La Navidad: ‘No la celebren mis amados discípulos’

502013126_univ_sqr_lg

¿Qué piensa Jesucristo de la Navidad?

El mundo durante esta época, como todos los años, desde hace bastante tiempo, se envuelve en la “Navidad” entre compras, villancicos y religiosidades. Tratan algunos de recordar el nacimiento de Jesús y otros la mayoría aprovecha el tiempo para juntarse con sus familias, celebrar, beber, comer y alentar entre los más pequeños tradiciones como un árbol de navidad, Santa Claus o PapáNoel entre otras. Y aunque los más sinceros, plantean que la Navidad les permite recordar a Cristo durante una época especial del año, cabría preguntarnos: ¿Qué piensa Jesucristo de esta fiesta? ¿Qué enseña la Biblia al respecto?

Es posible que le sorprenda el título de este articulo. Puede que se pregunte por qué no celebrar la Navidad como millones de personas por toda la tierra. Puede que esté interesado en saber quién está detrás de esta afirmación. Estas pueden que sea algunas de las reacciones a las que usted estimado lector llegue por curiosidad. Lo cierto es que esta frase va dirigida a usted hermano y a usted persona interesada en la verdad y temerosa de Dios.

La afirmación que abre este articulo, por supuesto, no pertenece literalmente a nuestro amado Señor Jesucristo, mucho menos a Jehová Dios. Pero muy bien puede representar palabras de Cristo desde los cielos hacia aquellos que hoy profesan ser sus discípulos. ¡Veamos Por qué!

Si examinamos la Biblia de principio a fin, no encontraremos, ni una solo mención de la Navidad. E incluso, usted no podrá encontrar explícitamente la fecha exacta del nacimiento de Jesús. De hecho, no hay evidencia de que la Navidad fuera parte de las enseñanzas o prácticas de los primeros cristianos de tiempos bíblicos. Suena casi imposible, ¿cierto? Pero es la verdad. Incluso, Aunque es difícil determinar cuál fue la primera vez que alguien celebró la Navidad y el 25 de diciembre como el nacimiento de Cristo, está más que claro que no fue observada por la iglesia romana sino hasta unos 300 años después de que Cristo viviera sobre la Tierra! Entonces, ¿cómo es que viene a la palestra esta celebración y de dónde se obtiene que el Señor Jesús nació un 25 de diciembre?

¿Nació Jesús en diciembre?

The Encyclopedia Americana (Enciclopedia americana) dice: “En el siglo v, la iglesia occidental ordenó que [el nacimiento de Cristo] en adelante siempre fuera observado en el día de la antigua fiesta romana del nacimiento del Sol [el dios sol], ya que no había certeza acerca del día del nacimiento de Cristo” (edición 1944, “Navidad”).

La anterior afirmación es una prueba de que las tradiciones y no la Biblia influyeron directamente en que hasta hoy exista una celebración llamada “cristiana” cuando en verdad no es más que una tradición disfrazada de cristiana. Y entonces, ¿por qué el 25 de diciembre? Un estudio cuidadoso de la Biblia muestra claramente que Jesús no pudo haber nacido en pleno invierno. Hay dos grandes razones para que esa no haya sido la época de su nacimiento:

En primer lugar, sabemos que los pastores se encontraban en los campos cuidando sus rebaños al momento del nacimiento de Jesús:

Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, […] Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño.” (Lucas 2:7-8; Reina-Valera 1960).*

Los pastores no habrían soportado permanecer a la intemperie en diciembre, pues el clima era extremadamente frío. Según el libro Celebrations: The Complete Book of American Holidays(Celebraciones: Libro completo de las festividades americanas), el relato de Lucas “sugiere que Jesús pudo haber nacido en verano o a principios del otoño. Ya que en Judea el mes de diciembre es frío y lluvioso, es probable que los pastores buscaran refugio para sus rebaños durante la noche” (p. 309).

Del mismo modo,The Interpreter’s One Volume Commentary (Comentario de un volumen para el intérprete) dice que este pasaje “contradice la idea de que el nacimiento [de Cristo] haya ocurrido el 25 de diciembre, ya que el clima no les habría permitido” a los pastores cuidar sus rebaños en los campos durante la noche. Aunque algunos refutan esto, otras fuentes prestigiosas, como The Companion Bible(Manual bíblico) y Clarke’s Commentary (Comentario de Clarke) argumentan lo mismo sobre los pastores, quienes no podrían haber estado a la intemperie, de noche, a finales de diciembre.

Por tanto, la primera razón para creer que Jesús no nació en diciembre es la presencia de pastores en los campos cuidando sus rebaños, algo impensable en el gélido invierno de Judea.

Otra razón por la que podemos concluir que Jesús no nació en diciembre es que sus padres viajaron a Belén por causa del censo romano (Lucas 2:1-4). Ningún gobernante romano hubiera hecho un censo en invierno, temporada en la que a menudo se registraban temperaturas bajo cero y las carreteras se hallaban en mal estado. Hacer un censo en esas condiciones hubiera sido contraproducente, pues para los residentes de Judea el viaje para acudir al censo habría sido demasiado difícil. En ese entonces, viajar no era tan fácil como lo es hoy; la gran mayoría de la gente viajaba a pie.

La evidencia que aportan estos dos simples hechos niegan totalmente de que el nacimiento de Jesús haya tenido lugar en invierno, y mucho menos en la fecha del 25 de diciembre. Más que un fechamiento erróneo, el 25 de diciembre fue un intento de incorporar prácticas paganas al culto cristiano.

¿Cuándo nació Jesús?

Jesús debió nacer en el mes de Etanim (septiembre-octubre) del año 2 a. E.C.. La base para esa fechas es la siguiente:

Jesús nació unos seis meses después que su pariente Juan (el Bautista), durante la gobernación del emperador romano César Augusto (31 a. E.C.-14 E.C.) y la gobernación de Quirinio en Siria, y hacia el fin del reinado de Herodes el Grande sobre Judea. (Mateo 2:1, 13, 20-22; Lucas 1:24-31, 36; 2:1, 2, 7.)

Aunque la fecha de la muerte de Herodes es un asunto muy debatido, hay bastantes razones para pensar que se produjo en el año 1 a. E.C. Entre el nacimiento de Jesús y la muerte de Herodes tuvieron lugar varios acontecimientos. Por ejemplo: la circuncisión de Jesús al octavo día (Lucas 2:21), el que se le llevara al templo de Jerusalén cuarenta días después de su nacimiento (Lucas 2:22, 23; Le 12:1-4, 8), el viaje de los astrólogos “de las partes orientales” a Belén (donde Jesús ya no estaba en un pesebre, sino en una casa, Mateo 2:1-11; compárese con Lucas 2:7, 15, 16), la huida de José y María a Egipto con el niño (Mateo 2:13-15) y la matanza de los niños menores de dos años en Belén y sus distritos cuando Herodes se dio cuenta de que los astrólogos no habían seguido sus instrucciones (lo que indica que para entonces Jesús no era un recién nacido). (Mateo 2:16-18.) El que Jesús naciera en el otoño del año 2 a. E.C. permitiría suficiente tiempo para que esos acontecimientos tuvieran lugar entre su nacimiento y la muerte de Herodes, probablemente en 1 a. E.C. No obstante, hay más razones para situar el nacimiento de Jesús en el año 2 a. E.C. Veamos la relación entre el ministerio de Juan y el de Jesús.

Para hallar más base en apoyo de las fechas que se ofrecen al principio de este subtema, se puede acudir a Lucas 3:1-3, donde se muestra que Juan el Bautista empezó a predicar y bautizar en el “año decimoquinto del reinado de Tiberio César”. El año decimoquinto se extendió desde la segunda mitad de 28 E.C. hasta agosto o septiembre de 29 E.C. En cierto momento del ministerio de Juan, Jesús fue a él para que lo bautizara. Cuando, a continuación, Jesús comenzó su propio ministerio, “era como de treinta años”. (Lucas 3:21-23.) A los treinta años, la misma edad con la que David llegó a ser rey, ya no estaría en sujeción a sus padres humanos. (2 Samuel 5:4, 5; compárese con Lucas 2:51.)

Según Números 4:1-3, 22, 23, 29, 30, los que entraban en el servicio del santuario bajo el pacto de la Ley tenían “de treinta años de edad para arriba”. Es razonable que Juan el Bautista, levita e hijo de un sacerdote, empezara su ministerio a la misma edad, no en el templo, naturalmente, sino en la asignación especial que Jehová tenía para él. (Lucas 1:1-17, 67, 76-79.) La mención específica, por dos veces, de la diferencia de edad entre Juan y Jesús, así como la correlación entre las apariciones y mensajes del ángel de Jehová al anunciar ambos nacimientos (Lucas 1), dan base suficiente para creer que sus ministerios siguieron un programa similar; o sea, que el comienzo del ministerio de Juan, como precursor de Jesús precedió en unos seis meses al comienzo del ministerio de Jesús.

De acuerdo con estos hechos, Juan nació treinta años antes de empezar su ministerio en el año decimoquinto de Tiberio, es decir, en algún momento entre la segunda mitad de 3 a. E.C. y agosto o septiembre de 2 a. E.C., y Jesús nació unos seis meses más tarde.

¿Honra realmente a Cristo la Navidad ?

La Navidad y las Saturnales de Roma. Despertad, noviembre  de 2010. Pág.7

La Navidad y las Saturnales romanas.

Entonces, si se puede demostrar con la Biblia, junto con algunos hechos históricos, que Jesús nació en el mes judío Etaním (septiembre-octubre) en lugar de diciembre, ¿significa esto que deberíamos continuar celebrado la Navidad pero en la época del mes Etaním?

¡Por supuesto que no! En ninguna parte de la Biblia encontramos alguna instrucción o mandamiento de celebrar el nacimiento de Cristo. Resulta significativo el hecho de que en la Biblia haya tantas fechas específicas acerca de algunos eventos importantes y otros menos importantes, ¡en tanto que la fecha específica del nacimiento de Jesús es incierta!

Jehová no ordenó una celebración anual del nacimiento de Su Hijo; tampoco lo ordenó el propio Jesús. En cambio, Cristo, sí nos ordena observar otro día específico para honrarle y honrar al Padre. Para los que aman a Dios y a su Hijo es natural querer agradarles, ¡pero es mucho mejor hacerlo con espíritu y con verdad y en las celebraciones que Dios ha aprobado! (Juan 4:24) No mediante paganismos y tradiciones que contaminan e invalidan la Palabra de Dios. La única conmemoración que Jesús instituyó fue la de su muerte, no la de su nacimiento. Para ello, bastó con una sencilla comida de comunión.(Lucas 22:19, 20) Los primeros cristianos conmemoraban la muerte de Cristo, no hay pruebas de que celebraran su nacimiento.(1 Corintios 11:23-26)

Tal como vimos anteriormente, fue la iglesia romana la responsable de introducir prácticas paganas a la fe cristiana para instituir la Navidad. Pero Jesús como fiel adorador de su Padre Jehová no quiere que guardemos días paganos para honrar su nacimiento.

El viejo Papá Noel, ilustración de un libro estadounidense del año 1855. Imagen: Wikipedia.

El viejo Papá Noel, ilustración de un libro estadounidense del año 1855. Imagen: Wikipedia. ¿Cree usted sinceramente que este personaje pagano tiene relación con Cristo?

Sobre el respeto de Jesús a la voluntad y palabras de Dios, Su Padre; él dijo en una ocasión: “porque he bajado del cielo para hacer, no la voluntad mía, sino la voluntad del que me ha enviado.”(Juan 6:38) Entonces, ¿cuál es la voluntad de Dios con relación a las prácticas paganas?

Dios es muy claro al afirmar que no le gustan las prácticas de adoración antibíblicas que supuestamente lo honran y que forman parte de la voluntad rebelde de las naciones envueltas en el paganismo. Esto fue lo que les dijo a los antiguos israelitas:

Cuando Jehová tu Dios corte de delante de ti las naciones a las que vas para desposeerlas, entonces tienes que desposeerlas y morar en su tierra. Cuídate por temor de que quedes entrampado tras ellas, después que hayan sido aniquiladas de delante de ti, y por temor de que inquieras respecto a sus dioses, diciendo: ‘¿Cómo acostumbraban estas naciones servir a sus dioses? Y yo, sí, yo, ciertamente haré de la misma manera’. No debes hacerle de esa manera a Jehová tu Dios, porque toda cosa detestable a Jehová, que él de veras odia, la han hecho ellas a sus dioses, pues hasta a sus hijos y sus hijas queman con regularidad en el fuego a sus dioses. Toda palabra que les estoy mandando a ustedes es lo que deben poner cuidado en hacer. No deben añadir a ello ni quitar de ello.” (Deuteronomio 12:29-32).

Honremos a Cristo con la “verdad”

El apóstol Pedro varios siglos después de aquellas palabras de Jehová Dios a los israelitas escribió: “Porque basta el tiempo que ha pasado para que ustedes hayan obrado la voluntad de las naciones cuando procedían en hechos de conducta relajada, lujurias, excesos con vino, diversiones estrepitosas, partidas de beber e idolatrías ilegales”.(1 Pedro 4:3) Estas palabras retratan con alta definición las navidades entre los millones que la celebran anualmente. Y a pesar de que otros tantos no se ocupan en cosas de este tipo durante la Navidad, queda más que claro el hecho que es una celebración idólatra y pagana. Pues sus verdaderos orígenes y contextos se basan en la adoración del dios Sol. En realidad, las festividades navideñas tienen sus raíces profundizadas en diversas fiestas romanas en honor a Saturno (dios de la agricultura) y al Sol Invicto, también llamado Mitra.

Por supuesto, debemos estar agradecidos de que Jesucristo haya nacido. Su nacimiento fue un feliz acontecimiento que nos trajo muchas cosas buenas.

A través de él podemos tener una relación auténtica y plena con Jehová Dios, basada en la verdad y el amor. Y si de veras amamos a Dios, vamos a demostrarle ese amor como él espera que lo hagamos. Y como espera Cristo su hijo amado. “Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos” (1 Juan 5:3 reina-Valera 1960; compare Juan 14:15, 21; 15:10). No obedecer la palabra de Dios significa que nos estamos perdiendo la singular oportunidad de tener una relación íntima y plena con él.

De modo que, sobre la Navidad, preste atención y obedezca las palabras del título de este tema, tal como si fueran las propias palabras de Jesús: ‘No la celebren mis amados discípulos’. Mas bien, honremos a Cristo  y a Dios con la verdadConforme a las palabras del apóstol Pablo:

‘No llegue[mos] a estar unidos bajo yugo desigual con los incrédulos. Porque, ¿qué consorcio tienen la justicia y el desafuero? ¿O qué participación tiene la luz con la oscuridad? Además, ¿qué armonía hay entre Cristo y Belial? ¿O qué porción tiene una persona fiel con un incrédulo? ¿Y qué acuerdo tiene el templo de Dios con los ídolos? Porque nosotros somos templo de un Dios vivo; así como dijo Dios: “Yo residiré entre ellos y andaré entre [ellos], y yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo”. “‘Por lo tanto, sálganse de entre ellos, y sepárense —dice Jehová—, y dejen de tocar la cosa inmunda’”; “‘y yo los recibiré’”. “‘Y yo seré para ustedes padre, y ustedes me serán hijos e hijas’, dice Jehová el Todopoderoso.” Por lo tanto, dado que tenemos estas promesas, amados, limpiémonos de toda contaminación de la carne y del espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.‘(2 Corintios 6:14-18; 7:1)

Hermanos queridos, y personas todas temerosas de Dios, como ‘discípulos amados’, no celebremos la Navidad ahora ni nunca. ‘No toquemos la cosa inmunda’. Y ‘Perfeccionemos nuestra santidad en el temor de Dios limpios de toda contaminación espiritual y carnal’.

Sí, usted que lee: ¡Comience hoy mismo una verdadera y mejor relación con Dios!

La Navidad:’No la celebren mis amados discípulos’


A menos que se indique lo contrario las citas bíblicas son tomadas de la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras con referencias de 1987

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Acerca de meschareth

Meschareth. Un simple ministro, de la “buenas nuevas”. Cree sinceramente en el mensaje bíblico y ha estudiado las escritura a la luz de diversos razonamientos. Reconoce las verdades explícitas e implícitas de la Biblia y tiene el deseo de compartirlas en este espacio. Su fe en las Escrituras lo ha llevado desde hace años a predicar sus creencias en asociación de millones de cristianos por todo el mundo bajo el liderazgo de Cristo como Testigo De Jehová. Si usted está interesado en la obra de los Testigos de Jehová en Cuba, le invito a que los contacte en: Ave. 15 No. 4608. Municipio Playa. Habana. También en las calles, Salones del Reino y/o lugares de reunión. Los testigos cristianos de Jehová estarán complacidos en ayudarle a conocer el Único Dios verdadero Jehová y a su Hijo Jesucristo y así poder disfrutar de una vida con propósito y esperanza.

8 Respuestas a La Navidad: ‘No la celebren mis amados discípulos’

  1. Josué dice:

    Así que la Navidad es mala?. Ahora le doy la razón al vecino cuando dijo: no soporto a estos religiosos que no son católicos.

    • meschareth dice:

      @ Josué

      Si su punto de vista sobre la Navidad no coincide con el nuestro es lamentable. El nuestro coincide con la Biblia.

      Buen día.

    • loly dice:

      hola Josué, yo soy cristiano evangélico y aunque personalmente no me gusta la navidad no dejo de celebrarla, pero le aconsejo no discutir mucho con los testigos pues para ellos la única verdad es la de ellos, todos los demás son infieles y apóstatas 🙂

      • meschareth dice:

        @Loly
        La navidad no es una fiesta cristiana. Y No es solamente una fiesta cristiana porque en la Biblia no se mencione; sino porque es una fiesta pagana a otros dioses. La navidad actual son las Saturnales romanas de la antigüedad.

        • meschareth dice:

          Y si la navidad es una fiesta pagana que cree usted que le esta diciendo la Biblia a usted que dice ser cirstiano en el siguiente verso:

          El apóstol Pedro escribió: “Porque basta el tiempo que ha pasado para que ustedes hayan obrado la voluntad de las naciones cuando procedían en hechos de conducta relajada, lujurias, excesos con vino, diversiones estrepitosas, partidas de beber e idolatrías ilegales”.(1 Pedro 4:3)

      • meschareth dice:

        Dios es muy claro al afirmar que no le gustan las prácticas de adoración antibíblicas que supuestamente lo honran y que forman parte de la voluntad rebelde de las naciones envueltas en el paganismo. Esto fue lo que les dijo a los antiguos israelitas:
        ”Cuando Jehová tu Dios corte de delante de ti las naciones a las que vas para desposeerlas, entonces tienes que desposeerlas y morar en su tierra. Cuídate por temor de que quedes entrampado tras ellas, después que hayan sido aniquiladas de delante de ti, y por temor de que inquieras respecto a sus dioses, diciendo: ‘¿Cómo acostumbraban estas naciones servir a sus dioses? Y yo, sí, yo, ciertamente haré de la misma manera’. No debes hacerle de esa manera a Jehová tu Dios, porque toda cosa detestable a Jehová, que él de veras odia, la han hecho ellas a sus dioses, pues hasta a sus hijos y sus hijas queman con regularidad en el fuego a sus dioses. Toda palabra que les estoy mandando a ustedes es lo que deben poner cuidado en hacer. No deben añadir a ello ni quitar de ello.” (Deuteronomio 12:29-32).

  2. Jean dice:

    Respeto su criterio hacerca de la navidad, pero para empezar, no dcreo que para celebrar la navidad sea preciso que aparezca en la biblia, porque incluso, ni la palabra biblia se encuentra en ella misma, asi q no creo que ese sea un motivo para no celebrarla, en cuanto a fechas, sabemos que Cristo no nacio un 25 de diciembre, solo que se estima que fue cerca de esa fecha, Judea es un lugar calido, y esa noche hacia frio, pero bueno, no quiero enseñarles doctrinas ni teologia, solo digo mi criterio, el 25 se escoje como dia para celebrar su nacimiento, realmente LA BIBLIA NO HABLA DE LA NAVIDAD NI PARA BIEN NI PARA MAL, EN NINGUN PASAJE JESUS LE DICE A LOS DISCIPULOS QUE LA CELEBREN O NO, ahora, que de malo hay en celebrar el nacimiento DEL HIJO DE DIOS, creo que aveces aguantamos la gracia de Dios y no disfrutamos lo que el nos ha dado en la tierra para que disfrutemos, creo que lo que se hace para glorificar y exaltar a Dios no es malo, malo lo que se hace para exaltar al enemigo, salgamonos de teologias y doctrinas creadas por hombres, mis saludos

    • meschareth dice:

      Es simple la cuestión: O nos interesa adorar a Dios “con espíritu y con verdad” (Juan 4:24) tal y como el exige; o simplemente hacemos como nos dé el deseo (imponiendo nuestros criterios) y finalmente por mas justificación que demos, NO adoramos a Jehová Dios.

      La Navidad es una mentira. Es pagana, no es una fiesta a Jehová Dios, ni a Cristo. Su origen y actualidad, se recrea en fiestas a dioses paganos.

      Saludos