¿Por qué visitan los testigos de Jehová a personas que ya tienen una religión?

Los testigos de Jehová visitan a personas que ya tienen una religión. Imagen: jw.org

Hemos visto que mucha gente religiosa disfruta de tener conversaciones sobre temas bíblicos. Claro está, nosotros respetamos el derecho de las personas a tener sus propias creencias, y por eso no obligamos a nadie a que acepte nuestro mensaje.

Cuando tratamos temas de religión, nos esforzamos por poner en práctica el consejo de la Biblia de hacerlo “con genio apacible”, demostrando “profundo respeto” a la otra persona (1 Pedro 3:15). Sabemos que habrá quienes rechacen nuestro mensaje (Mateo 10:14). Sin embargo, a menos que hablemos con la gente, no sabremos qué respuesta recibiremos. Además, las circunstancias de cada persona pueden cambiar.

Por ejemplo, alguien que un día se halle muy ocupado para conversar quizás lo haga con gusto en otro momento en que esté más tranquilo. Además, las personas tal vez enfrenten nuevos desafíos que los motiven a buscar la guía de la Biblia. De ahí que procuremos hablar con ellas más de una vez.


Con información de: ¿Por qué visitan los testigos de Jehová a personas que ya tienen una religión?

*A menos que se indique lo contrario las citas bíblicas son tomadas de la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras. Edición de 1987

7 Responses to ¿Por qué visitan los testigos de Jehová a personas que ya tienen una religión?

  1. Justo says:

    Por entrometidos. Que respeten las otras religiones en verdad.

    • meschareth says:

      Buenas tardes ante todo.
      Agradecemos su sinceridad, esa refelja su estado de ánimo y prejuicio hacia los testigos de Jehová. Y saber lo que otros piensan de uno nunca es malo siempre que no se le de mas de la importancia necesaria.
      Usted se equivoca al decir que somos unos entrometidos y que no respetamos a otras personas religiosas o de otras religiones. Le demostraremos que está en un grave error.

      Primero: Seguimos el ejemplo de Jesucristo
      Jesús no se quedó inactivo, ni tampoco se aisló para llevar una vida monástica. Reconoció que su comisión divina exigía una obra de predicación y enseñanza y la llevó a cabo públicamente, en las ciudades y aldeas, en el recinto del templo, en las sinagogas, en las plazas de mercado y en las calles, así como en las regiones rurales. (Marcos 1:39; 6:56; Lucas 8:1; 13:26; Juan 18:20.) Muchas de aquellas personas no pensaban como Jesús y tenían sus propias ideas religiosas. Pero Jesús no dejo de hablarles y visitarles.

      Segundo: Los apóstoles y discípulos de Jesús
      La obra de los discípulos de Jesús, tanto antes como después de la muerte de este, fue una combinación de predicación y enseñanza que abarcó también personas de diferentes estaratos religiosos. (Mateo 4:23; 11:1; 28:18-20.) Después de la muerte y resurrección de Cristo, en particular desde el Pentecostés del año 33 E.C. en adelante, los discípulos de Jesús llevaron a cabo la obra de predicar, primero entre los judíos y, con el transcurso del tiempo, a todas las naciones. Reconocieron —y así se presentaron ante sus oyentes— que eran heraldos autorizados (Hechos 2:14-18; 10:40-42; 13:47; 14:3; compárese con Romanos 10:15), del mismo modo que Jesús resaltó que había sido ‘enviado por Dios’ (Lucas 9:48; Juan 5:36, 37; 6:38; 8:18, 26, 42), quien le había dado “mandamiento en cuanto a qué decir y qué hablar”. (Juan 12:49.) No olvide usted que la obra de evangelización es una profesía y un mandamiento de Cristo que ha de cumplirse. (Mateo 24:14; 28:19,20).

      Tercero: “De casa en casa.”
      Jesús fue directamente a la gente con el mensaje del Reino, y les enseñó en lugares públicos y en sus hogares. (Mateo 5:1; 9:10, 28, 35.) Cuando envió a sus primeros discípulos a predicar, les dijo: “En cualquier ciudad o aldea que entren, busquen hasta descubrir quién en ella es merecedor”. (Mateo 10:7, 11-14.) Es razonable suponer que esa labor de ‘búsqueda’ requeriría ir a los hogares de la gente, donde los ‘merecedores’ escucharían el mensaje y los discípulos podrían encontrar acomodo para pasar la noche. (Lucas 9:1-6).

      Posteriormente, Jesús “designó a otros setenta y los envió de dos en dos delante de sí a toda ciudad y lugar adonde él mismo iba a ir”. Este grupo no se limitaría a predicar en público, sino que también iría a los hogares de la gente, pues Jesús les dijo: “Dondequiera que entren en una casa, digan primero: ‘Tenga paz esta casa’”. (Lu 10:1-7).

      En los días que siguieron al Pentecostés de 33 E.C., los discípulos de Jesús continuaron llevando las buenas nuevas a los hogares de la gente. Aunque se les ordenó que “dejaran de hablar”, el registro bíblico dice que “todos los días en el templo, y de casa en casa, continuaban sin cesar enseñando y declarando las buenas nuevas acerca del Cristo, Jesús”. (Hch 5:40-42).

      Cuando el apóstol Pablo se despidió de los ancianos de Éfeso, les dijo: “Desde el primer día que puse pie en el distrito de Asia […] no me retraje de decirles ninguna de las cosas que fueran de provecho, ni de enseñarles públicamente y de casa en casa. Antes bien, di testimonio cabalmente, tanto a judíos como a griegos, acerca del arrepentimiento para con Dios y de la fe en nuestro Señor Jesús”. (Hch 20:18-21).

      Ahora bien, si usted no desea que le visitemos, educamente como es digno de un buen cristiano pídaselo a los próximos testigos que le visite. Miesntras tanto, nosotros creemos-tal como dice el post- que: “habrá quienes rechacen nuestro mensaje (Mateo 10:14). Sin embargo, a menos que hablemos con la gente, no sabremos qué respuesta recibiremos. Además, las circunstancias de cada persona pueden cambiar.”

      Saludos.
      Tenga usted paz.

  2. Justo says:

    Bueno, diculpe, quizá me deje llebar por la pedantes de algunos de mis vecino que se ostinan en que uno los oiga, otra: no tenia que escribir tanto en su respuesta, creo que robo de su precuiado tiempo y paná. He oido caso en que les dicen soy católico, soy esto o no creo y siguen ahí, ahi, ahi. Como dice Ricardo Arajona, porque tiene que haber +religiones que niños felices, paque inventar tanto, si la mas legendaria y que fundo jesu fue la catolica, pa que tanta tiradera entre una y otras.
    saludos socio.

    • meschareth says:

      Saludos nuevamente @Justo
      No solo escribimos para usted, su duda o su opinión puede ser la de otra persona interesada en el tema. También para esas personas escribimos y comentamos.
      Con respecto a las religiones, Ricardo Arjona principalmente se quejó de la católica y de sus beatos y beatas. Y de aquellos que rezan y rezan pero nada cristiano hacen por la sociedad que les rodea.

      Jesús no fundó ninguna religión nueva. El cristianismo como religión independiente del judaísmo surge, debido primero, a la sismas que se fueron creando entre los que sí aceptaron a Cristo como el Mesías y los que lo repudiaron y llegaron hasta matarlo. Jesús era judío y hebreo descendiente en la carne de hebreos, adorador del Dios de Israel. Los líderes judíos del siglo primero, al no aceptar a Cristo y sus discípulos con el mensaje evangelizador de Jesús hicieron la división y el apartarse. Luego a los seguidores del galileo, que les decían secta y los del camino, por providencia divina comenzaron a llamarlos cristianos en Antioquia de Siria. Si Jesús debe ser llamado fundador de algún movimiento religioso, es del cristianismo, no de la cristiandad, de la cual forma parte activa la iglesia católica romana. El Jesús de la Biblia, el Hijo de Dios nada tiene que ver con la iglesia católica de Roma.

      La iglesia católica romana es el resultado de apostasías contra el cristianismo y jamás fue fundada por Jesús, ni ninguno de sus fieles Apóstoles. Es difícil determinar cuándo empezó el episcopado monárquico que caracteriza a su iglesia. La evidencia indica que empezó a desarrollarse en el segundo siglo E.C. Mucho tiempo después que comenzó la apostasía predicha en la Biblia. El título “papa” (del griego pá•pas, padre) no se usó durante los primeros dos siglos. Michael Walsh, ex jesuita, explica: “Parece que fue en el siglo III cuando por primera vez se llamó ‘papa’ a un obispo de Roma, y el título se dio al papa Calixto […] Para fines del siglo V ‘papa’ solía significar el obispo de Roma y nadie más. Sin embargo, solo en el siglo XI podía un papa insistir en que el título aplicaba solamente a él” (An Illustrated History of the Popes [Historia ilustrada de los papas]).
      Con el apoyo del emperador Constantino (a partir del año 313 E.C) la religión de la cristiandad llegó a ser oficialmente la religión estatal de Roma. Elaine Pagels, profesora de religión, explica: “Los obispos cristianos, a quienes antes se arrestaba, atormentaba y ejecutaba, ahora eran eximidos del pago de impuestos, recibían regalos del tesorero imperial, y adquirían prestigio y hasta influencia en la corte; sus iglesias obtuvieron nueva riqueza, poder y prominencia”. Se habían hecho amigos del emperador, amigos del mundo romano. (Santiago 4:4.)

  3. Liudmila says:

    El Jesús de la Biblia, el Hijo de Dios nada tiene que ver con la iglesia católica de Roma.

    Respuesta: El Jesús de la Biblia, el Hijo de Dios nada tiene que ver con los Testigos de J.

  4. Nelson Grasso says:

    Buenos días estimada Liudmila, sea bienvenida usted al sitio: NuevoMundo. Por su respuesta pronta:
    [Respuesta: El Jesús de la Biblia, el Hijo de Dios nada tiene que ver con los Testigos de J.] Podemos observar que presenta desacuerdos en cuanto a lo que sabemos y enseñamos nosotros sobre el hijo de Dios, para una mejor interpretación del tema se le invita a visitar los temas relacionados bajo las siguientes etiquetas: Jesucristo y Jesús. Luego de leer los artículos que corroboren sus inquietudes podría entonces responder en que aspectos para usted Jehová el Dios de la Biblia y Jesús el Hijo de Dios no tienen nada que ver con los Testigos de Jehová.

    Saludos y que tenga buen día

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *