La trinidad ¿Una doctrina de la Biblia?-Parte I

¿Se ve que la Biblia la enseñe claramente?

Portada del Folleto: ¿Debería creer usted en la Trinidad?

Portada del Folleto: ¿Debería creer usted en la Trinidad?

SI LA doctrina de la Trinidad fuera cierta, la Biblia debería presentarla con toda claridad, y consecuentemente. ¿Por qué? Porque, como afirmaron los apóstoles, por la Biblia Dios se ha revelado a la humanidad. Y como para adorar a Dios aceptablemente tenemos que conocerlo, la Biblia debería decirnos con claridad y precisión quién es él.

Para los creyentes del primer siglo las Escrituras eran la revelación auténtica de Dios. Eran la base de sus creencias, la autoridad que lo resolvía todo. Por ejemplo, cuando el apóstol Pablo predicó a la gente de la ciudad de Berea, aquellas personas “recibieron la palabra con suma prontitud de ánimo, y examinaban con cuidado las Escrituras diariamente en cuanto a si estas cosas eran así”. (Hechos 17:10, 11.)*

¿A qué autoridad acudían, a su vez, los prominentes hombres de Dios de aquel tiempo? Hechos 17:2, 3 nos dice: “Según tenía por costumbre Pablo, […] razonó con ellos a partir de las Escrituras, explicando y probando por referencias [tomadas de las Escrituras]”.

Jesús mismo dio el ejemplo al usar las Escrituras como base para su enseñanza, pues vez tras vez decía: “Está escrito. “Les interpretó cosas referentes a él en todas las Escrituras.” (Mateo 4:4, 7; Lucas 24:27.)

Así que Jesús, Pablo y los creyentes del primer siglo utilizaron las Escrituras como base para su enseñanza. Sabían que “toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa para enseñar, para censurar, para rectificar las cosas, para disciplinar en justicia, para que el hombre de Dios sea enteramente competente y esté completamente equipado para toda buena obra”. (2 Timoteo 3:16, 17; véanse también 1 Corintios 4:6; 1 Tesalonicenses 2:13; 2 Pedro 1:20, 21.)

Puesto que la Biblia puede “rectificar las cosas”, debería revelar con claridad información sobre un asunto tan fundamental como el que se supone que sea la Trinidad. Pero ¿ven teólogos e historiadores mismos que la Biblia enseñe claramente la Trinidad?

¿Está en la Biblia la palabra “Trinidad”?

UNA publicación protestante dice: “La palabra Trinidad no se encuentra en la Biblia […] Fue solo en el siglo IV cuando halló formalmente lugar en la teología eclesiástica” (The Illustrated Bible Dictionary). Y una autoridad católica dice que la Trinidad “no es […] ni directa ni inmediatamente [la] palabra de Dios” (New Catholic Encyclopedia).

The Catholic Encyclopedia comenta: “No hay hasta ahora en las Escrituras ningún término que por sí solo denote juntas a las Tres Divinas Personas. La palabra τρίας [trí·as] (traducida al latín trinitas) se encuentra primero en Teófilo de Antioquía alrededor de 180 d. de J.C. […] Poco después aparece en su forma latina, trinitas, en Tertuliano”.

Sin embargo, esto en sí mismo no prueba que Tertuliano enseñara la Trinidad. Por ejemplo, la obra católica Trinitas—A Theological Encyclopedia of the Holy Trinity (Trinitas.—Una enciclopedia teológica de la Santísima Trinidad) señala que ciertas palabras de Tertuliano fueron usadas después por otros para describir la Trinidad. Entonces advierte: “Pero nadie puede sacar conclusiones precipitadas basándose en el uso, pues él no aplica esas palabras a la teología trinitaria”.

El testimonio de las Escrituras Hebreas

AUNQUE en la Biblia no se encuentra la palabra “Trinidad”, ¿se enseña por lo menos con claridad la idea de la Trinidad en ella? Por ejemplo, ¿qué revelan al respecto las Escrituras Hebreas (el “Antiguo Testamento”)?

The Encyclopedia of Religion reconoce lo siguiente: “Hoy los teólogos concuerdan en que la Biblia hebrea no contiene ninguna doctrina de la Trinidad”. Y la New Catholic Encyclopedia dice también: “La doctrina de la Santísima Trinidad no se enseña en el A[ntiguo] T[estamento]”.

De manera similar, en su libro The Triune God (El Dios trino y uno), el jesuita Edmund Fortman admite esto: “El Antiguo Testamento […] no nos dice nada, ni explícitamente ni por deducción obligatoria, acerca de un Dios Trino y Uno que sea Padre, Hijo y Espíritu Santo. […] No hay ninguna prueba de que escritor sagrado alguno siquiera se imaginara que en la Deidad existiera una [Trinidad]. […] Hasta el ver en [el “Antiguo Testamento”] sugerencias o prefiguraciones o ‘señales veladas’ de la trinidad de personas es ir más allá de las palabras y la intención de los escritores sagrados” (cursiva nuestra).

Un examen de las Escrituras Hebreas mismas corrobora esos comentarios. Como se ve, en los primeros 39 libros de la Biblia que componen el verdadero canon de las Escrituras Hebreas inspiradas no se enseña claramente una Trinidad.

El testimonio de las Escrituras Griegas

PUES bien, ¿hablan claramente de una Trinidad las Escrituras Griegas Cristianas (el “Nuevo Testamento”)?

The Encyclopedia of Religion dice: “Los teólogos concuerdan en que tampoco el Nuevo Testamento contiene una doctrina trinitaria explícita”.

El jesuita Fortman declara: “Los escritores del Nuevo Testamento […] no nos dan ninguna doctrina formal o formulada de la Trinidad, ninguna enseñanza explícita de que en un solo Dios haya tres divinas personas coiguales. […] En ningún lugar hallamos una doctrina trinitaria de tres entidades distintas que tengan vida y actividad divinas en la misma Deidad”.

The New Encyclopædia Britannica señala: “Ni la palabra Trinidad ni la doctrina explícita aparecen en el Nuevo Testamento”.

Bernhard Lohse dice en A Short History of Christian Doctrine (Breve historia de la doctrina cristiana): “Por lo que se refiere al Nuevo Testamento, en él no se halla ninguna doctrina trinitaria”.

También The New International Dictionary of New Testament Theology (El nuevo diccionario internacional de teología del Nuevo Testamento) declara: “El N[uevo] T[estamento] no contiene la doctrina de la Trinidad ya desarrollada. ‘En la Biblia no está la declaración expresa de que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo sean iguales en esencia’ [dijo el teólogo protestante Karl Barth]”.

El profesor E. Washburn Hopkins, de la Universidad Yale, afirmó: “Parece que ni Jesús ni Pablo conocían la doctrina de la Trinidad; […] no dicen nada en cuanto a ella” (Origin and Evolution of Religion).

El historiador Arthur Weigall señala: “Jesucristo nunca mencionó semejante fenómeno, y en ninguna parte del Nuevo Testamento aparece la palabra ‘Trinidad’. Solo trescientos años después de la muerte de nuestro Señor adoptó la Iglesia esa idea” (The Paganism in Our Christianity).

Como se ve, ni en los 39 libros de las Escrituras Hebreas ni en los 27 libros inspirados que componen el canon de las Escrituras Griegas Cristianas se ve que se enseñe claramente la Trinidad.

¿La enseñaron los cristianos primitivos?

¿ENSEÑARON la Trinidad los cristianos primitivos? Note los siguientes comentarios de historiadores y teólogos:

“El cristianismo primitivo no tenía una doctrina trinitaria explícita como la que se elaboró después en los credos” (The New International Dictionary of New Testament Theology).

“Sin embargo, al principio los cristianos primitivos no pensaron en aplicar aquella idea [de la Trinidad] a su propia fe. Tributaban sus devociones a Dios el Padre y a Jesucristo, el Hijo de Dios, y reconocían el […] Espíritu Santo; pero no había ninguna idea de que estos tres fueran una verdadera Trinidad, coiguales y unidos en Uno” (The Paganism in Our Christianity).

“Al principio la fe cristiana no era trinitaria […] Tampoco lo fue en las épocas apostólica y subapostólica, como se refleja en el N[uevo] T[estamento] y en otros escritos cristianos primitivos” (Encyclopædia of Religion and Ethics).

“La fórmula ‘un solo Dios en tres Personas’ no quedó firmemente establecida, y ciertamente no se asimiló por completo en la vida cristiana ni en su confesión de fe, antes del fin del siglo IV. […] Entre los Padres Apostólicos no había existido nada que siquiera remotamente se acercara a tal mentalidad o perspectiva” (New Catholic Encyclopedia).

Lo que enseñaron los padres de antes del Concilio de Nicea

Folleto: ¿Debería creer usted en la Trinidad?  pág. 3 ¿Cómo se explica la Trinidad?
LA IGLESIA Católica Romana dice: “La Trinidad es el término con que se designa la doctrina central de la religión cristiana  […] Así, en las palabras del Credo de Atanasio: ‘el Padre es Dios, el Hijo es Dios y el Espíritu Santo es Dios, y sin embargo no hay tres Dioses, sino un solo Dios’. En esta Trinidad […] las Personas son coeternas y coiguales: todas, igualmente, son increadas y omnipotentes” (The Catholic Encyclopedia).
Casi todas las demás iglesias de la cristiandad concuerdan con esa definición. Por ejemplo, la Iglesia Ortodoxa Griega también dice que la Trinidad es “la doctrina fundamental del cristianismo”, y hasta asegura: “Son cristianos los que aceptan como Dios a Cristo”. En el libro Our Orthodox Christian Faith (Nuestra fe ortodoxa cristiana), la misma iglesia declara: “Dios es trino y uno. […] El Padre es totalmente Dios. El Hijo es totalmente Dios. El Espíritu Santo es totalmente Dios”.

SE HA reconocido que en los primeros siglos tras el nacimiento de Cristo los padres de antes del Concilio de Nicea llevaron la delantera como maestros religiosos. Lo que ellos enseñaron es interesante.

Justino Mártir, quien murió alrededor del año 165 E.C., dijo que Jesús, antes de existir como humano, había sido un ángel creado que “no es el Dios que hizo todas las cosas”. Dijo que Jesús era inferior a Dios y “nunca hacía nada excepto lo que el Creador […] deseaba que hiciera y dijera”.

Ireneo, quien murió alrededor de 200 E.C., dijo que antes de vivir como humano Jesús había tenido una existencia separada de la de Dios y era inferior a él. Mostró que Jesús no es igual al “Único y verdadero Dios”, quien es “supremo sobre todos, y no hay otro fuera de él”.

Clemente de Alejandría, quien murió alrededor de 215 E.C., llamó a Dios el “único verdadero Dios increado e imperecedero”. Indicó que el Hijo “está después del único Padre omnipotente”, pero no es igual a él.

Tertuliano, quien murió alrededor de 230 E.C., enseñó la supremacía de Dios. Hizo la siguiente observación: “El Padre se diferencia del Hijo (otro), pues es mayor; porque el que engendra difiere del que es engendrado; el que envía difiere del que es enviado”. También dijo: “Hubo un tiempo en que el Hijo no existía. […] Antes de todas las cosas, Dios estaba solo”.

Hipólito, quien murió alrededor de 235 E.C., dijo que Dios es “el un solo Dios, el primero y Único, el Hacedor y Señor de todo”, quien “no tenía cosa alguna coetánea [de la misma edad] con él […] Sino que era Uno, solo por sí mismo, quien, por su voluntad, llamó a la existencia lo que no existía antes”, como a Jesús, quien fue creado mucho antes de que viviera como humano.

Orígenes, quien murió alrededor de 250 E.C., dijo que “el Padre y el Hijo son dos sustancias […] dos cosas en cuanto a su esencia”, y que “en comparación con el Padre, [el Hijo] es una luz muy pequeña”.

Resumiendo la evidencia histórica, Alvan Lamson dice en The Church of the First Three Centuries (La iglesia de los primeros tres siglos): “La doctrina popular moderna de la Trinidad […] no deriva apoyo alguno del lenguaje de Justino [Mártir]: y esta observación puede extenderse a todos los Padres de antes del Concilio de Nicea; es decir, a todos los escritores cristianos por tres siglos después del nacimiento de Cristo. Es verdad que hablan acerca del Padre, el Hijo y […] el Espíritu santo, pero no como si fueran coiguales, no como si fueran una sola esencia numérica, ni como Tres en Uno, ni en ninguno de los sentidos admitidos ahora por los trinitarios. Precisamente lo contrario es la realidad”.

De manera que el testimonio de la Biblia y de la historia muestra claramente que la Trinidad fue desconocida por todos los tiempos bíblicos y por varios siglos después.

“No hay ninguna prueba de que escritor sagrado alguno siquiera se imaginara que en la Deidad existiera una [Trinidad].”—The Triune God


*A menos que se indique lo contrario las citas bíblicas son tomadas de la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras. Edición de 1987

Bibliografía usada de la Watchtower: 

Folleto: ¿Debería creer usted en la Trinidad? pág. 5 ¿Se ve que la Biblia la enseñe claramente?

