¿Es la evolución una realidad?

“LA EVOLUCIÓN es una realidad tan innegable como el calor del Sol”, afirma el profesor Richard Dawkins, destacado científico evolucionista. Pues bien, que el Sol emite calor puede demostrarse tanto por observación directa como por experimentos. Pero ¿sucede lo mismo con la teoría de la evolución? ¿Puede confirmarse por observación directa y por experimentos que sea una realidad indiscutible?

Perfil de un hombre y de un simio. Ilustración:jw.org

Perfil de un hombre y de un simio. Ilustración:jw.org

Antes de responder esa pregunta, conviene hacer una aclaración. Muchos científicos han visto que los seres vivos van experimentando cambios ligeros en las sucesivas generaciones. Charles Darwin llamó a ese proceso “la descendencia con modificaciones”. Tales cambios se han confirmado por pruebas experimentales y observación directa y se han utilizado ingeniosamente en la reproducción de animales y plantas.# Puede decirse que son una realidad. Ahora bien, los científicos los engloban bajo el término microevolución, dando así a entender que es cierto lo que muchos de ellos afirman, a saber, que los cambios mínimos antes mencionados demuestran la existencia de otro fenómeno completamente diferente —y que no se ha observado—, al que llaman macroevolución.

Darwin fue mucho más allá de los pequeños cambios observables. En su famoso libro El origen de las especies escribió: “Considero todos los seres no como creaciones especiales, sino como los descendientes directos de un corto número de seres”. Según él, este “corto número de seres” (las llamadas formas de vida sencillas) evolucionaron lentamente mediante “modificaciones ligerísimas” a lo largo de períodos de tiempo muy extensos, dando lugar a los millones de distintas formas de vida que existen en la Tierra. Los evolucionistas afirman que tales cambios pequeños se fueron acumulando hasta producir los grandes cambios necesarios para convertir peces en anfibios y simios en hombres. Es a esos supuestos cambios grandes a lo que llaman macroevolución. A muchos les parece lógica esta teoría. Su razonamiento es: si dentro de una especie ocurren modificaciones pequeñas, ¿por qué no puede la evolución producir cambios mayores a lo largo de períodos extensos de tiempo?##

La teoría de la macroevolución se basa en tres hipótesis principales:

1. Las mutaciones son el origen de las nuevas especies.( Véase el recuadro “¿Cómo se clasifican los seres vivos?”.)

2. La selección natural contribuye a la formación de nuevas especies.

3. El registro fósil demuestra que hubo cambios macroevolutivos en plantas y animales.

¿Hay pruebas contundentes de que la macroevolución sea un hecho?

Muchas características de las plantas y los animales vienen determinadas por las instrucciones del código genético, los “planos” contenidos en el núcleo de cada célula.### Se ha descubierto que las mutaciones (modificaciones aleatorias) del código genético pueden causar alteraciones en la descendencia de plantas y animales. En 1946, el premio Nobel Hermann J. Muller, pionero en el estudio de las mutaciones genéticas, aseguró: “Esta acumulación de cambios poco comunes y casi siempre mínimos es el principal método de mejora artificial de plantas y animales. Pero, más importante aún, es lo que ha dado lugar a la evolución bajo la guía de la selección natural”.

En realidad, la teoría de la macroevolución parte de la premisa categórica de que las mutaciones pueden producir no solo nuevas especies, sino también familias totalmente nuevas de plantas y animales. ¿Hay forma de demostrar si tal premisa es cierta? Veamos lo que ha revelado la genética en más de cien años de investigaciones.

A finales de la década de 1930, los científicos acogieron con entusiasmo la idea de que si la selección natural producía nuevas especies de plantas a partir de mutaciones aleatorias, el hombre también debía ser capaz de producir nuevas especies, y con mayor eficacia, mediante la selección artificial de mutaciones. “Entre los biólogos en general, y los que se dedican a la genética y a la reproducción de plantas y animales en particular, se desató la euforia”, dijo a ¡Despertad! Wolf-Ekkehard Lönnig, científico del Instituto Max Planck para la Investigación de la Reproducción Vegetal, en Alemania. ¿A qué se debía la euforia? Lönnig, quien lleva veintiocho años estudiando las mutaciones genéticas en las plantas, explicó: “Pensaron que había llegado la hora de cambiar radicalmente el método tradicional de reproducir plantas y animales. Creyeron que provocando y seleccionando mutaciones beneficiosas, obtendrían nuevas y mejores variedades”.####

Gracias a generosos aportes económicos, científicos estadounidenses, asiáticos y europeos pusieron en marcha programas de investigación en los que emplearon métodos que prometían acelerar la evolución. Después de más de cuarenta años de intensa labor, ¿qué resultados hubo? “Pese a la gran cantidad de dinero invertido —señaló el investigador Peter von Sengbusch—, fracasó la mayoría de los intentos de conseguir mediante irradiación variedades de rendimiento cada vez mayor.” Lönnig dijo: “En los años ochenta se desvanecieron las esperanzas y la euforia de los científicos, y en los países occidentales se dejó de investigar la reproducción mediante mutaciones como especialidad aparte. Casi todas las variedades mutantes presentaban ‘valores de selección negativos’, es decir, morían o eran más débiles que las variedades silvestres”.#####

Aun así, tras investigar por cien años las mutaciones en general y por setenta años la reproducción mediante mutaciones en particular, los científicos cuentan con suficientes datos para sacar conclusiones sobre la posibilidad de que las mutaciones den lugar a nuevas especies. Después de examinar las pruebas, Lönnig aseguró: “Las mutaciones no pueden transformar una especie original [de planta o animal] en otra totalmente nueva. Esta afirmación concuerda con los resultados de todos los experimentos y estudios realizados en el campo de las mutaciones durante el siglo XX, así como con las leyes de la probabilidad. Por lo tanto, de la ley de la variación recurrente se deduce que las especies bien definidas genéticamente tienen límites claros que las mutaciones accidentales no pueden eliminar ni traspasar”.

Analicemos las implicaciones de lo anterior. Si científicos muy preparados no logran producir nuevas especies provocando y seleccionando mutaciones beneficiosas, ¿qué probabilidades hay de que lo consiga un proceso ciego y carente de inteligencia? Si las investigaciones demuestran que las mutaciones no pueden transformar una especie original en otra totalmente distinta, ¿cómo es posible que tuviera lugar la macroevolución?

¿Contribuye la selección natural a la formación de nuevas especies?

Darwin creía que lo que él llamaba selección natural favorecía a las formas de vida más adecuadas para el entorno y que las menos adecuadas acababan desapareciendo. Según los evolucionistas modernos, cuando las especies se esparcían y se aislaban, la selección natural escogía aquellas cuyas mutaciones genéticas las hacían más aptas para su nuevo entorno. El resultado, dicen ellos, fue que los grupos aislados se convirtieron a la larga en especies totalmente nuevas.

Como se ha mencionado antes, los resultados de las investigaciones son concluyentes: las mutaciones no producen nuevos tipos de plantas y animales. Entonces, ¿en qué se basan los evolucionistas para afirmar que la selección natural genera nuevas especies a partir de mutaciones beneficiosas? Un folleto editado en 1999 por la Academia Nacional de Ciencias, de Estados Unidos, dice: “Un ejemplo muy claro de especiación [formación de una nueva especie] es el de las trece especies de pinzones estudiados por Darwin en las islas Galápagos, ahora conocidos como pinzones de Darwin”.

En la década de 1970, un grupo de investigadores dirigidos por Peter y Rosemary Grant se pusieron a estudiar estos pinzones y descubrieron que tras un año de sequía, los de pico algo más grande sobrevivieron con mayor facilidad que los de pico más pequeño. Puesto que el tamaño y la forma del pico son dos de las principales características que distinguen a las trece especies de pinzones, tales hallazgos se consideraron importantes. El mencionado folleto señala: “Los Grant han calculado que si, por término medio, se produce una sequía en las islas cada diez años, al cabo de solo doscientos años podría surgir una nueva especie de pinzón”.

No obstante, este folleto de la Academia Nacional de Ciencias omite algunos datos significativos que le resultan incómodos. En los años posteriores a la sequía, en la población de pinzones volvieron a predominar los de pico más pequeño. En 1987, Peter Grant y el estudiante de posgrado Lisle Gibbs escribieron en la revista científica Nature que habían comprobado que en esos años “la selección operó en dirección inversa”. Grant publicó en 1991 que “la población, sujeta a la selección natural, oscila en un sentido y en otro” con cada cambio climático. Los investigadores también observaron que algunas de las distintas “especies” de pinzón se cruzaban y tenían descendientes que sobrevivían con mayor facilidad que sus progenitores. Peter y Rosemary Grant llegaron a la conclusión de que si las “especies” seguían cruzándose, después de doscientos años podría darse el caso de que dos se fusionaran en una.

En 1966, el biólogo evolucionista George Christopher Williams escribió: “Es lamentable que la teoría de la selección natural surgiera como explicación del cambio evolutivo. Resulta mucho más útil para explicar la continuidad de la adaptación”. El teórico de la evolución Jeffrey Schwartz aseguró en 1999 que si las conclusiones de Williams son correctas, la selección natural quizás esté ayudando a las especies a adaptarse a las vicisitudes de su existencia, pero “en ningún caso crea nada nuevo”.

Lo cierto es que los pinzones de Darwin no se han transformado en “nada nuevo”. Siguen siendo pinzones. Y el hecho de que se puedan cruzar pone en entredicho los criterios que siguen algunos evolucionistas para definir las especies. Todo eso, además, revela que hasta las más prestigiosas academias científicas son parciales a la hora de presentar las pruebas.

¿Demuestra el registro fósil que hubo cambios macroevolutivos?

El folleto antes mencionado deja al lector con la impresión de que los fósiles hasta ahora descubiertos demuestran sobradamente la macroevolución. Dice así: “Se han hallado tantas formas intermedias entre peces y anfibios, entre anfibios y reptiles, entre reptiles y mamíferos, y dentro de la cadena evolutiva de los primates, que en muchos casos es difícil precisar cuándo se produce la transición de una especie a otra”.

Esta afirmación tan categórica resulta sorprendente. ¿Por qué? En el año 2004, la revista National Geographic en Español dijo que el registro fósil “es como una película sobre la evolución de la cual se han perdido 999 de cada mil cuadros [fotogramas] en el cuarto de edición”. ¿Puede decirse que los “cuadros” que no se han perdido aportan pruebas del proceso de la macroevolución? ¿Qué demuestra realmente el registro fósil? Niles Eldredge, evolucionista acérrimo, admite que dicho registro revela la existencia de períodos largos de tiempo durante los cuales “se acumularon pocos cambios evolutivos, si acaso alguno, en la mayor parte de las especies”.

Hasta la fecha se han desenterrado y catalogado 200 millones de fósiles grandes y una infinidad de microfósiles. Muchos científicos concuerdan en que este vasto y detallado registro demuestra que todos los grupos principales de animales aparecieron de repente y se mantuvieron casi inalterados, y que numerosas especies desaparecieron de forma igual de súbita. Tras repasar las pruebas del registro fósil, el biólogo Jonathan Wells escribe: “Es obvio que en el nivel de los reinos, los filos y las clases, la descendencia con modificaciones a partir de antepasados comunes no es un hecho comprobado. A juzgar por las pruebas del registro fósil y de los sistemas moleculares, ni siquiera es una teoría bien fundamentada”.

La evolución: ¿mito o realidad?

No se deje engañar por argumentos ingeniosos pero absolutamente falsos acerca de la teoría evolutiva de las “moléculas al hombre”.

No deje que le extravíen con “argumentos ingeniosos” pero absolutamente falsos acerca de la teoría evolutiva de las “moléculas al hombre”. Imagen :Internet

¿Por qué insisten muchos evolucionistas destacados en que la macroevolución es una realidad? Tras criticar algunos argumentos del profesor Dawkins —citado al inicio de este artículo—, el influyente evolucionista Richard Lewontin explica así por qué tantos hombres de ciencia no dudan en aceptar teorías contrarias al sentido común: “Tenemos un compromiso previo, un compromiso con el materialismo”.###### Una gran cantidad de científicos se niegan a considerar siquiera la posibilidad de que haya un Diseñador inteligente. Como dice Lewontin, “no podemos aceptar la más mínima alusión a lo divino”.

La revista Scientific American recoge el siguiente comentario del sociólogo Rodney Stark al respecto: “Desde hace doscientos años se viene fomentando la idea de que para dedicarse a la ciencia, uno tiene que mantenerse libre de las ataduras de la religión”. Stark también señala que en las universidades donde se realizan labores de investigación, “la gente religiosa no se atreve a abrir la boca”, y “la antirreligiosa la discrimina”. Según él, “en las escalas superiores [de la comunidad científica] se recompensa a quienes son antirreligiosos”.

Para aceptar como válida la teoría de la macroevolución, hay que creer que los científicos agnósticos o ateos no dejan que sus convicciones personales influyan en sus interpretaciones de los hallazgos científicos. Hay que creer que las mutaciones y la selección natural dieron lugar a todas las complejas formas de vida existentes, aunque después de estudiar por cien años una infinidad de mutaciones se haya demostrado que estas no han convertido ni una sola especie bien definida en otra totalmente nueva. Hay que creer también que todos los seres vivos evolucionaron de forma gradual a partir de un antepasado común, si bien el registro fósil demuestra claramente que los principales tipos de plantas y animales aparecieron de súbito y no se transformaron en otros tipos, sin importar que hubieran transcurrido períodos larguísimos de tiempo. ¿Le parece, entonces, que la teoría de la evolución se basa en hechos, o que es un mito?

¿CÓMO SE CLASIFICAN LOS SERES VIVOS?

La clasificación de los organismos forma una jerarquía que va desde el nivel más básico, el de la especie, hasta el más amplio, el del reino.^ Comparemos, por ejemplo, la clasificación del ser humano con la de la mosca del vinagre.

SER HUMANO MOSCA DEL VINAGRE
Especie sapiens melanogaster
Género Homo Drosophila
Familia Homínidos Drosofílidos
Orden Primates Dípteros
Clase Mamíferos Insectos
Filo Cordados Artrópodos
Reino Animal Animal
^ Nota: Génesis dice que las plantas y los animales se reproducirían “según su género” (Génesis 1:12, 21, 24, 25). El término género no tiene en este caso el sentido que se le da en lenguaje científico. Además, no debe confundirse con la clasificación biológica de especie.

# Los criadores de perros cruzan sus animales con el objetivo de obtener a la larga descendientes con las patas más cortas o el pelo más largo que sus antecesores. No obstante, las modificaciones resultantes por lo general se deben al mal funcionamiento de determinados genes. Por ejemplo, el tamaño reducido del teckel, o perro salchicha, es consecuencia de un defecto en el desarrollo del cartílago, lo que produce enanismo.

## Aunque la palabra especie aparece con frecuencia en este artículo, cabe mencionar que el libro bíblico de Génesis no utiliza “especie”, sino “género”, término de significado mucho más amplio. En numerosos casos, lo que para los científicos constituye evolución de una nueva especie es tan solo una variación dentro del “género” bíblico.

### Se ha demostrado que el citoplasma, las membranas y otros elementos de la célula también determinan hasta cierto punto las características de los seres vivos.

#### Sus comentarios no representan necesariamente la opinión del Instituto Max Planck.

##### Todos los experimentos sobre mutaciones demostraron que cada vez se obtenían menos mutantes nuevos y que siempre reaparecía el mismo tipo de mutantes. Lönnig dedujo de este fenómeno la “ley de la variación recurrente”. Por otra parte, menos del 1% de las mutaciones de plantas fueron elegidas para realizar más experimentos, y de estas, menos del 1% resultaron aptas para uso comercial. Al aplicar el método de la reproducción mediante mutaciones a los animales, los resultados fueron aún peores, por lo que el método se abandonó por completo.

###### El materialismo, en este sentido, se refiere a la teoría filosófica según la cual la materia física es la realidad única o fundamental, lo que implica que el universo entero, con todas sus formas de vida, llegó a existir sin ningún tipo de intervención sobrenatural.

Información textual de: ¡Despertad 9/06 págs. 13-17 ¿Es la evolución una realidad?


MÁS INFORMACIÓN

El universo. ¿Tuvo algún propósito su formación?

EL ADN: EL LIBRO DE LA VIDA

¿Cómo empezó la vida?

¿Concuerda la Biblia con la ciencia?

Lo que nadie le ha dicho sobre la creación

About meschareth

Meschareth. Un simple ministro, de la “buenas nuevas”. Cree sinceramente en el mensaje bíblico y ha estudiado las escritura a la luz de diversos razonamientos. Reconoce las verdades explícitas e implícitas de la Biblia y tiene el deseo de compartirlas en este espacio. Su fe en las Escrituras lo ha llevado desde hace años a predicar sus creencias en asociación de millones de cristianos por todo el mundo bajo el liderazgo de Cristo como Testigo De Jehová. Si usted está interesado en la obra de los Testigos de Jehová en Cuba, le invito a que los contacte en: Ave. 15 No. 4608. Municipio Playa. Habana. También en las calles, Salones del Reino y/o lugares de reunión. Los testigos cristianos de Jehová estarán complacidos en ayudarle a conocer el Único Dios verdadero Jehová y a su Hijo Jesucristo y así poder disfrutar de una vida con propósito y esperanza.
Tagged , , , . Bookmark the permalink.

11 Responses to ¿Es la evolución una realidad?

  1. El oyente says:

    Me parece contundente este análisis.
    Felicidades Meschareth. Ha sido usted muy acertado en ponerlo en su Blog. Muchos no leen las revistas de los testigos por prejuicios pero me parece que con este artículo de la Despertad algunos baluartes de la evolución fueron descubiertos como falsos y falsa ciencia.

    • meschareth says:

      Gracias, siempre que lo que posteo no es de mi propia cosecha, respeto los derechos de quienes lo escribieron. Y siempre que leo algo, que acepto luego como interesante e instructivo, y en este caso como verdad, no tengo ningún problema para re[producirlo y adaptarlo al momento y al público. Pero desde luego siempre reconociendo la fuente. Si a usted le sirvió de algo, mi trabajo está hecho y su fruto ha sido cultivado. Gracias por comentar.
      Saludos

  2. Sergio says:

    Se que Ud se ofendió en el otro foro y no era para menos. No se si me publique ahora….

    Preo le voy a hacer una pregunta para ver si al menos entiendo algo… Ya que la evolucion es falsa, ahora quiero entender a ver si Ud tiene la amabilidad y me explica, como opera la creacion o el diseño.
    Si la evolucion no ocurrió, y todos sus esfuerzos editoriales estan para desacreditarla o para definir sus aparentes errores, entonces que fue lo que pasó. Me podria ud explicar? Como entiendo la creacion o el diseño? Creo Dios todas las criaturas de la nada? Aparecieron todas la la vez? Convivieron el hombre con todos los animales extintos que son el 99% de la vida terrestre? Se llevo Noe al arca las miles de especies de reptiles que se extinguieron?
    Como explicar el endemismo? Como explicar la demografia? Como expliacar la Filogenetica?
    Sin animo de que Ud se ofenda pero al menos deseria adentrarme en el pensamiento alternativo… Gracias y disculpe Que Jehová nos de entendimiento.

    • meschareth says:

      Estimado Dr. Sergio mi ofensa no fue por los argumentos que se daban, ni por la forma en que se acepta una hipótesis o no. Yo sentí algo de ofensa cuando se me dijo hipócrita – recuerde – y mentiroso. Escribí allí un comentario aceptando sus disculpas y algo más, parece que no llego el comentario o no se público.
      Pero se lo pongo aquí para que usted lo pueda leer:

      ‘Pero fíjese que me refería más que nada a que si somos animales pues no está mal del todo que en algún sentido en vez de manos tengamos garras.
      Pero no importa: manos y garras los dos términos, los dos miembros, son partes creadas y sabiamente colocadas en cada humano y en cada animal que por concepto científicos se haya designado como nombre para unos y otros. Y que por esos mismos conceptos hoy se difieren unas de otras.
      Sobre la enorme laguna que existe entre los humanos y los animales, Alfred R. Wallace, el ‘codescubridor de la evolución’, escribió a Darwin: “La selección natural solo pudiera haber dotado al salvaje de un cerebro poco superior al del antropoide, pero él posee uno que es muy poco inferior al de un miembro común de nuestra ilustrada sociedad”. Darwin, perturbado por esta admisión, respondió: “Espero que usted no haya asesinado completamente la criatura suya y mía”(Ibíd., pp. 58, 59.)
      En otras palabras, para Wallace, hasta la “simple” mano de un humano es más compleja que el mismo cerebro del salvaje mono o supuesto homínido eslabón perdido.

      El decir que creer que el cerebro humano evolucionó del de algún animal es resistir a la razón y los hechos. Mucho más lógica es esta conclusión: “No me queda más remedio que reconocer la existencia de un Intelecto Superior, responsable del diseño y desarrollo de la increíble relación entre el cerebro y la mente… algo que está mucho más allá de lo que el hombre puede entender. […] Tengo que creer que todo esto tuvo un principio inteligente, que Alguien hizo que sucediera”. (Dr. Robert J. Whiteh, neurocirujano. Reader’s Digest, “Thoughts of a Brain Surgeon”, por Robert J. White, septiembre de 1978, pp. 99, 100.)’
      Saludos
      Pd./ Trataré, en lo posible, de darle algunas de las respuestas que pide usted “del pensamiento alternativo”
      Saludos

      • El oyente says:

        Que interesante, aunque debo aclarar que no me inclino por ninguna religión conocida, lo que acabo de leer en este comentario me produce satisfacción a la vez que confieso mi desconocimiento de dicho suceso.
        Así que el codescubridor de la teoría después la cuestionó.
        Saludos

  3. Sergio says:

    He estado dedicando las Ultimas Horas a sentarme en La PC y buscar toda la Informacion posible sobre este Articulo. Gracias a Dios existe Internet y puedo leer los articulos originales escritos por sus autores que cita esta pagina, si Ud me lo permite en otros comentarios abordare con mas detalle a la conclusion que llegue, Como cosa preliminar podria adelantarle que lo escrito aqui esta Lleno de TRAMPAS que pasan inadvertidas al lector no curioso.
    LA PRIMERA DE ELLAS: Es que todo articulo que pretenda ser serio debe dar las referencias bibliografias.
    Por ahora me estoy deleitando con los cientos de trabajos publicados por el Intituto Max Plank de Alemania donde trabaja Wolf-Ekkehard Lönnig y he leido algunos de el sobre la variacion genetica en las plantas escritos por el y por Peter von Sengbusch. Comprendera trabajando yo en un centro de Genetica el lenguaje me es familiar.
    Por ahora ademas le adelanto a Ud. que se sorprendera mucho, -claro si tiene la mente abierta- de que los han escrito este articulo sencillamente le han tomado el pelo: Cuando termine la revision Bibliografica le escribo. Saludos.

    • meschareth says:

      Perdón por no hacerle la aclarción:

      WOLF-EKKEHARD LÖNNIG
      Realiza investigaciones científicas con mutaciones genéticas en plantas desde hace veintiocho años, los últimos veintiuno en el Instituto Max Planck para la Investigación de la Reproducción Vegetal, situado en Colonia (Alemania). Además, lleva tres décadas sirviendo de superintendente cristiano en una congregación de los testigos de Jehová.
      “Mi experiencia en el terreno de la genética y mis estudios de materias relacionadas con la biología, como la fisiología y la morfología, han hecho que me percate de las enormes y a menudo indescifrables complejidades de la vida. Al analizar estos temas se ha fortalecido mi convicción de que todas las formas de vida, aun las más básicas, tienen un origen inteligente.”
      “La comunidad científica es muy consciente de la complejidad de los seres vivos. Pero los fascinantes datos que prueban dicha complejidad suelen presentarse en un contexto claramente evolutivo. Sin embargo, yo opino que los argumentos en contra del relato bíblico de la creación se desmoronan al someterlos al escrutinio científico. Y llevo décadas examinando tales argumentos. Después de estudiar con tanto detenimiento los seres vivos y comprobar que las leyes del universo generan las condiciones idóneas para que haya vida en la Tierra, me veo obligado a aceptar la existencia de un Creador.”
      “Todo lo que observo tiene una causa”

      Según ¡Despertad! 9/06 pág. 21 Por qué creemos que hay un Creador

  4. Seraph says:

    DTB!!!
    Gracias por este artículo, serían amables de informarme por correo con más contenido sobre estos temas estaré agradecido si aceptan…

    Que la paz del SEÑOR los acompañe

  5. Seraph says:

    DTB!!!
    Ya me hice con “EL ORIGEN DE LA VIDA- CINCO CUESTIONES DIGNAS DE ANÁLISIS” está muy bueno el folleto tiene datos intereesantes y fuertes con respecto al ADN
    Espero que sigan esforzándose en este tipo de contenido
    Que la Paz y el Conocimiento los Acompañe
    Sayonara

    • meschareth says:

      Saludos @Seraph

      Gracias por comentar
      Pero siempre demos gracias a Jehová Dios y a su Hijo Jesucristo por mantenernos fuertes en la fe y por darnos al “esclavo fiel y discreto” que nos ayuda con el alimento espiritual que proviene de la Biblia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *