“Infórmales acerca de todas las cosas que Jehová ha hecho por ti”

“Vete a casa a tus parientes, e infórmales acerca de todas las cosas que Jehová ha hecho por ti, y de la misericordia que te tuvo”. (Marcos 5:19)*

Para poder entender el suceso sobre lo ocurrido en la Decápolis, tenemos que acudir a todos los relatos evangélicos que suministra la Bblia. En especial si queremos comprender Marcos 5:19, 20.

Cuando Jesús se despide de aquel hombre que él había  liberado de una “legión” de demonios; el Señor le dice:

“Vete a casa a tus parientes, e infórmales acerca de todas las cosas que Jehová ha hecho por ti, y de la misericordia que te tuvo”. – Luego Marcos añade – “Y él se fue y comenzó a proclamar en la Decápolis todas las cosas que Jesús había hecho por él, y toda la gente se admiraba”. (Marcos 5:19, 20)

¿Cómo se ha de entender tanto el mandato de Cristo como la reacción de aquel agradecido hombre? ¿Qué nos enseña la Biblia? ¿Nos dejamos educar y guiar por textos con sus contextos; o nos vamos con el espurio “pretexto”?

(Mateo 8:28-34)28 Cuando llegó al otro lado, al país de los gadarenos, lo encontraron dos hombres —poseídos de demonios— que salían de entre las tumbas conmemorativas, feroces en extremo, de modo que nadie tenía ánimo para pasar por aquel camino. 29 Y, ¡mire!, gritaron, diciendo: “¿Qué tenemos que ver contigo, Hijo de Dios? ¿Viniste aquí a atormentarnos antes del tiempo señalado?”. 30 Pero muy lejos de ellos había una piara de muchos cerdos paciendo. 31 De modo que los demonios le suplicaban, diciendo: “Si nos expulsas, envíanos a la piara de cerdos”. 32 Por consiguiente, les dijo: “¡Vayan!”. Ellos salieron y se fueron a los cerdos; y, ¡mire!, toda la piara se precipitó por el despeñadero al mar, y murió en las aguas. 33 Pero los porquerizos huyeron y, yéndose a la ciudad, informaron todo, incluso el asunto de los hombres poseídos de demonios. 34 Y, ¡mire!, toda la ciudad salió al encuentro de Jesús; y, habiéndolo visto, le instaron con ahínco a que se saliera de sus distritos.” (Marcos 5:1-20) 5 Ahora bien, llegaron a la otra orilla del mar, al país de los gerasenos. 2 E inmediatamente después que él salió de la barca, vino a su encuentro de entre las tumbas conmemorativas un hombre bajo el poder de un espíritu inmundo. 3 Este tenía su guarida entre las tumbas; y hasta aquel entonces absolutamente nadie podía atarlo firmemente ni siquiera con una cadena, 4 porque muchas veces había sido sujetado con grilletes y cadenas, mas las cadenas las había roto con estallido, y los grilletes realmente quedaban hechos pedazos; y nadie tenía fuerzas para domarlo. 5 Y continuamente, noche y día, aquel estaba en las tumbas y en las montañas dando gritos y cortándose con piedras. 6 Pero al alcanzar a ver a Jesús desde lejos, corrió y le rindió homenaje, 7 y, habiendo clamado en alta voz, dijo: “¿Qué tengo que ver contigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te pongo bajo juramento por Dios que no me atormentes”. 8 Porque él le había estado diciendo: “Sal del hombre, espíritu inmundo”. 9 Pero se puso a preguntarle: “¿Cuál es tu nombre?”. Y él le dijo: “Mi nombre es Legión, porque somos muchos”. 10 Y le suplicó muchas veces que no enviara a los espíritus fuera del país. 11 Ahora bien, allí junto a la montaña una gran piara de cerdos estaba paciendo. 12 De modo que ellos le suplicaron, diciendo: “Envíanos a los cerdos, para que entremos en ellos”. 13 Y él se lo permitió. Con eso, los espíritus inmundos salieron, y entraron en los cerdos; y la piara se precipitó por el despeñadero en el mar, unos dos mil de ellos, y uno tras otro se ahogaron en el mar. 14 Pero sus porquerizos huyeron y lo informaron en la ciudad y en la región rural; y la gente vino a ver qué era lo que había acontecido. 15 De modo que llegaron a Jesús, y contemplaron al endemoniado sentado, vestido y en su cabal juicio, este que había tenido la legión; y tuvieron temor. 16 También, los que lo habían visto les contaron cómo le había ocurrido esto al endemoniado, y acerca de los cerdos. 17 Así que comenzaron a suplicarle que se fuera de sus distritos. 18 Entonces, al entrar él en la barca, el que había estado endemoniado se puso a suplicarle que le dejara continuar con él. 19 Sin embargo, él no le dejó, sino que le dijo: “Vete a casa a tus parientes, e infórmales acerca de todas las cosas que Jehová ha hecho por ti, y de la misericordia que te tuvo”. 20 Y él se fue y comenzó a proclamar en la Decápolis todas las cosas que Jesús había hecho por él, y toda la gente se admiraba.” (Lucas 8:26-39)26 Y arribaron al país de los gerasenos, que está en el lado opuesto a Galilea. 27 Pero al salir él a tierra se encontró con él cierto varón de la ciudad, [uno] que tenía demonios. Y hacía mucho tiempo que no se ponía ropa, y no se quedaba en casa, sino entre las tumbas. 28 Al ver a Jesús, dio un grito y cayó delante de él, y en voz fuerte dijo: “¿Qué tengo que ver contigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te ruego que no me atormentes”. 29 (Porque él había estado ordenando al espíritu inmundo que saliera del hombre. Pues hacía mucho tiempo que lo tenía firmemente asido, y repetidas veces lo sujetaban con cadenas y grilletes, custodiado, pero él reventaba las ataduras y era impelido por el demonio a los lugares solitarios.) 30 Jesús le preguntó: “¿Cuál es tu nombre?”. Él dijo: “Legión”, porque muchos demonios habían entrado en él. 31 Y le suplicaban que no les ordenara irse al abismo. 32 Pues bien, había una piara de cerdos bastante numerosa paciendo allí en la montaña; de modo que le suplicaron que les permitiera entrar en ellos. Y les dio permiso. 33 Entonces los demonios salieron del hombre y entraron en los cerdos, y la piara se precipitó por el despeñadero en el lago, y se ahogó. 34 Pero al ver los porquerizos lo que había sucedido, huyeron y lo informaron a la ciudad y a la región rural. 35 Entonces salió la gente a ver lo que había sucedido, y vinieron a Jesús, y hallaron al hombre de quien habían salido los demonios, vestido y en su cabal juicio, sentado a los pies de Jesús; y se llenaron de temor. 36 Los que lo habían visto les informaron cómo se le había devuelto la salud al endemoniado. 37 Entonces toda la multitud de la comarca de los gerasenos le pidió que se fuera de ellos, porque estaban poseídos de gran temor. Entonces él subió a la barca y se apartó. 38 Sin embargo, el varón de quien habían salido los demonios le rogaba [que lo dejara] continuar con él; pero él despidió al hombre, diciendo: 39 “Vuélvete a tu casa, y sigue contando qué cosas ha hecho Dios por ti”. Por consiguiente, este se fue, proclamando por todas partes de la ciudad qué cosas había hecho Jesús por él.”

Cuando Jesús llegó con sus discípulos “al país de los gadarenos [“gerasenos” según Marcos 5:1 y Lucas 8:26]”, el registro bíblico del apóstol Mateo dice que “lo encontraron dos hombres —poseídos de demonios— que salían de entre las tumbas conmemorativas, feroces en extremo”.  (Mateo 8:28) Uno de los detalles interesantes que Mateo relata es que aquellos endemoniados; o más bien los demonios que los poseían, mediante estos hombres, se dirigieron a Jesús y le “gritaron, diciendo: “¿Qué tenemos que ver contigo, Hijo de Dios“. Es decir; aquellos demonios reconocieron al instante a Jesucristo con el “Hijo de Dios”. Ellos no dijeron Dios, ni Jehová, ni Señor Todopoderoso; ellos llamaron a Jesús “Hijo de Dios”.

El relato del Evangelio según Marcos añade que uno de estos endemoniados, “al alcanzar a ver a Jesús desde lejos, corrió y le rindió homenaje, y, habiendo clamado en alta voz, dijo: “¿Qué tengo que ver contigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo?” Y Lucas especifica un relato muy similar al de Marcos. (Marcos 5:6, 7; Lucas 8:28). Notemos, el hombre bajo el control de los demonios llama a “Jesús, Hijo del Dios Altísimo”. No le dice Dios, ni Jehová, ni Señor Todopoderoso; sino “Hijo del Dios Altísimo”. Y esto resulta interesante, porque los demonios – ángeles rebeldes que una vez formaron parte de la corte celestial de Dios y que conocían personalmente a Jesús antes de venir a la tierra -, son los que le identifican NO como Jehová Dios; sino como el “Hijo del Dios Altísimo”. La Biblia solo reconoce a un “Dios Altísimo”. Y ese es Jehová. Salmo 83:18 dice: “para que la gente sepa que tú, cuyo nombre es Jehová, tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra”.

Las Santas Escrituras constantemente se refiere a Jesús como el Hijo de Jehová el “Dios Altísimo”; e incluso, antes de venir a la tierra. Horas antes de morir Jesús mismo oró a su Dios y Padre diciéndole: “Padre, glorifícame al lado de ti mismo con la gloria que tenía al lado de ti antes que el mundo fuera”; mostrando así su existencia prehumana en el cielo con Dios. (Juan 17:5) Las Buenas nuevas según Juan abren diciendo: “En el principio la Palabra era, y la Palabra estaba con Dios”. (Juan 1:1a) Los demonios que poseían a aquellos dos hombres no estaban equivocados. Ellos, que habían llegado a existir y vivido en el cielo, reconocían muy bien en Jesús al “Hijo del Dios Altísimo”.

Mateo relata que Jesús expulsa a todos aquellos demonios que poseían a los dos hombres y de como el “Hijo de Dios” les permite ir sobre las manadas de cerdos que habían allí cerca. Todos aquellos demonios hicieron que los cerdos se precipitaran “por el despeñadero al mar, y muri[eran] en las aguas”. El apóstol finalmente escribe que este suceso devino en que “toda la ciudad salió al encuentro de Jesús; y, habiéndolo visto, le instaron con ahínco a que se saliera de sus distritos”. (Mateo 32-34) No obstante, tanto Marcos como Lucas indican que de aquellos dos hombres endemoniados, el que había caído a los pies de Jesús – el que llegó a ser poseído por una “Legión” demoniaca – se había quedado sentado a los pies de Jesús “vestido y en su cabal juicio”.  (Marcos 5:16; Lucas 8:35) Además, ambos escritores, subrayan que este agradecido hombre deseaba acompañar a Jesús y sus apóstoles cuando la gente de la ciudad les pidieron que se fueran. También de como Jesús se lo impide y le solicita que fuera a sus parientes y les contara todo cuanto Jehová Dios había hecho por él. E incluso de como reaccionó este humilde hombre ante el mandato de Jesús. (Marcos 5: 18-20; Lucas 8: 38, 39)

Marcos 5 en los vv. 18-20 escribe: “Entonces, al entrar él en la barca, el que había estado endemoniado se puso a suplicarle que le dejara continuar con él.  Sin embargo, él no le dejó, sino que le dijo: “Vete a casa a tus parientes, e infórmales acerca de todas las cosas que Jehová ha hecho por ti, y de la misericordia que te tuvo”. Y él se fue y comenzó a proclamar en la Decápolis todas las cosas que Jesús había hecho por él, y toda la gente se admiraba”. Similarmente Lucas 8 vv. 38, 39 dice: “Sin embargo, el varón de quien habían salido los demonios le rogaba que lo dejara continuar con él; pero él despidió al hombre, diciendo:  “Vuélvete a tu casa, y sigue contando qué cosas ha hecho Dios por ti”. Por consiguiente, este se fue, proclamando por todas partes de la ciudad qué cosas había hecho Jesús por él”.

De ambos relatos, el de Marcos 5 en los vv. 18-20  y el de Lucas 8 vv. 38, 39, sacamos interesantes conclusiones. No obstante, nos gustaría hablar de una muy aberrada y falsa que sacan algunos trinitaritas (en este caso @omega).

Quienes desafortunadamente buscan ideas en la Biblia para torcer la verdad y proponer ciertos apoyos a sus creencias trinitarias; utilizan estos textos como una supuesta prueba de que Jehová Dios y Jesús son el mismo Dios. ¡Qué lástima y pérdida de tiempo! Y veamos por qué.

Las palabras de Cristo al hombre recién liberado de los demonios fueron: “Vete a casa a tus parientes, e infórmales acerca de todas las cosas que Jehová [“Dios”; Lucas 8:39] ha hecho por ti, y de la misericordia que te tuvo”. (Marcos 5:19)

Jesús le pido, en efecto, que diera gloria y gracias a Jehová Dios proclamándole a su gente lo que este Dios había hecho por él.  Jesús nunca pidió al hombre que le diera gloria a él diciendo que él (Jesús) era el verdadero causante de su recién y buen estado de salud. En cambio, ya fuera por agradecimiento, o por desconocimiento, la reacción del hombre fue proclamar la obra de Jesús. ¿Significa esto que el hombre creía en que Jesús y Jehová fueran el mismo Dios? NO; para nada. Aunque ciertamente, sí entendió que Jehová, el “Dios Altísimo” había utilizado a su Hijo para librarle de toda aquella carga demoníaca que constante e injustamente le hacían sufrir hasta el mismo día en que Jesús lo liberó. El no tuvo un solo argumento para creer otra cosa que no fuera esa.

Algún tiempo después, el apóstol Pedro, luego de la muerte, resurrección y ascensión al cielo de Jesús, en la celebración del Pentecostés subrayó que “Jesús el Nazareno” había sido un hombre enviado por Dios al mundo “mediante obras poderosas y portentos presagiosos y señales que Dios [mismo] hizo mediante él”. (Hechos 2:22) Pedro estaba seguro y por eso lo enseñó así que era Jehová Dios quien obraba poderosamente mediante Jesús su Hijo. El no creía que Jesús y Jehová fueran la misma persona o el mismo Dios. Pedro, que desde casi el mismo comienzo del ministerio público de Jesús anduvo con él, nunca tuvo otra idea que no fuera el hecho confirmado que Jesús era “el Cristo, el Hijo del Dios vivo”. (Mateo 16:16) Ni para Pedro, ni para ninguno de los demás discípulos Jesús era Dios; sino “el Hijo del Dios vivo”. El Apóstol Juan lo confesó de la misma manera  al escribir casi al final de su vida: “Cualquiera que haga la confesión de que Jesucristo es el Hijo de Dios, Dios permanece en unión con el tal y él en unión con Dios”. (1 Juan 4:15)

Marcos varias veces escribió que incluso los enemigos de Jesús le reconocieron, no como Dios, sino como el “Hijo de Dios”. Escribió que “hasta los espíritus inmundos, siempre que lo contemplaban, se postraban delante de él y clamaban, diciendo: “Tú eres el Hijo de Dios””. (Marcos 3:11) Además, al relatar los sucesos relacionados con el momento de la muerte cruel de Jesús, apuntó que el oficial del ejército que estaba de pie allí donde lo tenía a la vista […] dijo: “Ciertamente este hombre era Hijo de Dios””. (Marcos 15:39)

Por otra parte, Lucas cuando suministra la genealogía de Jesús la termina escribiendo que éste era hijo de Dios”. (Lucas 3:38) También subraya que los demonios al ser expulsados de la gente salían “clamando y diciendo [delante de Jesús]: “Tú eres el Hijo de Dios””. (Lucas 4:41) Y que en el amañado juicio que los líderes judíos le hicieron a Jesús, ellos para acusarlo de algo blasfemo digno de muerte ante el pueblo y las autoridades le preguntaron no si era Dios; sino: “¿Eres tú, por lo tanto, el Hijo de Dios?” (Lucas 22:70) Esta era una pregunta que denotaba que ellos esperaban la llegada de ese Hijo Mesías prometido del Altísimo, y no personalmente a Dios Todopoderoso encarnado. La respuesta que Jesús les dio bajo juramento confirma ese argumento. Cristo les dijo: “Ustedes mismos dicen que lo soy”. (Lucas 22:70; compárese con Mateo 26:63, 64 y Marcos 14:61, 62)

Además, lo que proponen los trinitarios no tiene sentido, cuando analizamos versículo a versículo el contexto, vemos que este mismo hombre anteriormente poseído junto con aquellos demonios hicieron abierto reconocimiento que Jesús es “Hijo de Dios”. “Hijo del Dios Altísimo” Jehová. Y por ese mismo “Dios Altísimo” (no por Jesús), sabiendo que aun no era el tiempo para ser atormentados; los demonios solicitaron en juramento a Jesús que no los mandara al castigo del “abismo”. (Mateo 8:29; Marcos 5:7; Lucas 8:28 compare con Revelación [Apocalipsis] 20:1-3)


*A menos que se indique lo contrario las citas bíblicas son tomadas de la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras. Edición de 1987

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Acerca de meschareth

Meschareth. Un simple ministro, de la “buenas nuevas”. Cree sinceramente en el mensaje bíblico y ha estudiado las escritura a la luz de diversos razonamientos. Reconoce las verdades explícitas e implícitas de la Biblia y tiene el deseo de compartirlas en este espacio. Su fe en las Escrituras lo ha llevado desde hace años a predicar sus creencias en asociación de millones de cristianos por todo el mundo bajo el liderazgo de Cristo como Testigo De Jehová. Si usted está interesado en la obra de los Testigos de Jehová en Cuba, le invito a que los contacte en: Ave. 15 No. 4608. Municipio Playa. Habana. También en las calles, Salones del Reino y/o lugares de reunión. Los testigos cristianos de Jehová estarán complacidos en ayudarle a conocer el Único Dios verdadero Jehová y a su Hijo Jesucristo y así poder disfrutar de una vida con propósito y esperanza.

2 Respuestas a “Infórmales acerca de todas las cosas que Jehová ha hecho por ti”

  1. Omega dice:

    Amigo @Meschareth, es fácil acusar lo que piensan los demás cuando en su propia conciencia usted está cauterizando cualquier oportunidad contraria a su entendimiento, su lucha no es contra el pensamiento de los que aceptamos a Padre Hijo y Espíritu Santo como un solo Dios sino contra la propia palabra de Dios, La Biblia.

    En su artículo 100 razones por las que no creo en la Trinidad o Divinidad trina usted expone una serie de versos bíblicos basándose en lo que a usted le parece ser la forma correcta de interpretarlos, entre ellos utiliza 1 Corintios 8:5-6 para demostrar la no deidad de Jesús.

    Usted expone lo siguiente:

    II-HAY UN SOLO DIOS Y NO ES JESUCRISTO
    6. Considere esta declaración del apóstol, que el Padre es el Dios único, y no hay ninguno otro. “Pues aunque haya algunos que se llamen dioses, sea en el cielo, o en la tierra (como hay muchos dioses y muchos señores), para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, ” 1 Corintios 8:5 – 6.

    Que más se dijo en esta carta:

    RV1960+
    1Co 8:6 para nosotros, G2254 RP1DP sin G235 C embargo, sólo hay un G1520 JNSM Dios, G2316 NNSM el G3588 DNSM Padre, G3962 NNSM del G1537 P cual G3739 RR-GSM proceden todas G3588 G3956 DNPN JNPN las cosas, y G2532 C nosotros G2249 RP1NP somos para G1519 P él; G846 RP-ASM y G2532 C un G1520 JNSM Señor, G2962 NNSM Jesucristo, G2424 G5547 NNSM NNSM por medio G1223 P del cual G3739 RR-GSM son todas G3588 G3956 DNPN JNPN las cosas, y G2532 C nosotros G2249 RP1NP por medio G1223 P de él. G846 RP-GSM

    TNM
    1Co 8:6 realmente para nosotros hay un solo Dios el Padre, procedente de quien son todas las cosas, y nosotros para él; y hay un solo Señor, Jesucristo, mediante quien son todas las cosas, y nosotros mediante él.

    Le escribo esto para hacerle ver que dede su punto de vista hay un solo Señor, Jesucristo por lo que ha nadie mas se le puede decir Señor, de la misma forma que hay un solo Dios el Padre y a nadie mas se le puede decir Dios.

    Si esto fuera así no habría complicación en decir que Cristo no es Dios aunque tendríamos que aceptar además que el Padre no puede ser el Señor. Esto trae un problema en el verso que tanta pasión le causó para atacar las [conclusiones] muy aberrada[s] y falsa[s] que sacan algunos trinitaritas.

    RV1960+
    Mar 5:19 Mas G1161 C Jesús G3588 G2424 DNSM NNSM no G3756 T se lo G846 RP-ASM permitió, G863 VAAI3S sino G235 C que le G846 RP-DSM dijo: G3004 VPAI3S Vete G5217 VPAM2S a G1519 P tu G4675 RP2GS casa, G3588 G3624 DASM NASM a G4314 P los G3588 DAPM tuyos, G4674 RS2APM y G2532 C cuéntales G312 G846 VAAM2S RP-DPM cuán G3745 RK-APN grandes cosas el G3588 DNSM Señor G2962 NNSM ha hecho G4160 VAAI3S contigo, G4671 RP2DS y G2532 C cómo ha tenido misericordia G1653 VAAI3S de ti. G4571 RP2AS

    TNM
    Mar 5:19 Sin embargo, él no le dejó, sino que le dijo: “Vete a casa a tus parientes, e infórmales acerca de todas las cosas que Jehová ha hecho por ti, y de la misericordia que te tuvo”.

    Ya que evitó tropezar con todo propósito en el análisis del strong de esos versos yo lo haré por usted.

    Diccionario strong español
    G2962 κύριος kúrios: de κῦρος kúros (supremacía); supremo en autoridad, i.e. (como sustantivo) controlador; por implicación señor (como título de respeto):- Señor, soberano, ungido, hacer, amo, Cristo, Dios, dueño.

    Diccionario Nuevo Testamento – W. E. VINE
    G2962 kurios (κύριος, G2962) , señor, alguien que ejerce poder. Se traduce «amos» en Luc_16:3, Luc_16:5, Luc_16:8; Luc_19:33 ; Hec_16:16, Hec_16:19; Efe_6:5, Efe_6:9; Col_3:22 ; Col_4:1 , dos veces. Véase SEÑOR.

    kurios (κύριος, G2962) , propiamente adjetivo, que significa la posesión de poder (kuros ) o autoridad. Se utiliza como nombre, y se traduce en la Escritura bien como «amo» o «señor», siendo un título de amplio significado que aparece en cada uno de los libros del NT, excepto en Tito y las Epístolas de Juan. Se utiliza: (a) de un propietario, como en Luc_19:39 , cf. Mat_20:8 ; Hec_16:16 ; Gal_4:1 ; o de uno que tiene cosas a su disposición, como el sábado (Mat_12:8); (b) de un amo, esto es, alguien a quien debe prestársele servicio por cualquier razón (Mat_6:24 ; Mat_24:50; Efe_6:5); (c) de un emperador o rey (Hec_25:26 ; Rev_17:14); (d) de ídolos, en sentido irónico (1Co_8:5 , cf. Isa_26:13); (e) como título de respeto dirigido a un padre (Mat_21:30), un marido (1Pe_3:6), un amo (Mat_13:27 ; Luc_13:8), un gobernante (Mat_27:63), un ángel (Hec_10:4 ; Rev_7:14); (f) como título de cortesía dirigido a un extraño (Jua_12:21 ; Jua_20:15; Hec_16:30); desde el comienzo de su ministerio, esta fue la forma común de tratamiento dada al Señor Jesús, tanto por el pueblo (Mat_8:2 ; Jua_4:11), como por sus discípulos (Mat_8:25 ; Luc_5:8 ; Jua_6:68); (g) kurios es la forma en que la lxx y el NT traducen el hebreo Jehová, véase Mat_4:7 ; Stg_5:11 ; y también Adon , Señor (Mat_22:44), y Adonai , Señor (Mat_1:22); también se utiliza para traducir Elohim , Dios (1Pe_1:25).

    «Así, la utilización de la palabra en el NT sigue dos líneas principales: una –a f , común y general, y la otra, g, peculiar de los judíos, derivada de la traducción griega del AT.

    »El mismo Cristo asumió este título (Mat_7:21-22; Mat_9:38; Mat_22:41-45; Mar_5:19; cf. Sal_66:16 , el pasaje paralelo de Luc_8:39 tiene «Dios»; Luc_19:31 ; Jua_13:13), evidentemente en el sentido más elevado de su uso corriente, y al mismo tiempo sugiriendo sus asociaciones veterotestamentarias.

    »Su propósito no se hizo evidente a los discípulos hasta después de su resurrección y la consiguiente revelación de su Deidad. Tomás, cuando se dio cuenta del significado de la presencia de una herida mortal en el cuerpo de un hombre viviente, de inmediato lo unió con el título absoluto de la Deidad, diciendo: «Señor mío, y Dios mío» (Jua_20:28). Después de ello, excepto en Hec_10:14 y Rev_7:14 , no hay registro de que kurios volviera a ser utilizado por los creyentes para dirigirse a nadie excepto a Dios y al Señor Jesús; cf. Hec_2:47 con 4:29,30.

    »Cuán pronto y totalmente fue dejado a un lado el sentido inferior se puede ver en la declaración de Pedro en su primer sermón después de la resurrección: «Dios le ha hecho Señor» (Hec_2:36), y la hecha en casa de Cornelio, «este es Señor de todos» (Hec_10:36; cf. Deu_10:14 ; Mat_11:25 ; Hec_17:24). En sus escritos se confirman las implicaciones de su primitiva enseñanza. Así se aplica al Señor Jesús el Sal_34:8 , «Gustad y ved que es bueno Jehová», véase 1Pe_2:3 ; y «A Jehová de los ejércitos, a él santificad» (Isa_8:13), se transforma en «santificad al Señor Cristo en vuestros corazones» (1Pe_3:15 , siguiendo los mejores textos, vm ; en tr aparece theon , «Dios», rv , rvr ).

    »Lo mismo Santiago, que utiliza kurios igualmente de Dios (Stg_1:7 , cf. v. 5; Stg_3:9; Stg_4:15; Stg_5:4, Stg_5:10-11), y del Señor Jesús (Stg_1:1, donde no debiera pasarse por alto la posibilidad de que kai sea empleada epexegéticamente, o sea = esto es; cf. 1Te_3:11 ; 1Te_2:11, lit., «Nuestro Señor Jesucristo de gloria», cf. Sal_24:7 ; Sal_29:3; Hec_7:2 ; 1Co_2:8 ; 1Co_5:7-8), mientras que el lenguaje de 4:10; 5:15 es igualmente aplicable a ambos.

    »Judas (v. 4), habla de «nuestro único Señor, Jesucristo» y, acto seguido (v. 5), utiliza «Señor» de Dios (véase aquí la notable nota marginal), al igual que más adelante (vv. 9,14).

    »Pablo ordinariamente emplea kurios para designar al Señor Jesús (1Co_1:3 , p.ej.), pero también ocasionalmente designando a Dios, en citas del AT (1Co_3:20 , p.ej.), y en sus propias palabras (1Co_3:5 , cf. v. 10). Es igualmente apropiado para ambos en 1Co_7:25 ; 2Co_3:16 ; 2Co_8:21; 1Te_4:6 , y, si 1Co_11:32 ha de interpretarse por 10:21,22, es el Señor Jesús a quien se hace referencia, pero si por Heb_12:5-9 , entonces kurios es aquí asimismo = Dios. Primera Tit_6:15-16 debe entenderse probablemente como refiriéndose al Señor Jesús; cf. Rev_17:14.

    »Aunque Juan no utiliza «Señor» en sus Epístolas, y aunque, al igual que los otros evangelistas, utiliza generalmente el nombre personal en la narración, sin embargo se refiere ocasionalmente a él como «el Señor» (Jua_4:1 ; Jua_6:23; Jua_11:2; Jua_20:20; Jua_21:12).

    »El pleno significado de esta asociación de Jesús con Dios bajo una sola designación, «Señor», se ve cuando se recuerda que estos hombres pertenecían a la única raza monoteísta del mundo. La asociación con el Creador de alguien conocido como criatura, por muy exaltada que fuera, aunque era cosa posible para los filósofos paganos, era totalmente imposible para un judío.

    »No se registra que en los días de su carne ninguno de sus discípulos se dirigiera al Señor, o hablara de él, empleando su nombre personal. Cuando Pablo tiene ocasión de referirse a los hechos de la historia evangélica habla de lo que el Señor Jesús dijo (Hec_20:35), e hizo (1Co_11:23), y sufrió (1Te_2:15 ; 1Te_5:9-10). Es nuestro Señor Jesús que viene (1Te_2:19 , etc.). En la oración también se da el título (1Te_3:11; Efe_1:3); al pecador se le invita a creer en el Señor Jesús (Hec_16:31 ; Hec_20:21), y a los santos a mirar al Señor Jesús para la liberación (Rom_7:24-25), y en los pocos casos excepcionales en los que el nombre personal aparece solo siempre se puede discernir una razón en el contexto inmediato.

    »El título «Señor», dado al Salvador, reposa en su pleno significado sobre la resurrección (Hec_2:36 ; Rom_10:9 ; Rom_14:9), y solo se entra en su realidad en el Espíritu Santo (1Co_12:3)» (de Notes on Thessalonians , de Hogg y Vine, p. 25).

    Hasta donde pude comparar la única traducción que vierte en este verso kúrios (Señor) como Jehová es la TNM.

    • meschareth dice:

      @Omega Buenas tardes.

      Primeramente gracias por participar dando su opinión en NuevoMundo. Y gracias por revisar lo que escribimos. Es usted muy detallista y eso se agradece cuando es válido y oportuno.

      Como tantas veces le decimos a usted y a todos, el objetivo de este sitio no es entablar debates. Este es un Blog, no un Foro. Y tenemos como única premisa predicar y enseña la Biblia.

      Sobre su señalamiento al artículo “100 razones por las que no creo en la Trinidad o Divinidad trina”, primero queremos disculparnos si usted o cualquier otra persona que lee en NuevoMundo entendió mal o fue confundido por la forma en que subtitulamos el apartado al que usted se refiere en el post (II-HAY UN SOLO DIOS Y NO ES JESUCRISTO).

      Al afirmar que HAY UN SOLO DIOS Y NO ES JESUCRISTO estamos mostrando que como Dios Todopoderoso, “Altísimo” y “Único Dios Verdadero” hay solo uno y ese es Jehová Dios, no Jesucristo. (Génesis 17:1; Salmo 83:18; Juan 17:13)

      Así que, para su beneficio y de los demás, cambiaremos el titulo del subtema en cuestión y le pondremos: II-HAY UN SOLO DIOS TODOPODEROSO, ALTISIMO Y UNICO DIOS VERDADERO Y NO ES JESUCRISTO.

      Entonces también añadiremos:

      6.1 “Era Abram de edad de noventa y nueve años, cuando le apareció Jehová y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso“. Génesis 17:1

      6.2 “Y conozcan que tu nombre es Jehová; Tú solo Altísimo sobre toda la tierra.” Salmo 83:18

      De modo que, así quedaría usted y todos los demás satisfechos.

      Una cosa más:

      El cristiano verdadero, sabe que “aunque hay aquellos que son llamados “dioses”, sea en el cielo o en la tierra, así como hay muchos “dioses” y muchos “señores””, también reconoce que estos “dioses” y “señores” no significan nada para él en su adoración pura y servicio sagrado a Jehová. Jesús afirmó “‘es a Jehová tu Dios a quien tienes que adorar, y es solo a él a quien tienes que rendir servicio sagrado’”. (Mateo 4:10) Y luego enseñó que debíamos reconocerle a él como “el camino y la verdad y la vida” Pues nadie podía ir a Dios, al Padre, adecuadamente, a no ser mediante Cristo. (Juan 14:6) Por eso es que para el verdadero cristiano no hay más que un solo Dios en su adoración y ese es Jehová. Y no hay más que un solo Señor mediante el cual a dorar a Jehová Dios y ese esJesucristo.

      Tan cierto es, y usted sabe perfectamente, que los títulos de “Dios”, “dios”, “dioses”, “Señor”, “señores”, pueden ser usados indistintamente para identificar a cualquiera persona, objeto, cosa, o incluso hasta el propio “vientre” de alguien enemigo y apóstata de la verdad. (Filipenses 3:19)

      Satanás es “el dios de este sistema de cosas”. (2Corintios 4:4) A los ángeles, hijos (creaciones celestiales) de Dios se les llama “ʼelo•hím” dioses. La versión Reina-Valera, 1960 [RV60] dice: “Le has hecho [a los hombres] poco menor que los ángeles [Heb.:”מאלהים” “me•ʼelo•hím”], Y lo coronaste de gloria y de honra”. Tal es así que una traducción moderna, la versión LA PALABRA DE DIOS PARA TODOS 2005, vierte este pasaje de la siguiente manera: “Tú has creado a los seres humanos casi como dioses y los has llenado de honor y gloria.” (Salmo 8:5) A los jueces de Israel, criaturas humanas imperfecta, debido al puesto que ocupaban en representación de Jehová se les llamaba “dioses”, y Jesús reconoció tal uso de la palabra “dioses”. (Salmo 82:1, 6; Juan 10:34, 35) A Jesús mismo, antes de nacer como un ser humano, proféticamente se le llamó “Dios Poderoso [“Fuerte”; RV60]”. (Isaías 9:6) E incluso, si tomáramos la expresión de Tomás como una exclamación hacia la persona de Jesús resucitado, no estaría Tomás adorando a Jesús, sino reconociendo su grandeza y poder tal como se profetizó mediante Isaías. (Juan 2:28)

      Con respecto al título “Señor” o “señor”, hay demasiada evidencia que se puede usar para designar a cualquiera. Inclusive, hoy, hasta es usado como forma de respeto hacia una persona cualquiera y ordinaria.

      En la antigüedad bíblica, tanto en hebreo como en griego, las palabras que se traducen “señor” son términos que trasmiten la idea de “dueño” o “amo”. En la Biblia se usa con referencia a: Jehová Dios (Ezequiel 3:11), Jesucristo (Mateo 7:21), uno de los ancianos que contempló Juan en una visión (Revelación 7:13, 14), ángeles (Génesis 19:1, 2; Daniel 12:8), hombres (1Samuel 25:24; Hechos 16:16, 19, 30) y dioses falsos (1Corintios 8:5).

      Por eso, ninguno de estos ejemplos que hemos mencionado proporcionan argumentos sólidos para afirmar obligatoriamente que: 1) Nadie más fuera de Jehová puede ser llamado Dios. O nadie más fuera de Jesucristo pueda ser nombrado como “Señor” Y 2) Que Jehová sea el mismo Dios que es Jesús. Porque no lo es.

      Otro punto:

      Usted nos dice: “Hasta donde pude comparar la única traducción que vierte en este verso [Marcos 5:19] kúrios (Señor) como Jehová es la TNM.”

      Pensamos que el asunto sobre Marcos 5:19 había quedado zanjado. Pero ya que lo trae a colación, le repetimos nuevamente, hay que seguir buscando y leyendo más que solo el “Strong” o W.E. Vine.. Además, no solo revisar traducciones o versiones de la Biblia en español o inglés, alemán, francés, etc. ¿Por qué no buscar en las Biblias traducidas al hebreo?

      Marcos 5:19; TNM: “Sin embargo, él no le dejó, sino que le dijo: “Vete a casa a tus parientes, e infórmales acerca de todas las cosas que Jehová ha hecho por ti, y de la misericordia que te tuvo””

      ¿Qué otras versiones escribe “Jehová” en la frase de Jesús cuando dice: “infórmales acerca de todas las cosas que Jehová [el Señor; RV60] ha hecho por ti”?

      Tenemos la Versión de la Biblia en Hebreo AT y NT (Modern Hebrew Bible). Esta Biblia vierte Marcos 5:19 como sigue:

      Mr 5:19 ולא הניח לו כי אם אמר אליו שוב לביתך אל בני משפחתך והגד להם את הגדלות אשר עשה לך יהוה ויחנך׃

      De izquierda a derecha leeríamos en hebreo:

      Ve•Lo he•Ni•ach lo ki ‘em ‘a•Mar ‘e•Lav Shov le•vei•tech ‘el be•Nei mas•cha•te•Cha ve•hag•Get la•Hem ‘et ha•ge•do•Lot ‘a•Sher ‘O•seh Lach יהוה I•eh•o•ua [Jehová] Vi•chun•Ne•ka.

      Esta Biblia traduce Marcos 5:19 tal como lo hace TNM.

      Como puede usted observar claramente en negritas, aquí en la expresión de Jesús se escribe el Tetragrámaton (las cuatro consonaste hebreas) para el nombre יהוה I•eh•o•ua [Jehová].

      Hay otras Biblias más que así mismo traducen al hebreo esta cita. Por ejemplo tenemos:

      Escrituras Griegas Cristianas, al hebreo, por William Robertson, Londres, 1661.

      Escrituras Griegas Cristianas, al hebreo, por Isaac Salkinson y C. D. Ginsburg, Londres.

      Escrituras Griegas Cristianas, al hebreo, por United Bible Societies, Jerusalén, 1979.

      The New Covenant Commonly Called The New Testament—Peshitta Aramaic Text With a Hebrew Translation, publicado por The Bible Society, Jerusalén, 1986

      Saludos y paz