About meschareth

Meschareth. Un simple ministro, de la “buenas nuevas”. Cree sinceramente en el mensaje bíblico y ha estudiado las escritura a la luz de diversos razonamientos. Reconoce las verdades explícitas e implícitas de la Biblia y tiene el deseo de compartirlas en este espacio. Su fe en las Escrituras lo ha llevado desde hace años a predicar sus creencias en asociación de millones de cristianos por todo el mundo bajo el liderazgo de Cristo como Testigo De Jehová. Si usted está interesado en la obra de los Testigos de Jehová en Cuba, le invito a que los contacte en: Ave. 15 No. 4608. Municipio Playa. Habana. También en las calles, Salones del Reino y/o lugares de reunión. Los testigos cristianos de Jehová estarán complacidos en ayudarle a conocer el Único Dios verdadero Jehová y a su Hijo Jesucristo y así poder disfrutar de una vida con propósito y esperanza.
Tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

10 Responses to La trinidad ¿Una doctrina de la Biblia?-Parte I

  1. Todo el que quiera salvarse, es preciso ante todo que profese la fe católica:

    Pues quien no la observe integra y sin tacha, sin duda alguna perecerá eternamente.

    Y ésta es la fe católica: que veneremos a un solo Dios en la Trinidad santísima y a la Trinidad en la unidad.

    Sin confundir las personas, ni separar la sustancia.

    Porque una es la persona del Padre, otra la del Hijo y otra la del Espíritu Santo.

    Pero el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son una sola divinidad, les corresponde igual gloria y majestad eterna.

    Cual es el Padre, tal es el Hijo, tal el Espíritu Santo.

    Increado el Padre, increado el Hijo, increado el Espíritu Santo.

    Inmenso el Padre, inmenso el Hijo, inmenso el Espíritu Santo.

    Eterno el Padre, eterno el Hijo, eterno el Espíritu Santo.

    Y, sin embargo, no son tres eternos, sino un solo eterno.

    De la misma manera, no tres increados, ni tres inmensos, sino un increado y un inmenso.

    Igualmente, omnipotente el Padre, omnipotente el Hijo, omnipotente el Espíritu Santo.

    Y, sin embargo, no tres omnipotentes, sino un omnipotente.

    Del mismo modo, el Padre es Dios, el Hijo es Dios, el Espíritu Santo es Dios.

    Y, sin embargo, no son tres Dioses, sino un solo Dios.

    Así, el Padre es Señor, el Hijo es Señor, el Espíritu Santo es Señor.

    Y, sin embargo, no son tres Señores, sino un solo Señor.

    Porque así como la verdad cristiana nos obliga a creer que cada persona es Dios y Señor, la religión católica nos prohíbe que hablemos de tres Dioses o Señores.

    El Padre no ha sido hecho por nadie, ni creado, ni engendrado.

    El Hijo procede solamente del Padre, no hecho, ni creado, sino engendrado.

    El Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo, no hecho, ni creado, ni engendrado, sino procedente.

    Por tanto hay un solo Padre, no tres Padres; un Hijo, no tres Hijos; un Espíritu Santo, no tres Espíritus Santos.

    Y en esta Trinidad nada hay anterior o posterior, nada mayor o menor: pues las tres personas son coeternas e iguales entre sí.

    De tal manera que, como ya se ha dicho antes, hemos de venerar la unidad en la Trinidad y la Trinidad en la unidad.

    Por tanto, quien quiera salvarse, es necesario que crea estas cosas sobre la Trinidad.

    Pero para alcanzar la salvación eterna es preciso también creer firmemente en la encarnación de nuestro Señor Jesucristo.

    La fe verdadera consiste en que creamos y confesemos que nuestro Señor Jesucristo, Hijo de Dios, es Dios y Hombre.

    Es Dios, engendrado de la misma sustancia que el Padre, antes del tiempo; y hombre, engendrado de la sustancia de su Madre santísima en el tiempo.

    Perfecto Dios y perfecto hombre: que subsiste con alma racional y carne humana.

    Es igual al Padre según la divinidad; menor que el Padre según la humanidad.

    El cual, aunque es Dios y hombre, no son dos Cristos, sino un solo Cristo.

    Uno, no por conversión de la divinidad en cuerpo, sino por asunción de la humanidad en Dios.

    Uno absolutamente, no por confusión de sustancia, sino en la unidad de la persona.

    Pues como el alma racional y el cuerpo forman un hombre; así, Cristo es uno, siendo Dios y hombre.

    Que padeció por nuestra salvación: descendió a los infiernos y al tercer día resucitó de entre los muertos.

    Subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso: desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos.

    Y cuando venga, todos los hombres resucitarán con sus cuerpos, y cada uno rendirá cuentas de sus propios hechos.

    Y los que hicieron el bien gozarán de vida eterna, pero los que hicieron el mal irán al fuego eterno.

    Esta es la fe católica, y quien no la crea fiel y firmemente no se podrá salvar.

    • meschareth says:

      Bienvenido al BLog NuevoMundo.
      Su comentario denota celo católico por el cristianismo. Y es bueno dar en la vida con personas que creen en Dios. En el Dios de la Biblia. Y aunque por su puesto, no coincido con usted en lo que ha comentado, le admiro por el amor que le tiene a su fe. Sin embargo, me extraña que mostrando usted tanto celeso de sus credos no haya citado ni un solo versículo de las Santas Escrituras (la Biblia) para probar con ellas tan solo uno de sus planteamientos. Me gustaría que cuando hiciera nuevos comentarios, lo haga con una Biblia en la mano. Eso sería muy construcctivo para todo el que lee aquí.

  2. edwindc says:

    Para los creyentes del primer siglo las Escrituras eran la revelación auténtica de Dios. Eran la base de sus creencias, la autoridad que lo resolvía todo…. Puesto que la Biblia puede “rectificar las cosas”, debería revelar con claridad información sobre un asunto tan fundamental como el que se supone que sea la Trinidad. Pero ¿ven teólogos e historiadores mismos que la Biblia enseñe claramente la Trinidad?…. UNA publicación protestante dice: “La palabra Trinidad no se encuentra en la Biblia […] Fue solo en el siglo IV cuando halló formalmente lugar en la teología eclesiástica(The Illustrated Bible Dictionary). Y una autoridad católica dice que la Trinidad “no es […] ni directa ni inmediatamente [la] palabra de Dios(New Catholic Encyclopedia)¿Debería Creer Usted en la Trinidad?, p. 5

    En sus esfuerzos por tener credibilidad, la Sociedad Watchtower apela a la comunidad intelectual al citar declaraciones de católicos, protestantes y autoridades seculares a lo largo de su folleto. Aún cuando mencionan con frecuencia los títulos de los libros a los cuales hacen referencia, uno buscará en vano en este folleto para encontrar los volúmenes y números de páginas de los cuales se obtienen estas citas. Es más, al examinar las fuentes originales de estas citas, es evidente que la Sociedad ha tergiversado a estos estudiosos en un intento por solicitar un supuesto apoyo académico para su posición. Tomemos un momento para examinar en su contexto, algunas de las citas referidas por la Sociedad. Note que a lo largo de este libro, las secciones subrayadas de los textos citados, ponen en evidencia las porciones del texto que la Sociedad Watchtower ha citado fuera de contexto.

    La palabra Trinidad no se encuentra en la Biblia, y aún cuando fue usada por Tertuliano en la última década del siglo II, fue solo en el siglo IV cuando halló formalmente un lugar en la teología de la iglesia… Aunque no es una doctrina bíblica en el sentido de que se pueda encontrar en la Biblia alguna formulación de esta, se puede ver subyacer tras la revelación de Dios, implícitamente en el Antiguo Testamento y explícitamente en el Nuevo Testamento.” —The Illustrated Bible Dictionary (Diccionario ilustrado de la Biblia) parte 3, p. 1597 (Traducido del inglés).
    “La articulación del siglo IV del misterio triádico es por lo menos implícitamente la Palabra de Dios y por lo tanto parte del credo cristiano. Por otro lado, ésta no es, como ya hemos visto, directa ni inmediatamente palabra de Dios.” —The New Catholic Encyclopedia (La nueva enciclopedia católica), vol. 14, p. 304 (Traducido del inglés).

    Las palabras claves en estas citas son, “formulación,” implícito” y “explícito.” Lo que estos y muchos otros estudiosos están diciendo es que, aún cuando no se puede encontrar una fórmula para la doctrina de la Trinidad declarada explícitamente en la Biblia, los conceptos que proveen la base para esta doctrina están claramente manifestados. Por lo tanto, “el misterio triádico es por lo menos implícitamente la Palabra de Dios.”

    • yip says:

      Se que no va a publicar mi comentario pero de todas formas lo envío. Observo que en el génesis 1 cuando Dios está creando al mundo se utiliza la palabra hagamos, en plural, si fuera Dios solo diría voy ha hacer en singular, pero dice hagamos, quiere decir que no estaba solo en la creación, su hijo y el espíritu santo estaban con el.

      • meschareth says:

        Buenas y gracias por comentar
        Al parecer existe una tendencia en Cubava por la censura. Comentarios como el suyo he recibido algunos que dicen así al empezar: “Se que no va a publicar mi comentario” Mi pregunta es: “¿Cómo saben que no los voy a publicar, son adivinos?”
        Bueno amigo, el resto de su comentario es bien interesante. Y a menudo esa idea ha sido planteada. Sin embargo, la trinidad como doctrina, si se está refiriendo a ella, no es la respuesta. Pues la trinidad no es una doctrina bíblica. Es más bien un invento teológico , una mentira que tiene ya varios siglos de expansión dentro de la cristiandad.
        Es curioso, pero la palabra “hagamos” solo aparece una vez en Génesis capítulo 1 y es en el versículo 26 con respecto al acto de creación del hombre. Sabemos que Dios usó su poder y espíritu santo para llevar a cabo la creación.(Génesis 1:2 ) Y es sabido que Dios no estuvo solo en los actos creativos. Lo cual no quiere decir que tuvo coocreadores asociados. Pero, al menos, por lo que se lee de Génesis 1:26, una persona espiritual aparte de Dios mismo, estaba con Él en la creación. Entonces, ¿por qué no usó Dios la palabra que en hebreo se pronuncia na•‛aséh(español:”hagamos”) en los anteriores actos creativos? Lo cierto es que la Biblia no dice el por qué.

        Pero si podemos derivar por qué lo dijo aquí en Génesis 1:26 con la creación del hombre. Al leer los versículos 26 y 27 nos damos cuenta de lo inmensamente grade que es la creación humana. Está hecha a la ‘imagen y semejanza’ de Dios. Es decir, aun en un estado imperfecto y pecaminoso, podemos manifestar las cualidades divinas. Por otra parte y en lo que se refiere el texto, Adán al momento de ser creado, estaba totalmente capacitado para reflejar una imagen perfecta, aunque humana y limitada del Amor, la Justicia, el Poder y la Sabiduría de Dios. Adán era un hijo perfecto de Dios, hecho a Su ‘imagen y semejanza’; aunque tal parecido no podía ser físico, ya que “Dios es un espíritu” (Génesis 1:26; Juan 4:24). La similitud radicaba en las cualidades que elevaban al género humano muy por encima de los animales. Desde su mismo comienzo, en el corazón del hombre estaban arraigadas las cualidades o atributos antes mencionados. Se le había dotado de libre albedrío y espiritualidad. Poseía un innato sentido moral, o conciencia. Tenía además, capacidad intelectual, por lo que podía meditar sobre la razón de la existencia humana, conocer mejor a su Creador y cultivar una relación estrecha con Él. Con tales facultades, Adán disponía de todo lo necesario para cumplir con su papel de administrador de la creación terrestre de Dios.

        Ahora bien, pero ¿a quién Dios le dijo “hagamos”? ¿Con quién estaba hablando Dios? Jehová Dios hablaba con su Hijo celestial, que más tarde vendría a la Tierra y sería Jesús. Pero esto no prueba que Jesús (la Palabra o el Verbo) en su existencia prehumana era igual a Jehová. Tampoco el uso de este pronombre significa que Dios estuviera hablando a alguien que fuera su igual y/o parte de una trinidad. A lo más comunica la idea de que, entre las criaturas celestiales, una ocupa una posición de preferencia con relación a Dios. En su existencia prehumana, en realidad Jesús fue un asociado íntimo de Dios, un Obrero Maestro que trabajó con él y fue Portavoz de él. (Génesis 1:26; 11:7; Proverbios 8:30, 31; Juan 1:3.)

        Saludos

  3. yip says:

    Se que no va a publicar mi comentario pero de todas formas lo envío. Observo que en el génesis 1 cuando Dios está creando al mundo se utiliza la palabra hagamos, en plural, si fuera Dios solo diría voy ha hacer en singular, pero dice hagamos, quiere decir que no estaba solo en la creación, su hijo y el espíritu santo estaban con el.

  4. yip says:

    Gracias por publicarme y ha confirmado lo que dije, Dios no estaba solo, estaba con su hijo y la fuerza creadora , “El espíritu Santo”.

  5. alianjesus says:

    Los Testigos de Jehová asumen que Jesús no fue Dios hecho hombre, sino que fue el arcángel Miguel quien se convirtió en un hombre. Por tanto, debido a que ellos niegan la deidad de Jesús, ellos han tenido que obligatoriamente alterar todas las alusiones bíblicas que acreditan a Jesús como Dios.
    Jesucristo tiene atributos divinos:

    1. Aseidad: Este es el atributo por el cual Dios tiene Vida en sí mismo, Jesús posee este atributo.
    • (Jua 1:4) En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
    • (Jua 5:26) Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo;
    2. Inmutabilidad: Dios no puede cambiar, Él es eternamente el mismo. Jesús también es inmutable.
    • (Heb 13:8) Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.

    3. Omnipotencia: No hay obstáculo alguno para el poder de Dios. Jesús es omnipotente:
    • (Mat 28:18) Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.

    4. Omipresencia: Dios está presente en todas partes al mismo tiempo. Este atributo lo tiene Cristo.

    • (Mat 28:20) enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.
    • (Mat 18:20) Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

    5. Omnisciencia: Dios lo conoce todo, también Cristo lo conoce todo

    • (Jua 2:24) Pero Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque conocía a todos,(Jua 2:25) y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues él sabía lo que había en el hombre.

    6. Eternidad. Dios existe desde siempre, no tuvo inicio ni tendrá fin. A Jesús también se aplica este atributo:

    • (Jua 1:1) En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.

    La versión de la “Biblia” Nuevo Mundo usada por los Testigos de Jehová traduce Juan 1:1 de la siguiente manera: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era un dios”. Sin embargo, la Biblia es tajantemente monoteísta, pero en su afán por desacreditar la deidad de Jesús, los Testigos de Jehová tuvieron que traducir erróneamente este versículo y el resultado es que ahora tenemos, no sólo un Dios, sino 2 dioses. Un Dios mayor, a saber, Jehová o YHWH, y otro dios menor: Jesús.

    Jesús realiza obras divinas:

    1. Creación: Solo Dios puede crear. Jesús es creador.

    • (Col 1:15) Cristo es el Hijo de Dios, y existe desde antes de la creación del mundo; él es la imagen del Dios que no podemos ver.(Col 1:16) Por medio de él, Dios creó todo lo que hay en el cielo y en la tierra, lo que puede verse y lo que no se puede ver, y también los espíritus poderosos que tienen dominio y autoridad. En pocas palabras: Dios creó todo por medio de Cristo y para Cristo.(Col 1:17) Cristo existía antes de todas las cosas. Por medio de él, todo se mantiene en orden.

    • (Jua 1:1) En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.(Jua 1:2) Este era en el principio con Dios.(Jua 1:3) Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

    2. Resurrección: Sólo Dios puede dar vida. Jesús realiza esta obra:

    • (Jua 5:21) Porque como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida.

    • (Jua 11:25) Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.

    • (Hch 3:15) y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos, de lo cual nosotros somos testigos.
    3. Providencia: Solo Dios puede mantener el orden y funcionamiento del universo creado. Jesús lo hace:

    (Heb 1:1) Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas,(Heb 1:2) en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;(Heb 1:3) el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas.

    Jesucristo posee prerrogativas divinas:
    1. Perdón: Solo Dios puede perdonar los pecados. Jesús se atribuyó esa prerrogativa:
    • Marcos 2: 5-12.
    2. Juicio: En un sentido absoluto solo Dios puede juzgar. Jesús se atribuye esta facultad:
    • (2Co 5:10) Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo,(A) para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.

    Si bien la vida eterna es un don gratuito basado en la gracia de Dios (Eph_2:8-9), cada uno de nosotros será juzgado por Cristo.

    3. Recepción de adoración: Solo Dios puede recibir adoración. Jesús la recibe sin corregir al que se la brinda.
    • (Jua 20:28) Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!

    • (Jua 9:35) Oyó Jesús que le habían expulsado; y hallándole, le dijo: ¿Crees tú en el Hijo de Dios?(Jua 9:36) Respondió él y dijo: ¿Quién es, Señor, para que crea en él?(Jua 9:37) Le dijo Jesús: Pues le has visto, y el que habla contigo, él es.(Jua 9:38) Y él dijo: Creo, Señor; y le adoró.

    • (Flp 2:10) para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;

    Textos problemáticos:

    1. (Heb 1:5) Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, Yo te he engendrado hoy,y otra vez: Yo seré a él Padre, Y él me será a mí hijo?

    Cuando la Biblia utiliza en relación con Cristo expresiones como “engendrado por el Padre” o “procedente del Padre” (Heb 1:5), no debemos entenderlo como expresiones que limitan a Cristo.

    El escritor presenta la relación única que el Hijo tiene con el Padre. Ningún ángel ha experimentado jamás esa clase de relación.

    Hijo: Un título de Cristo que expresa la sumisión voluntaria de la 2da persona de la deidad a la 1ra persona con el propósito de cumplir el programa de redención establecido en la eternidad pasada.

    La palabra “hoy” indica que el Hijo de Dios nació en un tiempo específico en el tiempo. Él siempre fue Dios, pero demostró en el tiempo y en el espacio su papel como Hijo durante su encarnación y fue afirmado como tal mediante la resurrección

    2. Colosenses 1:15: Imagen: La palabra griega utilizada aquí significa una revelación o representación exacta (Heb: 1:3). Jesús es también llamado primogénito, un título que se refiere a su prominente posición y no al momento en que ocurre su nacimiento físico.
    • La Palabra primogénito (prototokos), no implica necesariamente que sea un ser creado. (el primer ser creado).
    • El uso bíblico de este término nos muestra que la primogenitura implicaba una dignidad especial y no siempre se aplicaba al primer hijo.
    • Con esta palabra Pablo declara que Jesucristo en el Soberano universal.
    • Con frecuencia la palabra “primogénito” alude a preeminencia en posición o rango.
    • Tanto en la cultura griega como judía, el primogénito era el Hijo que ocupaba el mayor privilegio y el que había recibido el derecho de heredar de su padre, sin importar que hubiera nacido primero o no.
    • La primogenitura alude en este contexto al rango más alto y no a un orden de creación.
    • Es imposible que Cristo sea al mismo tiempo un ser creado y el Creador de todas las cosas.
    • En conclusión, Jesús es el primogénito en el sentido de que él tiene el derecho de heredar “toda creación”
    • Él existió antes de la creación y está exaltado por encima de todo lo creado.

    • meschareth says:

      @alianjesus

      Horripilante: Le faltó este calificativo, pero para su pobre y antibíblica demostración.

      Una sola respuesta para todo esa argamasa de razonamientos torcidos.

      “El Padre es mayor que yo” Juan 14:28
      El Padre es Padre de Jesús y es Dios de Jesús en incluso ya resucitado Jesús así lo declaró:
      “Jesús le dijo: “Deja de colgarte de mí. Porque todavía no he ascendido al Padre. Pero ponte en camino a mis hermanos y diles: ‘Asciendo a mi Padre y Padre de ustedes y a mi Dios y Dios de ustedes”. (Juan 20:17; compare con Efesios 1:17; Colosenses 1:3).

      En el cielo:
      Aunque a Jesús se le concedió tener vida en sí mismo(Juan 5:26); No pudo el mismo resucitarse a sí mismo. A este Jesús lo resucitó Dios, del cual hecho todos nosotros somos testigos.” (Hechos 2:32).

      Jesús NO es Dios, ni es el Padre Todopoderoso, sino que está “a la diestra de Dios” Todopoderoso.
      Cristo Jesús es aquel que murió, sí, más bien aquel que fue levantado de entre los muertos, que está a la diestra de Dios, que también aboga por nosotros.” (Romanos 8:34).

      Él está a la diestra de Dios, porque siguió su camino al cielo; y ángeles y autoridades y poderes fueron sujetados a él.” (1 Pedro 3:22).

      Dios le dio a Jesús resucitado un “nombre que está por encima de todo [otro] nombre”. Si Jesús hubiera sido Dios no tenía que darse nada ya lo tenía. “Por esta misma razón, también, Dios lo ensalzó a un puesto superior y bondadosamente le dio el nombre que está por encima de todo [otro] nombre” (Filipenses 2:9). Pero como Jesús NO es Dios, fue que recibió de Dios ese Nombre.

      Para todos los interasados sobre este tema y otros asociados visiten la etiqueta:

      Trinidad
      “Mi Dios”: ‘El Padre de Jesús’
      ¿Es Jesús el Dios todopoderoso?
      ¿Por qué se le llama a Jesús el Hijo de Dios?
      Adoración: ¿para quién?
      En la Shemá: ¿Es Jehová el Dios de Israel una trinidad?
      ¿Quién es Jesucristo?

      • Eriván Labrador Murguía says:

        Me gustaría que por favor, si es posible me ofreciera algún dato suyo y alguno de la página nuevo mundo, que me de seguridad de que lo que estoy leyendo es de confianza, osea es de un testigo de jehová fiel para así poder escribirle mis criterios a usted con confianza de que no es parte de una burla o difamación hacia la organización de los testigos de jehová, lo que me causaría mucho dolor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *