Atesoremos los recordatorios de Jehová

Examinando la Biblia“El recordatorio de Jehová es fidedigno, hace sabio al inexperto.” (Salmo 19:7) *

En el idioma original la expresión traducida “recordatorio” proviene de una raíz que significa “repasar” o “repetir”. Los recordatorios siempre han sido parte de la enseñanza divina. En la antigüedad los israelitas recibieron continuamente mandamientos, disposiciones reglamentarias y recordatorios. De hecho, Jehová les envió sus profetas “vez tras vez” para que les  recordaran sus deberes. (2Crónicas 36:15, 16)

El apóstol Pedro vio la necesidad de hacer recordatorios e incluso a quienes estaban “firmemente establecidos en la verdad”. Veamos los que dijo en 2Pedro 1:12, 13:

“Por esta razón siempre estaré dispuesto a recordarles estas cosas, aunque las conocen y están firmemente establecidos en la verdad que está presente en ustedes. Pero considero apropiado, mientras estoy en este tabernáculo, despertarlos por vía de hacerles recordar”.

En el versículo 15, él explica que le impulsó a darles consejos a sus hermanos. Dijo:

“Así es que haré lo sumo posible también a todo tiempo para que, después de mi partida, ustedes puedan hacer mención de estas cosas para sí.”

Como vemos, el apóstol Pedro estaba resuelto a ayudar a los cristianos de sus días a recordar lo que ya sabían. Por lo tanto, no debería de sorprendernos que los recordatorios sean una parte esencial de nuestra enseñanza. Es el método que Jehová utilizo con el antiguo Israel y con los cristianos del siglo primero de ésta e.c. Pero, ¿por qué necesitamos recordatorios? Veamos 3 razones.

Para empezar leamos Salmo 103:2:

“Bendice a Jehová, oh alma mía, y no olvides todos sus hechos”.

¿Se nota por que necesitamos recordatorios? Dicho sencillamente, porque somos olvidadizos. Si nuestra memoria fuera perfecta, quizás, no necesitaríamos tantos recordatorios. Incluso en el día a día, muchos de nosotros hacemos breves anotaciones para recordar lo que tenemos que hacer. Por ejemplo, hay quienes hacen pequeñas listas cuando van de compras. Si los recordatorios son tan valiosos en la vida cotidiana, ¡cuánto más lo son para cuidar nuestra relación con Jehová Dios!

Leamos Lucas 10: 39, 40; refiriéndose a Marta el relato dice:

“Esta también tenía una hermana llamada María, quien, sin embargo, se sentó a los pies del Señor y se quedó escuchando su palabra. Marta, por otra parte, estaba distraída atendiendo a muchos quehaceres. De modo que se acercó y dijo: “Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola para atender las cosas? Dile, por lo tanto, que me ayude”.”

¿Cuál era el problema de Marta? Que se había distraído. Por eso, la segunda razón por la que necesitamos recordatorios es porque a veces nos distraemos, como le ocurrió a Marta.

Un asunto importante que ya sabíamos quizás se esconda en algún lugar de nuestra mente, por así decirlo, porque algo más nos está robando la atención. Satanás es un maestro de la distracción. El intenta desviar nuestra atención de las cosas que realmente valen la pena. Hoy casi toda la gente está enfrascada en el entretenimiento y otras cosas que no son esenciales. No sorprende que el Diablo haya extraviado a tantos sin que ni siquiera se dieran cuenta de ello.

La tercera razón está relacionada con Mateo 24:45:

”¿Quién es, verdaderamente, el esclavo fiel y discreto a quien su amo nombró sobre sus domésticos, para darles su alimento al tiempo apropiado?”

Hermanos, noten que el alimento espiritual nos llega “al tiempo apropiado”. Nuestras circunstancias cambian constantemente. ¿Cuántas veces no hemos dicho: “¡Esto es justo lo que necesitaba!”? A todos nos ha pasado, ¿¡verdad!?

Así que ¿cuáles son las tres razones por las que necesitamos recordatorios?

Primera: Somos olvidadizos.

Segunda: A menudo nos distraemos

Y tercera: Debido a los cambios de circunstancias debemos recordar puntos que no necesitábamos del todo cuando los aprendimos.

Esto nos lleva a la siguiente pregunta: ¿Qué nos ayudará a recordar?

Es interesante que Jehová se haya valido de diversos métodos para dar recordatorios a su pueblo. Números 10:10 indica que, en el antiguo Israel, las fiestas anuales tenían el propósito de servir de recordatorio, en particular la celebración de la Pascua. Cada vez que los israelitas hacían los preparativos para estas fiestas y las celebraban, recordaban asuntos importantes, como el hecho que Jehová había sido un buen proveedor y los había salvado.

Algo similar ocurre en nuestros días durante la Conmemoración de la muerte de Cristo. No solo oímos recordatorios de la Palabra de Dios, sino que cuando pasamos el pan y el vino, nos acordamos de lo que Jesús hizo a favor de nosotros. ¿Pero qué necesitamos hacer para que los recordatorios de verdad nos beneficien?

Vean lo que dice Salmo 119:99. Aquí menciona:

“He llegado a tener más perspicacia que todos mis maestros, porque tus recordatorios me son de interés intenso.”

Sí, debemos prestar atención a los recordatorios. No se trata solo de oírlos o leerlos, sino de meditar en ellos, de captar su significado. Oír o leer sin meditar es como mirar a través del lente de una cámara de video sin grabar nada. Vemos y oímos, pero nada se queda grabado. Así que es importante meditar, visualizar y repasar los concejos. Eso nos ayudará a no olvidar lo que aprendemos. Además, en sentido figurado, nosotros mismos también podemos presionar el botón de “grabar” de nuestra mente. Es decir, no necesitamos a esperar a que alguien nos dé un recordatorio; nosotros mismos nos lo podemos dar. ¿De qué manera?

La respuesta a esa pregunta se contesta en las instrucciones que Jehová le dio a Moisés, registrada en Éxodo 17:14. Ahí dice:

“Ahora Jehová dijo a Moisés: “Escribe esto como memoria en el libro y propónlo a oídos de Josué: ‘Borraré por completo el recuerdo de Amaleq de debajo de los cielos’”.”

¿Cuál es el punto? Que hay que escribir lo que queremos recordar. Algunos hermanos anotan en un cuaderno los puntos más importantes de los que se quieren acordar. Luego consultan sus apuntes de vez en cuando para repasarlos. Muchos de nosotros los hacemos con las notas que tomamos en las asambleas. Por supuesto, no debemos olvidar dónde quedó el cuaderno. Además, no es conveniente escribir hasta el mas mínimo detalle. De otra manera pudiera abrumarnos tanta información.

Podemos hacer notas en papel o en formato electrónico, ya sea en la computadora o en un dispositivo móvil. Sin importar el método que usemos, es bueno elaborar listas de lo que queremos recordar. A muchos hermanos les ha resultado útil hacer dos listas.  Listas de temas para usar en la evangelización. Y lista para apuntar textos bíblicos y sus explicaciones.

Hay hermanos que usan sus Biblias de estudio y los márgenes que estas ofrecen para marcar textos y escribir detalles sobre los mismos. Tener una Biblia de estudio no solo es realmente muy útil, sino que hace aún más interesante nuestro estudio personal. ¿En qué sentido? Cada vez que leamos o estudiemos una publicación bíblica, estaremos deseosos de escribir los nuevos puntos en nuestra Biblia de estudio. De esta manera, cada uno de nosotros se hará eco de lo que dice Salmo 119: 111:

“He tomado tus recordatorios como posesión hasta tiempo indefinido, porque son el alborozo de mi corazón.”


Con información de: JW Broadcasting (jwb_S_201705_01)


*A menos que se indique lo contrario las citas bíblicas son tomadas de la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras. Edición de 1987

About meschareth

Meschareth. Un simple ministro, de la “buenas nuevas”. Cree sinceramente en el mensaje bíblico y ha estudiado las escritura a la luz de diversos razonamientos. Reconoce las verdades explícitas e implícitas de la Biblia y tiene el deseo de compartirlas en este espacio. Su fe en las Escrituras lo ha llevado desde hace años a predicar sus creencias en asociación de millones de cristianos por todo el mundo bajo el liderazgo de Cristo como Testigo De Jehová. Si usted está interesado en la obra de los Testigos de Jehová en Cuba, le invito a que los contacte en: Ave. 15 No. 4608. Municipio Playa. Habana. También en las calles, Salones del Reino y/o lugares de reunión. Los testigos cristianos de Jehová estarán complacidos en ayudarle a conocer el Único Dios verdadero Jehová y a su Hijo Jesucristo y así poder disfrutar de una vida con propósito y esperanza.
Tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *