La salvación, la fe y las obras.

Imagen: https://www.jw.org/es/ense%C3%B1anzas-b%C3%ADblicas/preguntas/que-es-la-salvacion/

¿Aceptará la bendita ayudad? ¿Confiará y tomará el medio de salvación que le han provisto? Imagen: jw.org

Imagine que usted se encuentra ahogándose en medio de una turbulenta masa de agua, lucha incansablemente por su vida al tratar de mantenerse a flote, pero las fuerzas se le están agotando. Lamentablemente, está a punto de desfallecer y terminar muriendo. De repente, alguien desconocido le lanza un salvavidas y le extiende la mano. ¿Qué hacer? Hasta ahora ha luchado con sus propias fuerzas por mantenerse a flote.  ¿Aceptará la bendita ayudad? ¿Confiará y tomará el medio de salvación que le han provisto?

Esta solo es una ilustración sencilla, pero que puede ser muy real para cualquier persona. Nos atreveríamos a decir, que nadie dudaría en esforzarse para asirse del salvavidas y la mano que se han extendió para salvarse de ese fatídico peligro como es morir ahogado en medio de una agitadora masa de agua.

Pero también esta situación muestra e ilustra perfectamente cuantas cosas están implicadas en la salvación del hombre por parte de Dios.

La salvación es un regalo de Dios

La mayoría de las personas que han aceptado esa salvación a través de los siglos, no conocían a Dios, estaban alejados de Él, a la vez que luchaban con sus propios medios, solo por subsistir a través de estas terribles “masas de agua”, es decir, la sociedad inicua de este mundo gobernado por Satanás. Y a pesar de todo esfuerzo, vivían y morían en pecado y condenados a una inexistencia indefinida, por no tener  quien proveyera un medio de salvación eterna.

Sin embargo, Jehová Dios, en su infinito amor, nos ofreció el mejor “salvavidas” que la humanidad podía esperar. Nos dio a su Hijo amado para que este ofreciera su vida a favor nuestro y pudiéramos salvarnos de la muerte indefinida y alcanzar vida eterna. (Romanos 5:6-8; Efesios 2:8; 1Juan 4:9)*

Jesucristo, el propio Hijo de Dios declaró: Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16) Sí, Dios amorosamente extendió la mano desconocida para millones de nosotros y proveyó el “salvavidas”, es decir el sacrificio de Cristo. En cuanto a nosotros, somos o hemos sido los que ahogándonos sin esperanza, al ‘ejercer fe en Jesús’, nos asimos de la mano de Dios y de su ayuda (“el salvavidas”): A saber, Cristo Jesús.

Hasta aquí, queda establecido que nunca pudimos hacer nada, ni para salvarnos, ni para ganarnos esa salvación tanto para nosotros como para otros. (Salmo 49:6-9) En todo caso, fuimos dignos de la compasión divina de Jehová que mediante Cristo nos consideró objeto de su “bondad inmerecida [“gracia”]”. Pablo así lo declaró: “Por esta bondad inmerecida, en verdad, ustedes han sido salvados mediante fe; y esto no debido a ustedes: es dádiva de Dios. No, no es debido a obras, a fin de que nadie tenga base para jactarse”. (Efesios 2:8, 9)

Sin embargo, cabría preguntarnos: ¿Qué hubiera hecho yo después de tomar el “salvavidas” y haber sido rescatado? ¿Me hubiera vuelto a tirar a las peligrosas agua que me estaban ahogando irremediable e indefinidamente? “¡Claro que no! Nunca más me hubiera arriesgado a eso” – dirían muchos. En verdad, todos nos alejaríamos de ese lugar con una terrible y mala experiencia, procurando en el presente y futuro no arriesgar nuestra salud o vida, haciendo todo lo posible y correcto por cuidarnos. Y por supuesto, no dejando jamás de ser agradecidos con aquella persona que nos salvó y a la que le debemos el continuar vivos.

Fe que obra la voluntad del Padre

Aunque ser salvados de una muerte segura en una peligrosa masa de agua es algo realmente a tener en cuenta toda la vida; jamás se compara a recibir tan grandiosa “salvación” dada por Dios para librarnos del pecado y la muerte y recibir la “vida eterna”. Pero Dios, para hacer realidad ese regalo que nos extendió a todos, tuvo que pagar un alto precio; un sacrificio muy doloroso: La muerte ignominiosa de que fue víctima su propio y más amado Hijo Jesús. Y es por eso, que quienes ejercen fe en Jesucristo para salvación están comprometidos en agradecimiento de perseverar en obras a favor de los mandatos y normas de Dios para que su fe no sea “estéril” o “inactiva”. Y es así como entran válidamente las obras de fe, de las cuales hablan tanto Jesús, como Pablo y Santiago. Por tanto, la fe para salvación dada por Dios, debe estar por el resto de la vida de cualquier persona acompañada de excelentes obras cristianas.

Jesucristo en el Sermón del Monte se expresó en contra de una fe vana en él, una que solo era evocativa. Cristo dijo: “No todo el que me dice: ‘Señor, Señor’, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos”. (Mateo 7:21) El lector sincero puede notar como el “Señor” apunta hacia algo mucho más importante para que alguien pueda ser definitivamente salvo por Dios; en este caso, entrar al “reino de los cielos”. No es una cuestión de que ‘ya soy salvo y siempre salvo’ como algunos creen y hacen creer. Jesús fue claro: Al reino de los cielos” solo entrará aquel que no solo diga tener fe, sino que además, “hace la voluntad de[l] Padre que está en los cielos”. Y como se ve, entonces en esta “salvación” eterna, hay dos aspectos implicados: Tener fe y hacer obras por esa fe.

Pablo escribió: “Mas el justo… por medio de la fe vivirá”. (Romanos 1:17) No obstante, con esa frase  jamás contradijo a Jesús en cuanto a tener fe y hacer obras por esa fe. Sus palabras cristianas inspiradas trasmiten la misma enseñanza divina. En la carta a los cristianos de Roma, mostró que al seguir el código de leyes dados a Moisés, nunca se podría obtener la “salvación” que Dios regala. Indicó que las “obras” que esa Ley exigía, eran buenas y santas como la misma Ley, pero solo dejaban al hombre en la posibilidad de poder vivir esta vida obtenida en pecado y tener una relación personal limitada con Jehová que en sí era un privilegio comparado con otras naciones que no tenían esa Ley, ni esos tratos, ni los pactos. La Ley los mantenía limpios y abordables por Dios, pero no les otorgaba la “salvación”. Por eso Pablo les dice: “Porque todos han pecado y no alcanzan a la gloria de Dios, y es como dádiva gratuita que por su bondad inmerecida se les está declarando justos mediante la liberación por el rescate [pagado] por Cristo Jesús“. (Romanos 3:23, 24; compare con Gálatas 2:16; 3:11)

Pablo, toma en cuenta además este asunto de la “fe” y las “obras” para aclarar a los hermanos de Roma que la ‘Ley de las obras’ (la dada a Moisés) no puede aportar nada a fin de que ellos reciban “salvación”. Sino que es por “la ley de la fe”, que la justicia de Dios nos da salvación mediante “Cristo Jesús”. Y que por supuesto, esa “ley de la fe” concurre con “obras”. Así como el apóstol escribe: “Entonces, ¿dónde está la jactancia? Queda excluida. ¿Mediante qué ley? ¿La de obras? No, por cierto, sino mediante la ley de la fe. Porque estimamos que el hombre es declarado justo por fe aparte de obras de ley. (Romanos 3:27, 28)

En su carta a los Efesios en el capítulo 2 Pablo, ratifica el mismo punto. Y con eso vuelve a coincidir con la enseñanza de Jesús de tener fe y, hacer obras por esa fe (es decir, hacer “la voluntad de[l] Padre que está en los cielos”.)

Primeramente, les recuerda que si han llegado a recibir el “don” de Dios ha sido por “bondad inmerecida [por “gracia”]”. Y no “debido a obras”. ¿A qué “obras” primeramente se está refiriendo Pablo? Es evidente que se refiere a cualquier mérito que el ser humano pueda tener y por el cual creer que antes de conocer a Dios mediante Cristo, el mereciera esa “salvación”. En verdad, como ya está expresado en la carta a los cristianos de Roma, no existe mérito humano alguno que pueda ser reconocido y que nos haga merecedores de la “salvación”. Sin embargo, Pablo recuerda a los efesios que, ahora que han sido “salvados” por Dios, deben hacer algo más que expresar fe; deben hacer las “obras buenas, las cuales Dios preparó por anticipado para que anduviéramos en ellas.” (Efesios 2:8-10)

De nuevo deja establecido que Dios solo acepta una fe como auténtica si ésta fe se ejercita con y mediante “obras”. Todo lo cual, se encuentra en perfecta armonía con aquel dicho inspirado que escribió también a los hebreos cuando les dijo: “Porque ustedes tienen necesidad de aguante, para que, después que hayan hecho la voluntad de Dios, reciban [el cumplimiento de] la promesa. […]“Pero mi justo vivirá a causa de la fe”, y, “si se retrae, mi alma no se complace en él””. (Hebreos 10:36-38) Y en esta ocasión, el apóstol inspirado deja exactamente claro, que si bien alguien recibe de Dios el regalo de la salvación “a causa de la fe” , sino se hace “la voluntad de Dios”,  (lo que implica “obras” de fe) Jehová entonces “no se complace en él” . O sea, esta persona pierde el aprobado de Dios y finalmente su salvación.

“La fe sin obras está muerta”

En conclusión: Se puede comprender que si bien la fe en Dios y en Cristo es un acto de devoción absolutamente necesario para recibir la salvación; tal como el discípulo Santiago converge tanto con Jesús como con Pablo, “la fe, si no tiene obras, está muerta en sí misma”. (Santiago 2:17)

“La fe aparte de las obras es inactiva”. (Santiago 2:20) De modo que, el hombre ha de ser declarado justo por obras, y no por fe solamente” (Santiago 2:24) Pues, en verdad, como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta”. (Santiago 2:26)


*A menos que se indique lo contrario las citas bíblicas son tomadas de la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras. Edición de 1987

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

22 Responses to La salvación, la fe y las obras.

  1. Hola! DTB! Los saludo gracias al Cristo Jesús…
    Sabes, no puedes hacer nada sin que sea la voluntad de Jehová Padre… entonces por qué dices que la salvación se perde por las obras?

    • eldefensor says:

      No, no entiendas nada así. Tú sí que puedes elegir entre hacer la voluntad del Padre o hacer otra cosa. Eso se llama libre albedrio. Si no Jesús nunca hubiera dicho lo que escribió Mateo: “No todo el que me dice: ‘Señor, Señor’, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos”. (Mateo 7:21)

  2. Hola!
    Según tengo entendido, somos salvos para buenas obras y hacemos esas obras porque en nuestro corazón amamos(imperfectamente) a Cristo hasta ahí está claro, pero…
    Entonces me dices que la salvación se pierde por tus obras??…
    entonces cómo seremos salvos si nuestras obras son imperfectas?
    Acazo sostienes que ni adán ni eva son salvos, entonces me puedes explicar cómo la Unidad Jehová en sus atributos es Amor, Justicia, Misericordia?

    • eldefensor says:

      “La voluntad de Jehová, el Padre” es que gente de toda clase se salve mediante la fe en Cristo Jesús. (Juan 1:7; compare con 1Timoteo 2:4) Pero indiscutiblemente, Jesús en Mateo 7:21 no habla de esta específica “voluntad” de Jehová. El se estaba refiriendo a lo que, según es “la voluntad” de Jehová en la Biblia y que todo siervo de Dios debe hacer. Es decir, a aquellos que por fe debemos obrar. Y eso se refiere a las obras de fe en Santiago 2:24, 26. Leamos de nuevo Mateo 7:21

      “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.”

      Según el texto: La fe confesa se registra en llamar o reconocer a Jesús como el “Señor”; pero las obras de esa fe están en “hacer la voluntad” de Dios. Luego, si usted dice y dice “Señor, Señor”, pero no hace las obras de “la voluntad” de Dios; no entras “en el reino de los cielos”

      Saludos

  3. Saludo en Cristo!!!
    ah! ya y en ese caso cómo aplicarías Romanos 10:9-10 ??
    la boca en este caso se refiere a las obras visibles_???

    • eldefensor says:

      Predicar es una obra relacionada con la voluntad de Dios: (Romanos 10:9, 10) “Porque si declaras públicamente aquella ‘palabra en tu propia boca’, que Jesús es Señor, y en tu corazón ejerces fe en que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo.  Porque con el corazón se ejerce fe para justicia, pero con la boca se presenta declaración pública para salvación”.

      “Declaración pública”: Es predicar hacer una obra para que otros se salven también: “con la boca se presenta declaración pública para salvación”.

    • eldefensor says:

      Toda cita que al respecto encuentres en la Biblia tienes que interpretarla armoniosamente tanto con el contexto como con el resto de la Biblia que enseña sobre el asunto que estas tratando.

      Por ejemplo: Si lees detenidamente este artículo, te darás cuenta que no se fuerza nada. Jesús dijo una verdad en Mateo 7:21; Pablo la confirma en Romanos 3:23, 24; Gálatas 2:16; 3:11; Efesios 2:8-10 [me faltaba Hebreos 10:36-38]. Y Santiago lo reafirma excelentemente en Santiago 2:17, 20, 24, 26.

      • eldefensor says:

        Me gustaria ofrecerte o hacerte llegar un manual diseñado para estudiar la Biblia por temas. Se titula: ¿Qué Enseña realmente la Biblia?

        • eldefensor says:

          Amigo, lo siento, pero desde mis correos no puedo hacerte llegar nada al tuyo. La dir de e-mail que me diste no recibe desde los mios.Y es una lástima. Porque pudira mandarte muchas cosas. Los mios son:

          eldefensor.tj@gmail.com
          eldefensor.tj@hotmail.com

          Tu servidor de e-mail me envio este mensaje:

          Este es un mensaje del servicio de correo del Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria
          en mx1.[…] corriendo un servidor Postfix.

          Por favor no responda este mensaje.

          Lo sentimos mucho pero le informamos que su mensaje no ha podido ser entregado
          a uno o más destinatarios. El mensaje y los códigos de error devueltos por el
          servicio de mensajería se encuentran adjuntos al mensaje.

          Si usted desea contactar con el servicio de soporte de nuestro servicio de
          mensajería nos puede enviar un mensaje a una de las direcciones listadas a
          continuación:

          * Postmaster […]
          * Soporte […]

          Si usted no esta satisfecho o cree que este mensaje es un error, nos puede
          enviar este mensaje eliminando el texto de su mensaje al servicio de soporte
          para determinar cual es el problema.

          — ———-
          Servicio de Mensajería.
          Departamento de Redes y Comunicaciones.
          Centro Nacional de […]
          […], Cuba

          […]: host smtp.[…]
          : Sender address rejected: El usuario solo tiene
          acceso a correo nacional. (in reply to RCPT TO command)

          Final-Recipient: rfc822; […]
          Original-Recipient: […]
          Action: failed
          Status: 5.7.1
          Remote-MTA: dns; smtp.censa.edu.cu
          Diagnostic-Code: smtp; 554 5.7.1 : Sender address
          rejected: El usuario solo tiene acceso a correo nacional.

          ______________________________________________________________________

          Si deseas puedo hacer que se te escriba desde uno @nauta.

          Gracias y saludos

  4. Claramente me afirmas que las obras son predicar, entonces con solo predicar y tener fe ¿se es salvo?

    • eldefensor says:

      Bueno amigo. En hacer la voluntad del Padre, por supuesto que se encuentra tener fe y predicar. Predicar no está justificado dejar de hacerlo. Es un mandato. (Mateo 28: 19, 20) Sin embargo, la Biblia enseña que, en cuanto a la voluntad del Padre para todos los cristianos hay mucho que podemos y debemos hacer.
      Por ejemplo, al confirmar cual era la forma de adoración verdadera, el discípulo Santiago dijo:

      “La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo“. (Santiago 1:27, RV-1960)

      TNM dice: “La forma de adoración que es limpia e incontaminada desde el punto de vista de nuestro Dios y Padre es esta: cuidar de los huérfanos y de las viudas en su tribulación, y mantenerse sin mancha del mundo.”

      Como puedes ver todo verdadero cristiano, que confiesa su fe en Cristo, tiene muchas “obras” de fe que hacer, en lo relacionado con la voluntad del Padre.

      Cuidar de huérfanos y viudas en sus tribulaciones es algo que no lleva mucha explicación. Pero quizás te preguntes ¿Que es “mantenerse sin mancha del mundo”? ¿Qué significa esta expresión bíblica de Santiago? Y saber eso es vital para tener una fe probada en aguante. (Santiago 1:3, 4 compara con 1Pedro 1:7)

      Por otra parte hay cosas que forman parte de la voluntad de Dios que por fe en Cristo cada cristiano verdadero esta como obligado a hacer.

      Toma por ejemplo la siguiente exhortación de Pablo:
      TNM: (Gálatas 5:19-26)

      “Pero digo: Sigan andando por espíritu y no llevarán a cabo ningún deseo carnal. 17 Porque la carne está contra el espíritu en su deseo, y el espíritu contra la carne; porque estos están opuestos el uno al otro, de manera que las mismísimas cosas que ustedes quisieran hacer, no las hacen. 18 Además, si se les conduce por espíritu, no están bajo ley. 19 Ahora bien, las obras de la carne son manifiestas, y son: fornicación, inmundicia, conducta relajada, 20 idolatría, práctica de espiritismo, enemistades, contiendas, celos, arrebatos de cólera, altercaciones, divisiones, sectas, 21 envidias, borracheras, diversiones estrepitosas, y cosas semejantes a estas. En cuanto a estas cosas, les aviso de antemano, de la misma manera como ya les avisé, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. 22 Por otra parte, el fruto del espíritu es: amor, gozo, paz, gran paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 apacibilidad, autodominio. Contra tales cosas no hay ley. 24 Además, los que pertenecen a Cristo Jesús han fijado en un madero la carne junto con sus pasiones y deseos. 25 Si estamos viviendo por espíritu, sigamos andando ordenadamente también por espíritu. 26 No nos hagamos egotistas, promoviendo competencias unos con otros, envidiándonos unos a otros.”

      Como ves, hay mucho en lo que nuestra fe evocativa puede mostrar que no es “vana”, ni “estéril”, que no está “muerta”; sino que es vivía y es “sin hipocresía”. (1Timoteo 1:5)

      Saludos

  5. alianjesus says:

    Muy buen debate 🙂

    ¿Un TJ puede ganarse la salvación predicando de puerta en puerta?

    ¿Se le cuenta la predicación de puerta en puerta como una obra para alcanzar salvación?

  6. alianjesus says:

    Las obras no nos salvan 🙂 gracias a Dios por ello :), estoy feliz de que soy salvo solo por la fe por el puro afecto de Su voluntad (Ef 1.5)

    Romanos 3:28: “Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.”

    Romanos 4:5: “mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia.”

    Gálatas 2:16: “sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo…”

    Gálatas 3:11: “Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá;”Filipenses 3:9: “y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe;”

    • eldefensor says:

      Un TJ como cristiano verdadero recibe la salvación por Dios mediante fe en Cristo y ‘haciendo la voluntad del Padre que esta en los cielos’ Mateo 7:21; compare con Santiago 2:17, 20, 24, 26.

      Vuelva a leer todo el artículo y los comentarios anteriores como son:

      http://nuevomundo.cubava.cu/2017/05/19/la-salvacion-la-fe-y-las-obras/#comment-2272

      http://nuevomundo.cubava.cu/2017/05/19/la-salvacion-la-fe-y-las-obras/#comment-2274

      http://nuevomundo.cubava.cu/2017/05/19/la-salvacion-la-fe-y-las-obras/#comment-2279

      • alianjesus says:

        @eldefensor, buenas tardes mi amigo 🙂

        Entonces debo entender que los TJ creen que la salvación es por fe y .. algo más?

        La fe produce buenas obras, pero las obras no salvan a nadie, solo la fe. (Romanos 3:28: “Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.”)

        Nadie es justificado por sus obras, si la salvación dependiera aunque sea 1% de nuestras obras pregunto ¿qué cantidad de obras tenemos que hacer?. Recordad que no hay justo, ni aun uno (Rom 3.10)

        Gracias por aprobar y responder el comentario 🙂

        • eldefensor says:

          Dicen ustedes que ‘un texto fuera de contexto es un gran pretexto’ y eso es precisamente lo que usted está haciendo con las citas que escribe sacadas de la carta de Pablo a los Romanos. Usted no lee. Es como una persona que repite y repite el mismo estribillo de un coro que ni entiende lo que habla; usted repite esa misma estrofa sin leer lo mas mínimo que se le dice para que reflexione con las Escrituras.

          Déjeme repetirle un párrafo de lo que se escribió en el artículo:

          ‹‹Pablo, toma en cuenta además este asunto de la “fe” y las “obras” para aclarar a los hermanos de Roma que la ‘Ley de las obras’ (la dada a Moisés) no puede aportar nada a fin de que ellos reciban “salvación”. Sino que es por “la ley de la fe”, que la justicia de Dios nos da salvación mediante “Cristo Jesús”. Y que por supuesto, esa “ley de la fe” concurre con “obras”. Así como el apóstol escribe: “Entonces, ¿dónde está la jactancia? Queda excluida. ¿Mediante qué ley? ¿La de obras? No, por cierto, sino mediante la ley de la fe. Porque estimamos que el hombre es declarado justo por fe aparte de obras de ley. (Romanos 3:27, 28)››

          Entonces usted no entiende bien el pasaje y sigue confundido y confundiendo a otros:

          Romanos 3:28: “Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.”

          “Sin las obras de la ley”. ¿Qué “Ley”? ¿Que “obras”? LA LEY DE MOISES, LAS OBRAS DE ESA LEY. De eso viene hablando Pablo. Esa “Ley” (la de Moisés) con sus obras no resultan en salvación para nadie. Sin embargo, fíjate en el contexto de lo que no citas, que Pablo sí habla de otra ley, por cierto una bien especifica y muy buena; mucho mejor: “La ley de la fe”

          Romanos 3:27: “¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe”.

          “La fe sin obras está muerta”. (Santiago 2:27). No se puede excluir la carta de Santiago en este asunto. Ni en ninguno. Esa carta es inspirada por de Dios y es bíblica. Y esta en perfecta armonía con todos los demás escritos sagrados cristianos, específicamente con las cartas de Pablo.

          • meschareth says:

            Excelente artículo y muy buenos comentarios.

            La Biblia dice: “El hombre es declarado justo por fe aparte de obras de ley”, pero también asevera: “El hombre ha de ser declarado justo por obras, y no por fe solamente”. ¿Cuál de estas dos afirmaciones es la correcta? ¿Somos declarados justos por fe, o por obras? (Romanos 3:28; Santiago 2:24.)

            La Biblia da una respuesta armoniosa: ambas son correctas.

            Por siglos, la Ley que Dios promulgó mediante Moisés estipuló que los adoradores judíos presentaran sacrificios y ofrendas, celebraran festividades y observaran normas dietéticas y de otro tipo. Estas “obras de ley”, o, más escuetamente, “obras”, dejaron de ser necesarias cuando Cristo ofreció el sacrificio definitivo. (Romanos 10:4.)

            Pero el hecho de que las obras que estipulaba la Ley mosaica [dada a Moisés] fueran sustituidas por el sacrificio sublime de Jesús no significa que podamos pasar por alto las instrucciones de la Biblia. Las Escrituras dicen: “¿Cuánto más la sangre del Cristo […] limpiará nuestra conciencia de obras muertas [anteriores] para que rindamos servicio sagrado al Dios vivo?”. (Hebreos 9:14.)

            ¿De qué manera ‘rendimos servicio sagrado al Dios vivo’? Entre las cosas que nos insta a hacer la Biblia se hallan luchar para no ceder a las obras de la carne, resistir la influencia inmoral del mundo y eludir sus trampas. Nos dice que peleemos “la excelente pelea de la fe”, nos quitemos “el pecado que fácilmente nos enreda, y corramos con aguante la carrera que está puesta delante de nosotros, mirando atentamente al Agente Principal y Perfeccionador de nuestra fe, Jesús”. Además, nos anima a no ‘cansarnos ni desfallecer en nuestras almas’. (1 Timoteo 6:12; Hebreos 12:1-3; Gálatas 5:19-21.)

            Con estas obras no nos ganamos la salvación, pues ningún ser humano podría nunca hacer lo suficiente para merecer tan extraordinaria bendición. Sin embargo, no somos dignos de recibir este magnífico don a menos que cumplamos con la voluntad de Dios y de Cristo, según se explica en la Biblia, y de este modo demostremos amor y obediencia. Sin obras que evidencien nuestra fe, la afirmación de que seguimos a Jesús se desdiría por sí sola, pues la Biblia dice llanamente: “La fe, si no tiene obras, está muerta en sí misma”. (Santiago 2:17.)

            Saludos a todos.

          • dcruz says:

            Bueno, en mi biblia no dice “obras de la fé”.. esos son términos totalmente opuestos amigos. Obras y fé jamás podrían ir juntos en el sentido de la salvación, en última instancia, como un resultado quizás (de la fé), pero no definitorio para la aceptación de Dios y la salvación.
            Que biblia esta la de los TJ.. le enganchan “obra” a todo. uff..

            • eldefensor says:

              Y siempre te andas juzgando. Yo pienso que tu ni lees la Biblia @dcruz.

              Te pongo una sola cita a ver si alcanzas a entenderla bien.

              Pablo escribe a los Efesios.

              “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” (Efesios 2:8,9, RV-1960)

              “No por obras, para que nadie se gloríe” ¿Que te dice esto a ti? ¿Que ya las obras no tiene ningun valor? Hasta cierto punto es así. Porque las obras de la Ley de Moisés no pueden ofrecer salvación alguna. Esas para el cristiano están disueltas y son infructíferas. Como dice Pablo la salvación es por la “gracia” (“bondad inmerecida”) y es un “don de Dios”, o sea un regalo “una dádiva” de Jehová según TNM.

              Pero y ahora el v.10 ¿Que es lo que te dice, o es que no lo lees nunca? Veamos:

              “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” (Efesios 2:10)

              Creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.”

              Eso no tiene interpretación es más claro que el agua cristalina que bebes todos los días cuando te da sed. Jehová al regalarnos la salvación “por medio de la fe” nuestra en Cristo y no en la Ley de Moisés, nos hace nuevas creaciones. Pero según el apóstol ¿Para qué? “Para obras buenas” “para que anduviésemos en ellas”. Estas son las obras de fe de las que hablan, no solo los TJ de hoy, sino Pablo y Santiago, la Biblia.

              La Biblia dice: “El hombre es declarado justo por fe aparte de obras de ley”, pero también asevera: “El hombre ha de ser declarado justo por obras, y no por fe solamente”. ¿Cuál de estas dos afirmaciones es la correcta? ¿Somos declarados justos por fe, o por obras? (Romanos 3:28; Santiago 2:24.) Dale respuesta a esto dese tu optica de fe

              PD./ La Biblia de los TJ no le “engancha” obras a todo en las Escrituras. No hables de lo que no conoces. Y no olvides antes de acostarte hoy ir a la Biblia y leerte la carta de Santiago. Específicamente estos versos: Santiago 2:24, 27

  7. cubaven says:

    Tira y hala…estira y encoge. He estado siguiendo sus argumentos e intercambios de conocimiento. A pesar de estar hablando del mismo Dios tal parece que fuesen religiones totalmente distintas. ¿Que dice la biblia sobre contiendas o discusiones respecto a la fe o la palabra? ¿Es correcto hacerlo? ¿Lleva a algún lado? ¿Que lograrán solucionar si continúan estas discusiones? Espero mis preguntas le sirvan de algo. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *