¿Por qué le pasan cosas malas a la gente buena?

Gente tratando de salvarse de un desastre. Imagen de: La Atalaya 1/7/14 págs. 4

Gente tratando de salvarse de un desastre. Imagen de: La Atalaya 1/7/14 págs. 4

Como Jehová ha creado todas las cosas y es todopoderoso, mucha gente lo responsabiliza por todo lo que pasa en el mundo, incluidas las cosas malas. Sin embargo, la Biblia dice lo siguiente acerca de él:

“Jehová es justo en todos sus caminos.” (Salmo 145:17.)

“Todos [los] caminos [de Dios] son justicia. Dios de fidelidad, con quien no hay injusticia; justo y recto es él.” (Deuteronomio 32:4.)

“Jehová es muy tierno en cariño, y [es] misericordioso.” (Santiago 5:11.)

Está claro que Dios no hace cosas malas.Sin embargo, hay quien piensa que sí motiva a la gente a hacerlas. ¿Es cierto eso? De ningún modo. La Biblia dice: “Al estar bajo prueba, que nadie diga: ‘Dios me somete a prueba’. Porque con cosas malas Dios no puede ser sometido a prueba, ni somete a prueba él mismo a nadie” (Santiago 1:13). Él no prueba a la gente incitándola a hacer el mal. No hace cosas malas ni empuja a los demás para que las hagan. Entonces, ¿a qué o a quién hay que culpar?

ESTAR EN EL LUGAR INDEBIDO EN EL MOMENTO INOPORTUNO

¿Por qué no protege Dios a la gente buena de la delincuencia? Imagen tomada de: La Atalaya 1/7/14 págs. 4-6

¿Por qué no protege Dios a la gente buena de la delincuencia? Imagen tomada de: La Atalaya 1/7/14 págs. 4-6

La Biblia explica con estas palabras una de las razones por las que el hombre sufre: “El tiempo y el suceso imprevisto les acaecen a todos” (Eclesiastés 9:11). Cuando ocurre un accidente o una situación inesperada, puede o no haber afectados. Eso depende en gran parte del lugar y el momento en que suceda. Hace dos mil años, Jesucristo habló del derrumbe de una torre que mató a 18 personas (Lucas 13:1-5). Las víctimas no murieron debido a la clase de vida que llevaban: simplemente estaban cerca de la torre cuando se vino abajo. En nuestros días, el terremoto que devastó Haití en enero de 2010 se cobró 300.000 vidas, según informes del gobierno, y arrasó el país sin hacer ningún tipo de distinción. También las enfermedades pueden sobrevenirle a cualquier persona y en cualquier momento.

Quizás alguien se pregunte:“¿No pudo haber evitado Dios esos desastres? ¿No pudo haber protegido a la gente buena de la calamidad?”. Pues bien, para poder intervenir, Dios tendría que saber cuándo van a suceder dichos sucesos. Y aunque es cierto que él tiene la capacidad de predecir el futuro, hay una pregunta que debemos hacernos: ¿utiliza su poder de predicción para predecirlo todo? (Isaías 42:9.)

La Biblia dice: “Nuestro Dios está en los cielos; todo lo que se deleitó en hacer lo ha hecho” (Salmo 115:3). Así es, Jehová hace todo lo que considera necesario, pero no todo lo que es capaz de hacer. Eso es particularmente cierto en lo que tiene que ver con predecir el futuro. Por ejemplo, cuando las antiguas ciudades de Sodoma y Gomorra se llenaron de maldad, Dios le dijo al patriarca Abrahán: “Estoy completamente resuelto a bajar para ver si obran del todo conforme al clamor que acerca de ello ha llegado a mí, y, si no, podré llegar a saberlo” (Génesis 18:20, 21). Durante un tiempo, Jehová no quiso conocer el grado de maldad que existía en aquellas ciudades; de modo que él decide no predecirlo todo (Génesis 22:12). Ahora bien, esto no quiere decir que sea imperfecto o débil. La Biblia dice: “Perfecta es su actividad”; de modo que él equilibra su capacidad de prever el futuro con el cumplimiento de su propósito. No obliga a nadie a obedecer sus normas (Deuteronomio 32:4)^. La conclusión es, simple y llanamente, que Dios decide qué cosas predecir y qué cosas no.

¿TIENE EL HOMBRE LA CULPA?

Parte de la culpa por la maldad la tiene el ser humano.La Biblia explica así el proceso que da origen a un acto dañino: “Cada uno es probado al ser provocado y cautivado por su propio deseo. Entonces el deseo, cuando se ha hecho fecundo, da a luz el pecado; a su vez, el pecado, cuando se ha realizado, produce la muerte” (Santiago 1:14, 15). En efecto, cuando una persona lleva a cabo sus malos deseos, lo más seguro es que sufra las consecuencias (Romanos 7:21-23). Por otro lado, el hombre ha cometido actos espantosos que han causado muchísimo sufrimiento a los demás, tal como lo demuestra la historia. Y no solo eso, sino que los malvados influyen en otras personas y las corrompen, con lo cual se crea un círculo vicioso que no acaba nunca (Proverbios 1:10-16).

El hombre ha cometido actos espantosos que han causado muchísimo sufrimiento a los demás

¿Debería intervenir Dios? ¿Debería impedir que hiciéramos cosas malas? Bueno, pensemos en la manera en que hemos sido hechos. La Biblia dice que Dios nos creó a su imagen y semejanza. Gracias a ello podemos imitar sus cualidades (Génesis 1:26). Además, nos dio un hermoso regalo: la libertad de elegir. Podemos decidir si vamos a amarlo y a obedecer sus normas (Deuteronomio 30:19, 20). Si nos obligara a actuar de cierto modo, ¿no estaría quitándonos el regalo que nos ha dado? ¿No nos convertiríamos en robots programados para hacer lo que él quisiera? Lo mismo pasaría si el destino, o kismet, determinara todo lo que hacemos y lo que nos ocurre. Es de agradecer, sin duda, que Dios nos trate con dignidad y nos permita elegir el camino que tomaremos en la vida. Ahora bien, eso no significa que estemos condenados a sufrir para siempre debido a los errores y malas decisiones de los demás.

¿PODRÍA SER UNA CUESTIÓN DE KARMA?

Si le hiciéramos la pregunta de la portada de esta revista a un hindú o a un budista, lo más seguro es que respondieran: “A la gente buena le pasan cosas malas debido a la ley del karma: están pagando por las cosas que hicieron en alguna vida anterior”.^

A fin de entender mejor este asunto, veamos lo que dice la Biblia sobre la muerte. En el jardín de Edén, donde tuvo su comienzo la humanidad, el Creador le dijo lo siguiente a Adán, el primer hombre: “De todo árbol del jardín puedes comer hasta quedar satisfecho. Pero en cuanto al árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo, no debes comer de él, porque en el día que comas de él, positivamente morirás” (Génesis 2:16, 17). Si Adán hubiera obedecido a Dios y no hubiera pecado, habría vivido eternamente. La muerte es un castigo por su acto de desobediencia. Cuando él comenzó a tener hijos, “la muerte se extendió a todos los hombres” (Romanos 5:12). Por eso se puede decir que la muerte es la paga del pecado (Romanos 6:23). Además, la Biblia dice que “el que ha muerto ha sido absuelto de su pecado” (Romanos 6:7). En otras palabras, la gente no sigue pagando por sus pecados después de morir.

Hoy día, millones de personas aseguran que el sufrimiento del ser humano se debe al karma. Quien tiene esta creencia normalmente acepta el sufrimiento (el suyo y el de los demás) sin inquietarse demasiado. No obstante, la idea del karma no ofrece ninguna esperanza de que dejen de pasar cosas malas. Se piensa que el único alivio que puede obtener el individuo es ser liberado del ciclo de reencarnaciones mediante una conducta socialmente aceptable y un conocimiento especial. Dichas ideas, por supuesto, son muy diferentes de las que contiene la Biblia.^

LA PRINCIPAL CAUSA

¿Sabía que el principal causante del sufrimento es "el gobernante de este mundo", Satanás?(Juan 14:30). La Atalaya 1/7/14 págs. 4-6

¿Sabía que el principal causante del sufrimento es “el gobernante de este mundo”, Satanás?(Juan 14:30). La Atalaya 1/7/14 págs. 4-6

Sin embargo, la principal causa de la maldad no es el hombre, sino Satanás. Él es un ángel que al principio fue fiel a Dios, pero“no permaneció firme en la verdad” e hizo que apareciera el pecado en el mundo (Juan 8:44). ¿Cómo? Organizando una rebelión en el jardín de Edén (Génesis 3:1-5). Jesucristo lo llamó el “inicuo” y “el gobernante del mundo” (Mateo 6:13; Juan 14:30). La mayor parte de la humanidad satisface su impulso de pasar por alto las normas de Jehová, lo cual es una manera de seguir a Satanás (1 Juan 2:15, 16). “El mundo entero yace en el poder del [maligno]”, señala 1 Juan 5:19. Pero hay otras criaturas espirituales que se han corrompido y se han unido a Satanás. La Biblia asegura que él está “extraviando a toda la tierra habitada” junto con sus demonios, lo cual nos causa un enorme dolor a todos (Revelación [Apocalipsis] 12:9, 12). Así que el principal culpable de la maldad es el Diablo.

Queda claro, pues, que Dios no es el responsable de las cosas malas que les ocurren a las personas. Tampoco es cierto que las haga sufrir. Al contrario, ha prometido eliminar la maldad.

¿QUE HARA DIOS CON LA MALDAD?

Familias felices se reúnen gracias a la resurrección en un nuevo mundo paradisiaco donde no habrá sufrimiento. Ilustración: Atalaya 1/7/14

Familias felices se reúnen gracias a la resurrección en un nuevo mundo paradisiaco donde no habrá sufrimiento. Ilustración: Atalaya 1/7/14 pág. 7

La Biblia dice con claridad lo que Jehová y su Hijo, Jesucristo, harán con el sufrimiento causado por Satanás. “Con este propósito el Hijo de Dios fue manifestado, a saber, para desbaratar las obras del Diablo.”(1 Juan 3:8.) El mundo actual —cuyos fundamentos son la codicia, el odio y la maldad— será eliminado. Además, Jesús promete que “el gobernante de este mundo [Satanás] será echado fuera”, será ejecutado (Juan 12:31). Ya sin la influencia de este ángel malvado, Dios dará inicio a un mundo nuevo y la Tierra se llenará de paz y armonía (2 Pedro 3:13).

Pero ¿qué hay de quienes se niegan tercamente a cambiar su forma de vivir e insisten en hacer el mal? Esta clara promesa de la Biblia nos da la respuesta: “Los rectos son los que residirán en la tierra, y los exentos de culpa son los que quedarán en ella”; entonces añade que los malos “serán cortados de la mismísima tierra; […] serán arrancados de ella” (Proverbios 2:21, 22). En efecto, desaparecerán las malas influencias y reinará la paz. En estas condiciones ideales, las personas obedientes serán liberadas gradualmente de la imperfección (Romanos 6:17, 18; 8:21).

Dios no eliminará la maldad convirtiéndonos en robots sin libertad de elección, sino enseñándonos sus normas y ayudándonos a dejar atrás los pensamientos y las acciones nocivas.

¿Y qué hará con los imprevistos, que tanto sufrimiento causan?Él ha prometido que muy pronto su Reino tomará el control de nuestro planeta, y ha nombrado rey de dicho gobierno a Jesucristo, quien tiene el poder de curar a los enfermos (Mateo 14:14). Su Hijo también tiene poder sobre las fuerzas de la naturaleza (Marcos 4:35-41). Él acabará con el daño causado por “el tiempo y el suceso imprevisto” (Eclesiastés 9:11). Bajo su reinado, ninguna calamidad volverá a azotar a la humanidad (Proverbios 1:33).

También hay esperanza para los millones de inocentes que han sufrido una muerte trágica. Poco antes de resucitar a su amigo Lázaro, Jesús dijo: “Yo soy la resurrección y la vida” (Juan 11:25). Así es, Jesús tiene el poder de resucitar a todas esas personas, de devolverles la vida.

Si quiere vivir en un mundo donde no le sucedan cosas malas a la gente buena, ¿por qué no estudia la Biblia? En ella aprenderá más acerca del Dios verdadero y sus propósitos. Los testigos de Jehová de su localidad lo ayudarán con gusto. Que usted invitado cordialmente a ponerse en contacto con ellos.

^ Le Recomendamos:

  • Para entender mejor por qué permite Dios que siga existiendo la maldad, vea el capítulo 11 del libro ¿Qué enseña realmente la Biblia?, publicado por los testigos de Jehová.
  • Para conocer mejor el origen de la llamada ley del karma, vea las páginas 8 a 12 del folleto ¿Qué nos sucede cuando morimos?, publicado por los testigos de Jehová.
  • Para conocer lo que dice la Biblia sobre los muertos y la esperanza que hay para ellos, vea los capítulos 6 y 7 del libro ¿Qué enseña realmente la Biblia?

Además, en nuestro sitio:

La vida sin sufrimiento, una promesa fidedigna

¿Hay solución para la intolerancia étnica?

¿Acabará el hombre con la Tierra?

Superando problemas que perjudican a nuestra familia

La vida eterna en la Tierra: Una esperanza paradisiaca resurge

¿Donde está Dios?


*A menos que se indique lo contrario las citas bíblicas son tomadas de la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras. Edición de 1987

Bibliografía usada de la Watchtower:

Se ha usado información de: La Atalaya  1/7/14 págs. 4-6 ¿Por qué le pasan cosas malas a la gente buena? y pág. 7 ¿Qué hará Dios con la maldad?

Tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

About meschareth

Meschareth. Un simple ministro, de la “buenas nuevas”. Cree sinceramente en el mensaje bíblico y ha estudiado las escritura a la luz de diversos razonamientos. Reconoce las verdades explícitas e implícitas de la Biblia y tiene el deseo de compartirlas en este espacio. Su fe en las Escrituras lo ha llevado desde hace años a predicar sus creencias en asociación de millones de cristianos por todo el mundo bajo el liderazgo de Cristo como Testigo De Jehová.
Si usted está interesado en la obra de los Testigos de Jehová en Cuba, le invito a que los contacte en: Ave. 15 No. 4608. Municipio Playa. Habana. También en las calles, Salones del Reino y/o lugares de reunión. Los testigos cristianos de Jehová estarán complacidos en ayudarle a conocer el Único Dios verdadero Jehová y a su Hijo Jesucristo y así poder disfrutar de una vida con propósito y esperanza.

Comments are closed.