¿Quiénes van al cielo, y para qué?

MUCHAS PERSONAS e instituciones religiosas dicen: ‘Todos los buenos van al cielo.’ Sin embargo, cuando se les pregunta por qué van al cielo, quizás digan: ‘Es para estar con Dios,’ o: ‘Es la recompensa que se les da por ser buenos.’ ¿Qué enseña la Biblia acerca de esto?

La Biblia muestra claramente que Jesús fue levantado de entre los muertos y que fue al cielo. Además, dice que otros humanos serían llevados allá. La noche antes de su muerte, Jesús dijo a sus apóstoles fieles: “En la casa de mi Padre hay muchas moradas. De otra manera, se lo hubiera dicho a ustedes, porque voy a preparar un lugar para ustedes. También, si prosigo mi camino y les preparo un lugar, vengo otra vez y los recibiré en casa a mí mismo, para que donde yo estoy también estén ustedes.(Juan 14:1-3)*

Está claro que Jesús estaba diciendo a sus apóstoles que a ellos se les llevaría al cielo para que estuvieran con él. El apóstol Pablo con frecuencia habló a los cristianos primitivos acerca de esa maravillosa esperanza. Por ejemplo, escribió: “En cuanto a nosotros, nuestra ciudadanía existe en los cielos, lugar de donde también esperamos con ansia a un salvador, el Señor Jesucristo.” (Filipenses 3:20, 21; Romanos 6:5; 2 Corintios 5:1, 2) Con tales promesas como base, millones de personas han puesto su esperanza en la vida celestial. Sin embargo, ¿irán al cielo todas las personas buenas?

¿VAN AL CIELO TODOS LOS BUENOS?

Poco después de la resurrección de Jesús, el apóstol Pedro dijo a una muchedumbre de judíos: “El cabeza de familia David . . . falleció y también fue sepultado y su tumba está entre nosotros hasta este día. De hecho David no ascendió a los cielos.” (Hechos 2:29, 34) Así que David, quien fue un hombre bueno, no fue al cielo.

Juan, quien bautizó a Jesús, también fue un hombre bueno. No obstante, Jesús dijo: “El que sea de los menores en el reino de los cielos mayor es que él.” (Mateo 11:11) Esto se debe a que Juan el Bautizante no irá al cielo. Cuando Jesús estuvo en la Tierra, lo cual fue más de 4.000 años después de la rebelión de Adán y Eva, dijo: “Ningún hombre ha ascendido al cielo sino el que descendió del cielo, el Hijo del hombre.(Juan 3:13)

Por lo tanto, de acuerdo con las propias palabras de Jesús, ningún hombre había ido al cielo durante todos aquellos 4.000 años de la historia humana hasta los días de él. Tanto David como Juan el Bautizante no habían ido al cielo luego de morir. De hecho, todos los hombres y mujeres fieles que murieron antes de la muerte de Jesús no tenían la esperanza de vivir el cielo, sino en la Tierra. Job otro siervo fiel de Jehová sabía que no iría al cielo después de morir. Pero tenía esperanza, como explicó: “Si un hombre físicamente capacitado muere, ¿puede volver a vivir? Todos los días de mi servicio obligatorio [el tiempo señalado en el sepulcro] esperaré, hasta que llegue mi relevo. Tú llamarás, y yo mismo te responderé.”(Job 14:13-15) Todos ellos serán resucitados para que estén entre los súbditos terrestres del reino de Dios.(Salmo 72:7, 8; Hechos 17:31)

Un reino de reyes y sacerdotes: Cristo Jesús, el rey del reino de Dios y sus 144 mil fieles asociados gobernaran por 1000 años sobre la tierra.(Revelación 5:9, 10; 7:4-8; 20:6) Ilustración: La Atalaya 15/10/14

Un reino de reyes y sacerdotes: Cristo Jesús, el rey del reino de Dios y sus 144 mil fieles asociados gobernaran por 1000 años sobre la tierra.(Revelación 5:9, 10; 7:4-8; 20:6) Ilustración: La Atalaya 15/10/14

PARA QUÉ ALGUNOS FIELES VAN AL CIELO

 ¿Por qué fue Jesús al cielo? ¿Qué trabajo tiene que hacer allí? Es importante que sepamos estas cosas. Esto se debe a que los que van al cielo participarán con Jesús en Su trabajo u obra. Precisamente para eso van al cielo.

Jesús gobernará sobre la nueva tierra paradisíaca como rey del gobierno celestial de Dios. Mucho antes de que Jesús viniera a la Tierra, el libro bíblico de Daniel predijo que al “hijo del hombre” se le ‘daría gobernación.’ El “Hijo del hombre” es Jesucristo. (Marcos 14:41, 62) Y Daniel pasa a decir: “Su gobernación es una gobernación indefinidamente duradera que no pasará, y su reino uno que no será reducido a ruinas.”(Daniel 7:13, 14)

Sin embargo, es importante que notemos aquí en el libro de Daniel que el “hijo del hombre” no ha de gobernar solo. La Biblia dice: “Y el reino y la gobernación . . . fueron dados al pueblo que son los santos del Supremo. Su reino [es decir: el reino de ellos] es un reino indefinidamente duradero.” (Daniel 7:27) Estas expresiones “el pueblo” y “su reino” nos dan a saber que otras personas gobernarán con Cristo en el gobierno de Dios.

En la última noche que Jesús pasó con sus 11 apóstoles fieles él mostró que ellos serían gobernantes con él en el reino de Dios. Les dijo: “Ustedes son los que con constancia han continuado conmigo en mis pruebas; y yo hago un pacto con ustedes, así como mi Padre ha hecho un pacto conmigo, para un reino.” (Lucas 22:28, 29) Más tarde, el apóstol Pablo y Timoteo fueron incluidos en este pacto, o acuerdo, para un reino. Por esa razón Pablo escribió a Timoteo: “Si seguimos aguantando, también gobernaremos juntos como reyes.” (2 Timoteo 2:12) Además, el apóstol Juan escribió acerca de los que han de “gobernar como reyes sobre la tierra” junto con Jesucristo.(Revelación 5:9, 10; 20:6)

 Así que los que van al cielo van allí para servir como gobernantes junto con Cristo en el gobierno celestial de Dios. Aunque Jesús es la principal “descendencia” prometida, Dios escoge a otros de entre la humanidad para que gobiernen con Jesús en el reino. Así, éstos llegan a ser parte de la “descendencia,” como dice la Biblia: “Si pertenecen a Cristo, realmente son descendencia de Abrahán, herederos con respecto a una promesa.”(Gálatas 3:16, 29; Santiago 2:5)

¿PERO CUÁNTOS VAN AL CIELO?

Puesto que han de gobernar sobre la Tierra, es obvio que los que van al cielo serán seguidores de Cristo que habrán sido examinados y probados para ello. Esto significa que no se llevará al cielo a infantes o niñitos, quienes no habrán sido sometidos a una prueba completa durante años de servicio cristiano. (Mateo 16:24) Sin embargo, esos jóvenes que mueren tienen la esperanza de que se les levante a la vida en la Tierra. (Juan 5:28, 29) De modo que la cantidad total de los que van al cielo será pequeña en comparación con los muchos que recibirán vida en la Tierra bajo la gobernación del Reino. Jesús dijo a sus discípulos: “No teman, rebaño pequeño, porque su Padre ha aprobado darles el reino.”(Lucas 12:32)

¿Hasta qué grado será pequeña la cantidad de los que compondrán esa clase de los gobernantes del Reino? ¿Estarán en ella únicamente los apóstoles y otros primeros seguidores de Jesús?No; la Biblia muestra que en el “rebaño pequeño” habrá más personas. En Revelación 14:1, 3 la Biblia dice: “Y vi, y ¡miren! el Cordero [Jesucristo] de pie sobre el monte [celestial] Sión, y con él ciento cuarenta y cuatro mil . . . que han sido comprados [o tomados] de la tierra.” Note que solo se ve a 144.000 personas con el Cordero, Jesucristo, sobre el monte Sión celestial. (Hebreos 12:22) Por eso, en vez de decir que todos los buenos van al cielo, la Biblia revela que solamente 144.000 personas fieles y probadas serán llevadas allá para gobernar con Cristo.

POR QUÉ SE LES ESCOGE DE LA TIERRA

Pero, ¿por qué escoge Dios de entre la humanidad a estos gobernantes? ¿Por qué no escoge a ángeles y hace que éstos gobiernen con Cristo? Pues bien, aquí en la Tierra fue donde se levantó el desafío al derecho de Jehová a gobernar. Aquí fue donde se pudo someter a prueba la fidelidad de los hombres a Dios bajo la oposición del Diablo. Aquí fue donde Jesús probó su plena lealtad a Dios bajo prueba y donde dio su vida como rescate para la humanidad. De modo que fue de la Tierra de donde Jehová hizo arreglos para tomar un “rebaño pequeño” de personas para que estén asociadas con su Hijo en el reino celestial. Estos son los que, por su fidelidad a Dios, han probado que la acusación del Diablo de que los hombres sirven a Dios solo por razones egoístas es falsa. Es apropiado, por tanto, el que Jehová use a estos humanos para gloria Suya.(Efesios 1:9-12)

Además, piense en lo maravilloso que será el tener como gobernantes a personas que han demostrado su fidelidad a Dios en la Tierra; sí, muchas de ellas hasta el grado de sacrificar la vida a favor del Reino. (Revelación 12:10, 11; 20:4) Los ángeles no se han enfrentado a pruebas como ésas. Tampoco han experimentado los problemas que son comunes a la humanidad. Por eso no entenderían completamente lo que es ser un humano pecaminoso y tener los problemas que nosotros los humanos tenemos. Pero los 144.000 entenderán porque han tenido estos mismísimos problemas. Algunos de ellos han tenido que vencer prácticas muy pecaminosas, y saben lo difícil que puede ser eso. (1 Corintios 6:9-11) Por tanto, desplegarán comprensión al tratar con sus súbditos terrestres.(Hebreos 2:17, 18)

LO NUEVO EN EL PROPÓSITO DE DIOS

¿Quiere usted ser súbdito del gobierno de Dios y vivir para siempre en un paraíso?(Isaías 11:6-8; Salmo 37:11; Revelacion 21:3,4). Ilustración: La Atalaya 15/1014

¿Quiere usted ser súbdito del gobierno de Dios y vivir para siempre en un paraíso?(Isaías 11:6-8; Salmo 37:11; Revelacion 21:3,4). Ilustración: La Atalaya 15/1014

Jehová Dios no cambió de propósito para la Tierra ni para la humanidad sobre ella después que Adán hubo puesto a la raza humana en la senda del pecado y la muerte.Si Dios hubiera hecho eso, ello habría significado que él no podía llevar a cabo su propósito original. Desde el principio su propósito fue tener por toda la Tierra un paraíso que estuviera lleno de gente feliz y saludable, y ese propósito sigue vigente. Lo único nuevo que Dios introdujo fue su arreglo de un nuevo gobierno que llevara a cabo su propósito. Como hemos visto, su Hijo, Jesucristo, es el gobernante principal en este gobierno, y 144.000 personas serán tomadas de entre la humanidad para gobernar en el cielo con él.(Revelación 7:4)

Después del Armagedón el pueblo de Dios sale victorioso hacia un nuevo mundo paradisíaco. Ilustración: www.jw.org

Después del Armagedón el pueblo de Dios sale victorioso hacia un nuevo mundo paradisíaco. ¿Se hayará usted entre estos sobrevivientes? Ilustración: www.jw.org

Estos gobernantes que estarán en el cielo constituirán los “nuevos cielos” del nuevo sistema de Dios. Sin embargo, está claro que si sobre la Tierra ha de haber tales gobernantes justos, entonces también ha de haber súbditos sobre los cuales ellos gobiernen. La Biblia llama a estas personas la “nueva tierra.” (2 Pedro 3:13; Revelación 21:1-4) Entre estas personas estarán Job, David y Juan el Bautizante… sí, todos los fieles que vivieron antes de que Cristo viniera a la Tierra. Pero habrá muchos más que serán parte de la “nueva tierra,” entre ellos personas que sobrevivan al fin de este inicuo sistema de cosas. ¿Se hallará usted entre estos sobrevivientes? ¿Quiere usted ser súbdito del gobierno de Dios y vivir para siempre en un paraíso?(Isaías 11:6-8; Salmo 37:11; Revelacion 21:3,4) Si así es, usted debe conocer a Dios y a su Hijo Cristo Jesús. Obtener esa clase especial de conocimiento bíblico que muy gustosamente los testigos de Jehová impartimos por toda la tierra habitada haciendo discípulos de todo tipo de gente para la gloria de Dios y de su Cristo.(Mateo 24:14; 28:19) Según la Biblia, en las propias palabras del Hombre más Grande de todo los tiempos:

“Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado” — Jesucristo (Juan 17:3 Reina-Valera 1995)


*A menos que se indique lo contrario las citas bíblicas son tomadas de la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras. Edición de 1987

Bibliografía usada de la Watchtower:

Con información del: Libro Usted puede vivir para siempre en el paraíso en la Tierra cap. 14 págs. 120-126 ¿Quiénes van al cielo, y por qué?

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Acerca de meschareth

Meschareth. Un simple ministro, de la “buenas nuevas”. Cree sinceramente en el mensaje bíblico y ha estudiado las escritura a la luz de diversos razonamientos. Reconoce las verdades explícitas e implícitas de la Biblia y tiene el deseo de compartirlas en este espacio. Su fe en las Escrituras lo ha llevado desde hace años a predicar sus creencias en asociación de millones de cristianos por todo el mundo bajo el liderazgo de Cristo como Testigo De Jehová. Si usted está interesado en la obra de los Testigos de Jehová en Cuba, le invito a que los contacte en: Ave. 15 No. 4608. Municipio Playa. Habana. También en las calles, Salones del Reino y/o lugares de reunión. Los testigos cristianos de Jehová estarán complacidos en ayudarle a conocer el Único Dios verdadero Jehová y a su Hijo Jesucristo y así poder disfrutar de una vida con propósito y esperanza.

Comentarios cerrados.