir la gloria y la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y a causa de tu voluntad existieron y fueron creadas”.

Véase Ap. 1D.

^ (Rev. 15:3) Y están cantando la canción de Moisés el esclavo de Dios y la canción del Cordero, y dicen: “Grandes y maravillosas son tus obras, Jehová* Dios, el Todopoderoso. Justos y verdaderos son tus caminos, Rey de la eternidad.*

Véase Ap. 1D.

“Eternidad”, P47א*CVgSyh; A y el ms minúsculo 046: “las naciones”.

^ (Sl 90:2) Antes que nacieran las montañas mismas, o tú procedieras a producir como con dolores de parto la tierra y el terreno productivo,* aun de tiempo indefinido a tiempo indefinido tú eres Dios.*

O léase: “o la tierra y el terreno productivo fueran producidos con dolores de parto”, por un cambio de puntos vocálicos.

O: “el Divino”. Heb.: ’El; sir.: ’A·la·ha’; lat.: Dé·us.

^ (Mat. 6:9) ”Ustedes, pues, tienen que orar de esta manera: ”‘Padre nuestro [que estás] en los cielos, santificado sea* tu nombre.

O: “sea tenido por sagrado; sea tratado como santo”. Gr.: ha·gui·a·sthé·to; lat.: sanc·ti·fi·cé·tur; J17,18(heb.): yith·qad·dásch, “que sea santificado”. Véase Éx 29:43, n: “Santificado”.

^ (Hech. 17:27) para que busquen a Dios, por si buscaban a tientas y verdaderamente lo hallaban, aunque, de hecho, no está muy lejos de cada uno de nosotros.

^ (Éx. 3:15) Entonces Dios dijo otra vez a Moisés: “Esto es lo que habrás de decir a los hijos de Israel: ‘Jehová el Dios de sus antepasados, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado a ustedes’. Este es mi nombre hasta tiempo indefinido,* y este es la memoria de mí* a generación tras generación.

“Mi nombre hasta tiempo indefinido.” Heb.: schemí le‛o·lám.
“La memoria de mí.” Heb.: zikj·rí; lat.: me·mo·ri·á·le mé·um.

^ (Sl 83:18) para que la gente sepa que tú, cuyo nombre es Jehová, tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra.

^ (Éx. 3:14) Ante esto, Dios dijo a Moisés: “YO RESULTARÉ SER LO QUE RESULTARÉ SER”.* Y añadió: “Esto es lo que has de decir a los hijos de Israel: ‘YO RESULTARÉ SER me ha enviado a ustedes’”.

“YO RESULTARÉ SER LO QUE RESULTARÉ SER.” Heb.: אֶהְיה אֲשׁר אֶהְיה (’Eh·yéh ’Aschér ’Eh·yéh), expresión con la que Dios se denomina a sí mismo; Leeser: “YO SERÉ QUE YO SERÉ”; Rotherham: “Yo Llegaré a Ser lo que yo quiera”. Gr.: E·gó ei·mi ho on: “Yo soy El Ser”, o: “Yo soy El Existente”; lat.: é·go sum qui sum, “Yo soy Quien soy”. ’Eh·yéh viene del verbo heb. ha·yáh, “llegar a ser; resultar ser”. Aquí ’Eh·yéh está en el estado imperfecto y en primera persona sing., y significa: “llegaré a ser”; o: “resultaré ser”. No se hace referencia aquí a la autoexistencia de Dios, sino a lo que él piensa llegar a ser tocante a otros. Compárese con Gé 2:4, n: “Jehová”, donde en el nombre divino aparece un verbo heb. relacionado, pero diferente: ha·wáh.

^ (1 Juan 4:8) El que no ama no ha llegado a conocer a Dios, porque Dios es amor.

^ (Éx. 34:6) Y Jehová fue pasando delante del rostro de él y declarando:* “Jehová, Jehová, un Dios* misericordioso y benévolo, tardo para la cólera y abundante en bondad amorosa* y verdad,*

Lit.: “y llamando”.

“Un Dios.” Heb.: ’El; gr.: The·ós.

O: “amor leal”.

O: “fidelidad”.

^ (Sl 37:28) Porque Jehová es amador de la justicia, y no dejará a los que le son leales. Hasta* tiempo indefinido ciertamente serán guardados; pero en cuanto a la prole de los inicuos, esta en verdad será cortada.

Si se elimina la preposición “hasta” (ל), este renglón empieza con la letra heb. ‘Á·yin en acróstico.

^ (Sl 86:5) Porque tú, oh Jehová,* eres bueno y estás listo para perdonar; y la bondad amorosa para con todos los que te invocan es abundante.

Véase v. 3, n.

^ (2 Ped. 3:9) Jehová* no es lento respecto a su promesa, como algunas personas consideran la lentitud, pero es paciente para con ustedes porque no desea que ninguno sea destruido; más bien, desea que todos alcancen el arrepentimiento.*

Véase Ap. 1D.

Lit.: “cambio de mente”. Gr.: me·tá·noi·an.

^ (Rev. 15:4) ¿Quién no te temerá verdaderamente, Jehová,* y glorificará tu nombre, porque solo tú eres leal? Porque todas las naciones vendrán y adorarán delante de ti, porque tus justos decretos han sido manifestados”.

Véase Ap. 1D.

^ (1 Ped. 5:7) a la vez que echan sobre él toda su inquietud, porque él se interesa por ustedes.

^ (Sl 37:9-11) Porque los malhechores mismos serán cortados, pero los que esperan en Jehová son los que poseerán la tierra. 10 Y solo un poco más de tiempo, y el inicuo ya no será; y ciertamente darás atención a su lugar, y él no será. 11 Pero los mansos mismos poseerán la tierra, y verdaderamente hallarán su deleite exquisito en la abundancia de paz.

^ (Sant. 4:8) Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. Límpiense las manos, pecadores, y purifiquen su corazón, indecisos.*
Lit.: “de alma doble”.

^ (Juan 17:3) Esto significa vida eterna, el que estén adquiriendo conocimiento de ti,* el único Dios verdadero, y de aquel a quien tú enviaste, Jesucristo.

O: “te conozcan”. Gr.: hí·na gui·nó·sko·si se.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *